Inicio > Tiempo libre > Aficiones > 1336 “Repair Cafés” para reparar y recuperar objetos
Sección eléctrica de reparaciones en Repair Café Zaragoza Fuente: Repair Café Zaragoza

1336 “Repair Cafés” para reparar y recuperar objetos

En nuestra  vida cotidiana solemos tirar demasiadas cosas a la basura, incluso cosas con desperfectos menores y que podrían tener una nueva oportunidad después de una simple reparación. Desde una vieja radio, una tostadora o una lavadora.  Poco a poco los conocimientos para reparar o arreglar objetos se han ido perdiendo y en muchas ocasiones, la sociedad no siempre aprecia a las personas que todavía tienen estos conocimientos prácticos.

Partiendo de esa idea y como contraposición al concepto de “usar y tirar”, nació en 2010 la Fundación Repair Café, en Ámsterdam (Países Bajos), como una propuesta de sostenibilidad, colaboración y recuperación de conocimientos que se han ido perdiendo a lo largo de los años. Una alternativa a la basura, que evita de los objetos se conviertan en residuos de manera temprana.

El objetivo de la fundación y de su creadora,  Martine Postma, es volver a introducir la reparación en la sociedad local de una manera moderna. Mantener y difundir los conocimientos sobre reparación y fomentar la cohesión social estableciendo contacto entre vecinos con múltiples orígenes e intereses diferentes a través de reuniones inspiradoras y de fácil acceso.

La idea es que la gente pueda llevar sus objetos rotos y los repare en el Repair Café con la ayuda de los expertos voluntarios. Así todos los días hay algo nuevo que aprender. Y quien no tenga nada que reparar, puede disfrutar de una  taza de café, o a ayudar a otros con su reparación.

De igual manera los Repairs Cafés suponen un espacio perfecto en los que fomentar  la intergeneracionalidad entre las personas mayores y los más jóvenes, que sean expertos voluntarios y quieran enseñar dichos conocimientos o por el contrario aprender a recupera la vida útil de sus objetivos. El conocimiento de la otra persona enriquece y hace crecer personalmente, acorta distancias y hace más fácil entender la diversidad de la comunidad y, yendo más allá, de la sociedad en la que vivimos.

Los Repairs Cafés crean un espacio que promueve el conocimiento, la experiencia y la intergeneracionalidad.

De esa manera, se trata de espacios de acceso libre donde todo gira en torno a la actividad de reparar cosas en colaboración con los demás. En estos espacios hay herramientas y materiales disponibles para reparar toda clase de objetos: ropa, muebles, aparatos eléctricos, bicicletas, juguetes… y un grupo de voluntarios con conocimientos y habilidades para reparar toda clase de artefactos.

En la actualidad los Repairs Cafés se están estableciendo por todo el mundo y ya cuentan con 1336 espacios donde poder compartir conocimientos y habilidades. Cuatro de ellos están en España, en ciudades como Oviedo, Toledo, Madrid y Zaragoza.

Incluso a través de diversos canales, como las redes sociales, es posible compartir experiencias con (otros) voluntarios de Repair Cafés, dar consejos (de reparación), hacer preguntas y aprender unos de otros.

No sólo se trata de usar el tiempo libre en aprender nuevas habilidades o conocimientos y tomar un café, si no que alargar la vida útil de nuestros electrodomésticos, televisores o cualquier objeto de uso diario, y ayudar a reducir la cantidad de residuos que generamos a lo largo de nuestra vida.

El año pasado, los técnicos de todos los Repair Cafés del mundo evitaron la generación de 250.000 kilogramos de residuos, según la estimación realizada por la Fundación Repair Café Internacional en el informe anual de 2016.

1.200 Repair Cafés organizaron de media, una reunión al mes para realizar reparaciones. Según la fundación, se repararon unos dieciocho productos durante cada reunión y de esa manera evitando que se convirtieran en residuos. Esto significa un total de casi 250.000 productos al año.

Un comentario

  1. LOS PENSIONISTAS
    Ahora, que se está incrementando el debate sobre las pensiones, debemos referirnos también a los pensionistas.
    Los jubilados tenemos que ser conscientes que somos un sector muy importante de la sociedad, porque somos el 19% de la población del país, que el gasto en pensiones es el 10% del PIB y que un porcentaje importante de la actividad económica gira en torno a las personas mayores. A todo esto, no es ajeno ninguno de los que intervienen en la gestión de la política, de la economía, o de la sociedad; no es ajeno el gobierno, no solo porque es su obligación la gestión de los asuntos que le son propios, sino porque de la forma de gestionarlos dependerá la viabilidad futura del sistema de pensiones; no son ajenos los sindicatos empresariales porque la rebaja en las cotizaciones aumenta el margen de sus beneficios y no podemos ser ajenos los sindicatos de los trabajadores, porque la defensa de nuestros derechos y reivindicaciones es parte de nuestra razón de ser. Pero tampoco es ajeno el sistema financiero, banca, aseguradoras, etc, etc… La banca, intentará por todos los medios incrementar su actividad en un sector que representa nada menos que el 10% de la economía, como he dicho antes. Los capitalistas lo ven como un área de negocio, un nicho de mercado, como ellos lo denominan, en el que actualmente tienen poca presencia porque el actual sistema de reparto no da protagonismo a la banca en la gestión de tan importante sector de la economía. En cambio los sistemas privados les aportarían ingresos constantes y depósitos asegurados a largo plazo.
    Para que el sistema sea deficitario, hay que gobernarlo de forma que pueda ser deficitario. Si organizamos una crisis en la que el paro llega a superar los seis millones de parados; si como consecuencia de esa crisis los salarios y la calidad del empleo caen de forma brutal, y como consecuencia de ello las cotizaciones; si el gobierno concede a los sindicatos empresariales sus reivindicaciones en forma de rebajas fiscales, tarifas planas y otras ventajas en las contrataciones; si no se persigue el fraude fiscal ni la economía sumergida, si tenemos en cuenta que carecemos de una política fiscal justa; con todo lo anterior, se están creando los argumentos necesarios para que el sistema de pensiones sea considero como insostenible.
    Todo lo que hasta ahora hemos conocido como Estado de Bienestar, no solo se ha deteriorado profundamente en los años que llevamos de crisis, sino que tiene sus raíces en las políticas neoliberales de las últimas legislaturas que han llevado a que nuestro país sea en el que más desigualdades existen de toda Europa.
    Vemos como los partidos políticos se disputan nuestros votos, porque somos muchos y los capitalistas se disputan la gestión de nuestro dinero. Si cuando trabajábamos nos explotaron con nuestro trabajo, ahora de jubilados quieren explotar nuestros escasos recursos en su beneficio. Para los únicos que no somos importantes es para nosotros mismos, porque defendemos con poco ímpetu nuestros intereses. Si fuéramos capaces de reconocer nuestra fuerza, basada en nuestro número, de que somos un sector importante de la sociedad con plenos derechos como cualquier otro ciudadano y actuáramos en consecuencia, la defensa de nuestros derechos sería más efectiva.
    Una forma de defender nuestros intereses sería que utilizáramos nuestros nueve millones de votos, para que en el gobierno hubiera opciones políticas más favorables al reparto más justo de la riqueza y una forma primordial de hacerlo sería la aportación necesaria al sistema de pensiones como ha propuesto en varias ocasiones nuestro sindicato CC.OO.

    J.M.F.I.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*