Según publica hoy El Mundo, la sociedad vasca envejece cada vez más rápido y en ella nacen cada vez menos niños, pero el grupo de los mayores de 55 años no es sólo importante en términos demográficos, sino que con la crisis se ha convertido aún más en uno de los pilares de la economía familiar. Así, el 8,7% de las personas de este grupo de edad presta ayuda económica a alguna persona de fuera de su hogar, la mitad con una frecuencia mensual, y, de ellos, el 60% declara haber aumentado la cuantía de este apoyo económico desde el año 2010. Así, las cantidades rondan entre los 100 y los 500 euros para el 35,4% de la población prestataria.

Son datos del ‘Estudio sobre las condiciones de vida de las personas de 55 y más años en Euskadi‘, que han presentado en Bilbao este viernes el consejero de Empleo y Políticas Sociales, Ángel Toña, y la viceconsejera Lide Amilibia y que ha servido de base para diseñar la Estrategia Vasca de Envejecimiento Activo, que el departamento presentará el próximo 18 de septiembre.

El estudio constata que el proceso de envejecimiento en Euskadi es ya más rápido que en el resto de Europa y que, con 725.000 personas mayores de 55 años (un tercio de la población), el diseño de medidas que garanticen la calidad de vida, el envejecimiento activo y la independencia de la población es uno de los retos a los que se enfrenta la comunidad autónoma vasca. Para ello presentarán un plan con acciones concretas en las áreas de la gobernanza -el papel que tienen que tomar las personas mayores en una sociedad que cuenta activamente con ellos-, la creación de entornos adecuados y urbanísticamente accesibles que garanticen la vida autónoma y la prevención y el incentivo de la vida saludable.

El consejero de Empleo y Políticas Sociales ha destacado, no obstante, que Euskadi se sitúa por encima de la media europea y por delante de países como Alemania, Austria o Francia, “con elevados grados de bienestar y protección social”, en los distintos medidores de este envejecimiento activo.

Así, un 60,8% de la población mayor de 55 años realiza actividades relacionadas con el ejercicio físico o el deporte con una frecuencia diaria y el 82,4% realiza con alguna frecuencia actividades de vida social. El 57,7% califica además su estado de salud como bueno o muy bueno.

Además de realizar un retrato de la calidad de vida de este grupo de la población, el estudio constata el “papel fundamental” que juegan en la sociedad vasca los mayores de 55 años, que participan activamente en la estructura de las familias tanto en lo económico como en el cuidado de hijos, nietos, personas mayores y dependientes.

Así, casi un tercio de las personas de más de 55 años realiza tareas de apoyo a hijos o hijas de forma cotidiana y la mitad de quienes tienen nietos que necesitan de cuidados les dedican entre diez (43,7%) y más de treinta horas semanales (11,8%). El 11% de estas personas cuida además de parientes mayores o de alguna persona con discapacidad, con una intensidad media de cerca de 37 horas semanales.

Toña ha destacado asimismo que un 18,7% de este grupo de personas participa haciendo trabajos voluntarios en diferentes tipos de organizaciones, por lo que “no sólo son fundamentales para sus seres queridos”, sino para toda la sociedad vasca.