Los grupos sociosanitarios Adavir, Albertia, Amma y Sanyres colaboran con el Programa Respira, una experiencia a través de la cual las mujeres mayores en situación de soledad podrán establecer relación con voluntarios y otras mujeres participantes en el proyecto.

La directora de márketing de Adavir, Libertad Álvarez; el director general de Albertia, Pablo Rodrígo; el director general del Grupo Amma, Javier Romero; y el director general de Sanyres, Ramón Berra de Unamuno, han firmado sendos convenios de colaboración, en virtud de los cuales, los distintos grupos residenciales colaboran en la realización del proyecto.

Francisca Tricio y Libertad Alvarez, directora de márketing de Adavir.

Francisca Tricio y Libertad Álvarez, directora de márketing de Adavir.

El director general de Albertia, Pablo Rodrigo, con Luis martín Pindado y en presencia del director general del Imserso, César Antón.

El director general de Albertia, Pablo Rodrigo, firma con Luis Martín Pindado, en presencia del director general del Imserso, César Antón.

Francisca Tricio y el director general del Grupo Amma, Javier Romero

Francisca Tricio y el director general del Grupo Amma, Javier Romero

El director general de Sanyres, Ramón Berra de Unamuno y Luis Martín Pindado.

El director general de Sanyres, Ramón Berra de Unamuno y Luis Martín Pindado.

Para el presidente Nacional de UDP, Luis Martín Pindado, “esta iniciativa es un ejemplo de la colaboración entre las empresas privadas y las organizaciones sociales, para intervenir en uno de los problemas más graves que padecen muchas personas mayores: la soledad”.

El perfil de las beneficiarias del Programa Respira es el de mujeres mayores que viven situaciones de soledad no deseada. Se trata de dar una respuesta de género a uno de los problemas más graves detectados en la población mayor femenina: la soledad.

La soledad no deseada puede llevar aparejada una serie de consecuencias negativas que, sumadas a otros factores, pueden derivar en dolencias, enfermedades, depresión, y en ocasiones, en una mayor propensión a la aparición de situaciones de dependencia.

Una vez se hayan seleccionado a los distintos grupos de mujeres integrantes del programa, se realizará un primer encuentro y un paseo por el bosque de Valsaín, guiado y acompañado por los voluntarios de las asociaciones de mayores de Madrid, Valladolid y Ávila. Después, y a lo largo del año, se realizarán otras actividades en las que puedan participar los distintos grupos de mujeres integrantes del proyecto.

La colaboración del Centro Nacional para la Educación Ambiental, Ceneam, aporta al programa especialistas en educación ambiental e instalaciones ideales para la realización de las jornadas formativas.

Los profesionales en medio ambiente del Ceneam preparan a los voluntarios mayores en un curso especialmente diseñado para guiar a grupos de personas de edad avanzada, capacitándoles para la realización de las visitas.

Este curso abre una nueva puerta a aquellas personas jubiladas que buscan encontrar una actividad útil y provechosa, en beneficio de la sociedad, y que puede reportarles gran satisfacción personal.

En el proyecto colaboran además las diputaciones de Ávila y Valladolid, el Área de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Tudela de Duero.