Tras la subida del 0,25% de las pensiones aplicada este año, la pensión mínima de jubilación de una persona con 65 o más años y cónyuge a cargo pasará de 784,9 euros al mes por catorce pagas a 786,86 euros mensuales. Los que no tengan cónyuge cobrarán un mínimo de 637,7 euros, frente a los 636,1 euros de este año, mientras que los que tienen cónyuge pero no a cargo percibirán 605 euros mensuales (ahora son 603,5 euros).

Las pensiones mínimas de jubilación para los menores de 65 años con cónyuge a cargo subirán desde 735,7 euros al mes por catorce pagas hasta 737,5 euros, y las de los menores de 65 años sin cónyuge ascenderá a 596,5 euros, frente a los 595 euros mensuales de este año.

Por su parte, la pensión mínima de viudedad con cargas familiares se situará desde el 1 de enero en 737,5 euros mensuales por catorce pagas, en contraste con los 735,7 euros de ahora. La cuantía mínima de la pensión de viudedad para titulares con 65 años o con una discapacidad en grado igual o superior al 65% será de 637,7 euros al mes (ahora 636,1 euros mensuales), mientras que las pensiones mínimas de viudedad para personas con entre 60 y 64 años será de 596,5 euros al mes. Para los titulares de pensiones de viudedad con menos de 60 años el importe mínimo alcanzará en 2017 los 482,8 euros al mes (antes 481,6 euros).

Asimismo, la pensión mínima de gran invalidez con cónyuge a cargo pasará de 1.177,4 euros mensuales por catorce pagas a 1.180,34 euros mensuales, mientras que la de gran invalidez sin cónyuge subirá hasta los 956,6 euros desde los 954,2 euros mensuales de este año.

La pensión mínima de incapacidad permanente absoluta ascenderá desde el próximo 1 de enero a 786,86 euros mensuales por catorce pagas, frente a los 784,9 euros actuales, en tanto que las pensiones de orfandad y en favor de familiares tendrán un importe mínimo de 194,8 euros mensuales, en contraste con los 194,3 euros de ahora.

Por su lado, la cuantía de la pensión máxima pasará desde 2.567 euros mensuales a 2.573,4 euros al mes.