El Grupo Adavir ha elaborado un estudio sobre el perfil de los usuarios que han hecho uso del recurso de la residencia y/o del Centro de Día durante este último año.

El análisis, realizado a nivel autonómico en la Comunidad de Madrid con una muestra de 2.000 mayores, usuarios del Grupo Adavir durante el año 2015, concluye que el 75% de éstos son mujeres, y un 24% son hombres.

Es reseñable destacar la diferencia existente en los datos en función del recurso utilizado, esto es, si se es residente de corta o larga estancia, o si se es usuario de estancias diurnas en nuestro centro de día.- espacio donde los mayores llevan a cabo actividades de ocio, terapias y tratamientos para la promoción de envejecimiento activo. Ante este tipo de opciones, las mujeres que deciden trasladarse a una residencia a vivir son el 76,86% frente a los hombres que son un 23,14%. En cuanto al uso del Centro de Día donde acuden a dormir a su domicilio, los hombres son el 28,92% mientras que las mujeres el 71,08%.

Por otro lado, la edad media de las personas que utilizan los servicios del Grupo Adavir en la Comunidad de Madrid es de 84 años, siendo para las mujeres 85 años, y para los hombres 82 años.

Un dato significativo es que la edad media de ocupación en Centro de Día es cuatro años inferior (82), en el caso de las mujeres, al de la residencia (86), y en el caso de los hombres  llega a los 5, siendo de 79 años y 84 respectivamente.

Las causas más frecuentes a la hora de trasladarse a una residencia a vivir son diversas, pero siempre van ligadas al deterioro, tanto físico, en el 35% de la muestra, como cognitivo 31%. Otro motivo es la polimedicación que padecen el 25% de los mayores, lo que obliga a llevar un control más exhaustivo de la ingesta de medicamentos, así como el control de horarios.

“Como sabemos, la esperanza de vida en las mujeres es mayor que en los hombres, de ahí esa diferencia de edad entre ambos sexos a la hora de utilizar los servicios sociosanitarios. Estos datos también reflejan claramente,  que en la mayoría de los casos se recurre a las residencias buscando una atención profesionalizada con servicios medicalizados dada la importancia de vigilancia por motivos de salud” añade Virginia González, adjunta a dirección del Grupo Adavir.