La población mayor de 65 años es el colectivo que menores tasas de riesgo de pobreza tienen en España, según la última Encuesta de Condiciones de Vida publicada por el INE. Según los últimos datos del Instituto, que presenta datos de 2016 sobre los ingresos por hogar en 2015, un 13% de los mayores de 65 años están en riesgo de pobreza, a una gran distancia de los menores de 16 años, cuya tasa de riesgo de pobreza está en el 28,9%, o el grupo de 16 a 64, que está en el 23,3%.

La población en riesgo de pobreza es un indicador relativo que mide desigualdad. No mide pobreza absoluta, sino cuántas personas tienen ingresos bajos en relación al conjunto de la población.

En la ECV de 2016 (y teniendo en cuenta los ingresos de 2015) el porcentaje de población por debajo del umbral de riesgo de pobreza (la llamada tasa de riesgo de pobreza) se situó en el 22,3% de la población residente en España, frente al 22,1% registrado el año anterior. Cabe destacar el aumento de esta tasa para los mayores de 65 años (de 0,7 puntos).

En relación con la actividad, el 48,5% de los parados estaba en riesgo de pobreza, frente al 11,0% de los jubilados.

El hecho de considerar en el cálculo de la tasa de riesgo de pobreza el valor de la vivienda en la que reside el hogar, cuando ésta es de su propiedad o la tiene cedida gratuitamente, hace que dicha tasa disminuya. Así, si se considera el valor del alquiler imputado, la tasa de riesgo de pobreza se situó en el 19,8% en la ECV de 2016. La población mayor de 65 años, que en mayor proporción es propietaria de su vivienda, presentó el menor porcentaje de riesgo de pobreza (6,3%). Por su parte, el mayor porcentaje se dio entre los menores de 16 años (28,4%).

En el momento de realizar la encuesta (primavera de 2016), el 15,3% de los hogares españoles manifiestó llegar a fin de mes con “mucha dificultad”. Este porcentaje era 1,6 puntos mayor que el registrado el año anterior. Por su parte, el 38,1% de los hogares no tenía capacidad para afrontar gastos imprevistos, frente al 39,4% del año 2015. El 39,5% de los hogares no se podía permitir ir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año. Este porcentaje era 1,1 puntos inferior al registrado en 2015.

El 8,4% de los hogares tenía retrasos en los pagos a la hora de abonar gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, electricidad, comunidad,…) en los 12 meses anteriores al de la entrevista. Este porcentaje se situaba 1,0 puntos por debajo del registrado el año anterior.

También menos pobres según el indicador AROPE

Las tasas de pobreza también son muy inferiores entre los mayores de 65 si se tiene en cuenta el indicador AROPE. El indicador AROPE de riesgo de pobreza o exclusión social es un indicador que se construye con la población que se encuentra en riesgo de pobreza, o con carencia material o con baja intensidad en el empleo. Así, se define la población en riesgo de pobreza o exclusión social como aquella que está al menos en alguna de estas tres situaciones: En riesgo de pobreza (ingresos por unidad de consumo por debajo del 60% de la mediana). Se construye con los ingresos del año anterior.  En hogares sin empleo o con baja intensidad en el empleo (hogares en los que sus miembros en edad de trabajar lo hicieron menos del 20% del total de su potencial de trabajo durante el año de referencia de los ingresos, es decir, el año anterior a la entrevista). En carencia material severa.

Según este indicador, la tasa de riesgo de pobreza entre los mayores de 65 se sitúa en el 14,4%, mientras que para los menores de 16 años está en el 31,7%, y para la población entre 16 y 64 se sitúa en el 30,7%.