Hace 30 años, al informático Tim Berners-Lee se le ocurrió escribir la célebre propuesta que daría lugar a la World Wide Web (WWW), lo que hoy conocemos como la Web.

“Hace 30 años presenté una propuesta vaga pero emocionante, por un espacio libre y abierto para que toda la humanidad compartiera conocimiento e ideas”. Tim Berner, creador de la World Wide Web, ha querido reivindicar en este día en el que se celebran los 30 años de Internet la necesidad de seguir trabajando en la construcción de una mejor web.

En palabras de Berners-Lee “hoy la mitad de la población del mundo no está conectada y los que estamos conectados en línea, sentimos que nuestros derechos y libertades no están totalmente protegidos y respetados”.

La web se ha convertido en una plaza pública, una biblioteca, un consultorio médico, una tienda, una escuela, un estudio de diseño, una oficina, un cine, un banco y mucho más.

Y si bien la web ha creado oportunidades, dado voz y visibilidad a diferentes grupos y causas sociales, ha hecho nuestra vida cotidiana más fácil, también ha creado oportunidades para estafadores, ha dado voz a quienes propagan el odio y ha facilitado todo tipo de delitos.

Con cada nueva característica, cada nuevo sitio web, la división entre las personas que están en línea y las que no lo están, aumenta la necesidad de hacer que la web esté disponible para todos y todas.

En este sentido, para UDP el acceso de las personas mayores a la Sociedad de la Información, con todas las ventajas y oportunidades que esto supone, es una absoluta prioridad.

Pese a los avances realizados en el acceso a las nuevas tecnologías por las personas mayores, la brecha digital sigue siendo una realidad, sobre todo entre los más mayores, ya que el 81,1% de los mayores de 74 años nunca ha entrado en Internet.

¿Son accesibles las webs hoy en día para las Personas Mayores?

Según los datos publicados en el barómetro Mayores UDP sobre “Mayores y apoyo digital”, tan solo tres de cada 10 personas mayores de 65 años han accedido en alguna ocasión a Internet.

Cabe destacar que más de la mitad de las personas mayores de 65 años que nunca han accedido a Internet no lo han hecho porque no tienen un ordenador. Otro tanto por no tener conexión a Internet.

En este sentido, la brecha digital, no sólo es la falta de capacidades de determinados colectivos (especialmente de personas mayores) para manejar los dispositivos y herramientas digitales, sino también la falta de cobertura de banda ancha en numerosos emplazamientos (especialmente en el ámbito rural), y el coste elevado de la conectividad, especialmente para pensiones y rentas bajas.

Entre las personas mayores que han accedido a Internet en alguna ocasión, ocho de cada diez (80,4%) lo han hecho desde su hogar o el de un familiar mediante un Ordenador Personal.

Sin duda, uno de los factores que refleja el informe como  factor determinante para favorecer el acceso a internet a las Personas Mayores, es la formación. Y por ello, desde UDP llevamos años intentando llevar esa formación y capacitación a personas mayores del ámbito rural, a través de cursos y actividades organizadas a través de nuestra Escuela de Formación y a través de publicaciones para acercar los entornos webs y digitales a las personas mayores.

Asimismo, existe una brecha de género en la brecha digital. Tan solo una cuarta parte (24,2%) de las mujeres mayores han accedido en alguna ocasión a Internet frente a los casi la mitad de los hombres (44,9%) que sí han accedido.

Diferencias mucho más acusadas las observamos con la edad. El 81,1% de los mayores de 75 años nunca han accedido frente al 53,6% de quienes tienen entre 65 y 74 años.

Diferencias también relevantes las observamos con respecto al hábitat. El 80,8% de los residentes en un entorno rural nunca ha accedido a internet. Porcentaje que en las grandes ciudades se reduce al 58,2%. En el acceso a las TICs sigue existiendo ciudadanas “de primera” (ciudades) y de segunda o tercera (municipios rurales pequeños).

Cabe destacar, el importante peso que tiene para las personas de menor renta los Centros Sociales o Bibliotecas para conectarse a Internet. Un significativo 8% de este colectivo ha podido acceder por este medio. En menor medida, pero igualmente relevante, es el 4,8% de personas mayores que viven solas y acceden a Internet también gracias a las instalaciones de los Centros Sociales o Bibliotecas.

La Directiva Europea 2014/61 de 15 de mayo de 2014 establece la “Agenda Digital” para Europa, por la que para 2020, todos los europeos deben tener acceso a velocidades mucho más altas de Internet, por encima de los 30 Mbps. Esta misma Directiva fijaba en 2013 el año en el que toda la ciudadanía europea debía tener acceso a la banda ancha digital, algo que nuestro país –una vez más- ha incumplido.

¿Qué actividades realizamos las Personas Mayores en Internet?

Casi ocho de cada diez personas mayores que acceden a Internet lo hacen para intercambiar mensajes con familiares o amigos a través de wasap, SMS.. (78,5%) o para informarse, leer presa, noticias, (77,5%).

Prácticamente la mitad (47,8%) lo utiliza también para la realizar gestiones o consultar sus cuentas bancarias.

La participación en redes sociales tipo twitter o facebook, y la videoconferencia mediante Skype o similares lo realiza un 41% de los mayores que acceden a Internet.

Comprar es de las actividades sondeadas la que menos personas mayores realizan, solo un 36,5%. El 40,2% utiliza Internet para llevar a cabo gestiones administrativas como declaración de renta, citas médicas, registros, etc… Son las personas mayores que realizan gestiones de la administración pública, como renta, citas médicas, etc… las que, en mayor medida, una cuarta parte, considera su acceso complicado.

Es el porcentaje (25,1%) más elevado de entre quienes acceden a los diferentes servicios que permite Internet. Algo que nos está informando de la menor accesibilidad de las webs de la Administraciones Públicas.  Esto supone una indefensión ciudadana frente a la administración pública, ya que desde la reforma en 2015 de la ley de procedimiento administrativo, se establece la obligatoriedad de las entidades o asociaciones a relacionarse con dicha administración únicamente de manera online.

La falta de accesibilidad y usabilidad de las páginas webs y entornos digitales, suponen barreras para el acceso a la utilidades y servicios que la sociedad de la información nos facilita: lenguaje complicado, entornos no amables, dificultades para navegar y encontrar lo que buscamos, especificaciones y conceptos tecnológicos distantes e incomprensibles.

El uso de internet para reducir la soledad y promover el voluntariado entre las Personas Mayores

La soledad es siempre reconocida como uno de los principales problemas que acompañan a la edad. A seis de cada diez personas mayores encuestadas y que acceden a Internet les parece bastante o muy útil promover el uso de este medio para reducir la soledad. Casi una de cada diez personas mayores (7%) residentes en España estaría interesada en participar en un programa de voluntariado comunicándose a través de Internet con personas mayores que se encuentres solas o enfermas.

 

Web Fundation, está colaborando en la construcción de un contrato para la web que reúna a gobiernos, empresas y ciudadanos, para que se comprometan a construir una mejor web. Desde Mayores UDP seguiremos apostando por promover y defender una Web y un Internet para todas las edades.