Los perros policía y los perros guía de la ONCE son animales de gran valor, entrenados para servir y que llevan una vida intensa desempeñando sus labores de salvamento, vigilancia o acompañamiento. Son perros disciplinados y acostumbrados al trabajo, y cuando les llega el tiempo de jubilarse, como a menudo pasa con las personas, se sienten desubicados.

Tanto las diferentes unidades caninas de los cuerpos de seguridad, como la Fundación del perro Guía de la ONCE, disponen de animales que dejan su trabajo por razones de edad fundamentalmente, y a los que se busca ofrecer un hogar donde vivir su jubilación felizmente.

Para adoptar un perro que haya trabajado con la Policía, los bomberos o la Guardia Civil, puede dirigirse uno a “Héroes de 4 Patas“ una organización no lucrativa que nace en 2015 de la mano de personas vinculadas al cuerpo y que siendo conscientes de las carencias existentes en España en lo referente a la jubilación de los perros de trabajo utilizados por las distintas Unidades Caninas, deciden crear esta organización sin ánimo de lucro, con el objetivo fundamental de ofrecer una retirada digna y de calidad a los animales que durante gran parte de su vida han estado al servicio de la Sociedad.

La vida laboral de los perros oscila en torno a los 8-9 años, es decir, dedican toda su juventud a prestar servicio, y es cuando sus facultades empiezan a mermar  y/o  no pueden desempeñar sus funciones, son jubilados. También existe la posibilidad de perros jóvenes que tras ser adiestrados para colaborar con dichos cuerpos,  finalmente carezcan de las aptitudes necesarias para el papel que deben desempeñar y sean rechazados para ese trabajo.

Mediante un meticuloso proceso de adopción se intenta encontrar el binomio perfecto, es decir, una familia adecuada a las necesidades y al tipo de carácter del perro en cuestión, siempre asesorados por el guía que es quién mejor conoce al perro. Para ello se sigue un protocolo, que se facilita a las personas interesadas en adoptar.

La organización también busca voluntarios de cualquier parte de España, se necesitan voluntarios, casas de acogida, educadores caninos, transportistas, etcétera… para cualquier consulta se puede contactar con la organización a través del correo electrónico heroesde4patas@hotmail.com.

Por su parte, desde la Fundación del Perro Guía de la ONCE también se ofrece la posibilidad de adoptar perros jubilados. Se trata de animales de entre 8 y 12 años, que ya han tenido una vida de servicio con personas con deficiencia visual. Se ofrecen animales que puedan tener una esperanza de vida de unos 5 o 7 años y se trata de animales dóciles y fieles, y entrenados para relacionarse con personas en todos los ambientes.

Adoptar un perro guía jubilado implica un enorme compromiso y la voluntad de dar a uno de los perros veteranos la oportunidad de seguir recibiendo los mejores cuidados y todo el cariño que necesita en su vejez. No es una opción para todos, pero quienes se deciden a quedarse con un perro guía jubilado nunca se arrepienten. Aunque en las instalaciones de la Fundación se les da toda la atención, no hay nada mejor para ellos que convivir en un hogar con sus nuevos dueños y sentirse queridos después de toda una vida de exigente trabajo con su usuario.

Si quieres conocer a los perros jubilados para quedarte con uno, puedes escribir a fopg@once.es, pero ya nos avisan desde la Fundación que hay una larga lista de espera para adoptar a estos fieles compañeros.