Una patología reumática es la artrosis. En ella, el cartílago articular se reduce por diversos motivos, surgiendo una serie de síntomas como el dolor o la limitación de la amplitud articular por lo que la funcionalidad se ve reducida.

La persona que padece artrosis ve cómo afecta a su movilidad y calidad de vida que termina deteriorándose enormemente. El sobrepeso, la edad avanzada y las debidas a la propia genética del paciente son las causas más comunes. Si nuestros genes son más proclives el problema es más complejo, sobre todo si se tiene una edad avanzada y sobrepeso.

Lo cierto es que en algunos aspectos, como la herencia genética, es difícil actuar, pero sí se puede actuar ante el envejecimiento prematuro por falta de actividad física o . Son necesarios unos buenos , con el fin de limitar que esta patología siga siendo cada vez más común.

A veces nos encontramos con pacientes jóvenes que practican mucho deporte, someten a tal esfuerzo sus estructuras articulares que hace que estas envejezcan por sobrecarga extrema. Es importante que si surgen los primeros síntomas de dolor articular tengamos a mano un médico especialista para que nos diagnostique cuanto antes, y un fisioterapeuta nos pueda ayudar para impedir que se agrave el proceso.

Fisioterapia de la artrosis

El fisioterapeuta es el encargado de realizar terapias físicas que ayudará a que mejore tu funcionalidad y el dolor se vea disminuido. Cada paciente es diferente y el tratamiento personalizado va orientado a los síntomas que generan más dolor y preocupación. También se encargan de limitar el alcance en la evolución de la patología. Así que el objetivo final es el de limitar el progreso y disminuir la sintomatología.

Fisioterapia. Tratamiento de la artrosis.

  • Durante los últimos años, una de las técnicas más eficaces es la Diatermia Capacitiva, aunque es bastante desconocida. En tres sesiones la mayoría de síntomas comienzan a remitir, mejorando la calidad de vida del paciente. Eso sí, no es la panacea. El avance de su descubrimiento se debe a la eficacia y a su avance en deportistas de élite.
  • Programa de ejercicios terapéuticos, establecidos atendiendo a las necesidades de cada paciente, así que se orientan al desarrollo de su fuerza y a mejorar su amplitud articular. Son un componente estupendo para obtener una gran pérdida de peso, aumentan el gasto energético al mismo tiempo que consiguen fortalecer la musculatura.
  • Valoración de la actividad deportiva como la natación, la bicicleta o el hecho de caminar, así como las condiciones para no agravar el padecimiento.
  • Terapia manual en los casos que sea preciso relajar de modo intenso la musculatura. Así se mejora la movilidad y se disminuye la sensación de dolor.
  • Debes saber que las técnicas de relajación, al igual que la Diatermia, son poco conocidas y utilizadas en fisioterapia. Es interesante tenerlas en cuenta, ya que ayudan a relajar la musculatura afectada, el umbral del dolor y el grado de molestia que causa ese síntoma, disminuyéndolo.
  • También hay que trabajar la educación postural tanto en el trabajo como en las actividades diarias para evitar una sintomatología futura.
  • Asesoramiento para la utilización adecuada de la termoterapia a domicilio del usuario.

Hay que tener claro que no es raro encontrar a un paciente diagnosticado de artrosis de rodilla y que sea precisamente la rodilla que tiene menos artrosis aquella en la que tienes más molestias.

Un golpe o sobreesfuerzo puede ser el responsable de estos síntomas. Si actuamos cuanto antes sirviéndonos de técnicas de electroterapia antiinflamatoria y calmante, las molestias se irán de forma rápida. La artrosis seguirá estando, pero los síntomas disminuirán así que mejorará la calidad de vida.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en , apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben