La Agencia Tributaria ha recibido ya 10.500 formularios de residentes en España y perceptores de una pensión pública en el extranjero para proceder a la regularización y no tener que pagar intereses, recargos o sanciones que en principio podían corresponder por no haberlas pagado cuando las recibieron. Muchos de estos contribuyentes, la mayoría emigrantes retornados que tras su jubilación comenzaron a cobrar una pensión del país donde fueron a trabajar, desconocían que tuvieran que pagar impuestos por estas rentas.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, explicó este miércoles en el pleno del Congreso que a comienzos de febrero la Agencia Tributaria envió más de 650.000 cartas a los emigrantes retornados y perceptores de pensión en el extranjero para explicarles la decisión de condonar las posibles sanciones, recargos e intereses y se especificaba los pasos para hacerlo.

Desde el Ministerio de Hacienda han puntualizado que en total se han recibido 10.500 peticiones de regularización de personas que no habían declarado y que ahora quieren hacerlo sin sanciones ni recargos, según recoge la agencia Efe. Además, otros 10.097 pensionistas han solicitado la condonación o devolución de los intereses, recargos o sanciones que pagaron en su momento y que ahora Hacienda les devolverá. El ministerio precisa que en la actualidad hay 20.597 personas que han iniciado una u otra gestión.

Por su parte, Montoro en el Congreso dijo que “se está dando la facilidad” a este colectivo, ya que se trataba de cartas aclaratorias, cuya información pueden completar en el portal de Agencia Tributaria y en un número gratuito de teléfono. Asimismo y para aquellos que tengan dificultad para completar la documentación, se ha facilitado un servicio de asistencia personal para informar y confeccionar las declaraciones con cita previa para evitar esperas. El ministro ha informado de que ya se han concertado 31.000 citas en las delegaciones especiales para atender a los afectados.

“Eso sí que es hacer una amnistía fiscal. Es lo que hemos hecho con este colectivo, atendiendo a sus especiales características y porque se lo merecían, porque eran personas que podían tener un mayor desconocimiento de la legislación tributaria. Y ante eso hemos reaccionado”, ha insistido Montoro.

El diputado socialista, Antonio Hurtado, por su parte, criticó el envío de estas 700.000 cartas “intimidatorias” a emigrantes retornados, que se sienten “intimidados, maltratados, coaccionados”. Muchas de estas personas perciben pensiones de 17, 50 o 127 euros al mes y “no llegan a la necesidad ni obligación de declarar”, tienen invalidez absoluta y están exentas del pago de IRPF o ya habían declarado y habían sido objeto de expedientes de comprobación, añadió el parlamentario del PSOE.

Hurtado indicó que “tres de cada cuatro cartas que ha remitido se las podría haber ahorrado, y la cuarta también”, porque tenía que haber devuelto de oficio estos importes condonados e “injustos”, por lo que ha instado al ministro a que pida perdón a los perjudicados. Montoro ha descartado pedir perdón y ha añadido que esta ley ha dado una condición especial a este colectivo, “porque se lo merecían” y porque considera que “podían tener desconocimiento de la legislación tributaria española”.

“Usted ha mandado cartas intimidatorias a muchos pensionistas que ya habían declarado y habían sido objeto de comprobaciones por su parte. Se les está yendo la salud a muchos de ellos porque están enormemente preocupados y se está creando una enorme alarma social. Al menos tres de esas cuatro cartas se las podía haber ahorrado”, ha espetado Hurtado al ministro. El diputado socialista ha espetado: “Lo mismo que tienen la información para poner multas tienen la información para devolver las multas injustas”.

Publicado por El País, el 12 de marzo de 2015