«Hola, me llamo Pepita.Voy a cumplir 88 años y gracias a Cruz Roja, que es mi familia, no me quedo en casa y puedo ir a la playa. Gracias a ellos, estoy en la gloria en el agua y, al mismo tiempo, tomando el sol.»

 

 

La historia de Pepita

Pepita ha vuelto a disfrutar de un baño en el mar después de muchos años gracias al servicio de baño adaptado de Cruz Roja. “El baño adaptado es un ejemplo de cómo Cruz Roja utiliza la innovación y la tecnología para mejorar la atención a las personas y grupos más vulnerables, en este caso, con las personas con movilidad reducida, para que puedan disfrutar del mar con seguridad”, indica el responsable de Playas de Cruz Roja, Miguel Ángel Sánchez Arrocha.

Cruz Roja Española, en su compromiso con la innovación a favor de los más vulnerables, incorpora y adapta constantemente nuevos desarrollos tecnológicos para mejorar los servicios de salvamento y socorrismo, desde la vigilancia hasta la atención directa a las personas, que presta en más de 250 playas del litoral y dispone actualmente del servicio de baño adaptado en un total de 60 playas. Dispositivos y recursos innovadores han permitido que hoy en día sea nuna realidad el baño adaptado para las personas con discapacidad, el uso de nuevos dispositivos de rescate o la gestión de la información en tiempo real con aplicaciones para conocer el estado de las playas (banderas, posibles riesgos, etc.) en las que está presente Cruz Roja para velar por la seguridad y la protección de las personas en todo momento.

“El baño adaptado es un ejemplo de cómo Cruz Roja utiliza la innovación y la tecnología para mejorar la atención a las personas y grupos más vulnerables, en este caso, con las personas con movilidad reducida, para que puedan disfrutar del mar con seguridad”

Desde los servicios de Cruz Roja en playas en 2018 se llevaron a cabo más de 24.000 asistencias sociales, entre las que se recogen actividades como el baño adaptado, que permite a personas como Pepita poder disfrutar de un baño seguro en el mar y que sus familiares puedan disponer además de una valiosa ayuda para disfrutar también del descanso. Los dispositivos de baño adaptado consisten en sillas anfibias, muletas (andadoras) y chalecos salvavidas que facilitan el baño a las personas con discapacidad, acompañadas en todo momento por el voluntariado de Cruz Roja.

Además de las personas con discapacidad, cualquier persona con algún tipo de limitación funcional debido al aumento de la esperanza de vida puede disfrutar de este servicio. La presencia de Cruz Roja en más de 250 playas del litoral se realiza con la intervención de más de 1.200 profesionales del salvamento y socorrismo, entre socorristas acuáticos, personal sanitario, conductores, etc.

Gracias a este despliegue, Cruz Roja realiza más de 90.000 atenciones cada año en las playas españolas. La mayor parte son asistencias sanitarias, que incluyen atenciones a personas afectadas por picaduras, esguinces, luxaciones y erosiones, pero también destacan las asistencias sociales, como las que se ofrecen a través de los dispositivos de baño adaptado (24.000 atenciones).

 Los servicios de baño adaptado de Cruz Roja son ejemplo de innovación para que las personas puedan eliminar barreras y disfrutar del mar con seguridad y están disponibles en más de 60 playas del litoral

El dispositivo de Cruz Roja en playas incluye, además del rescate de personas en riesgo inminente de ahogamiento, las asistencias a embarcaciones o las evacuaciones a centros hospitalarios. La intervención de Cruz Roja también contempla la puesta en marcha de distintas iniciativas de carácter preventivo con el fin de evitar los accidentes propios del periodo estival, como las insolaciones, quemaduras solares, golpes de calor, cortes de digestión o lesiones producidas por animales marinos.

Cruz Roja #CadaVeranoCercadeTi

Cruz Roja está #CadaVeranoCercaDeTi, estés donde estés, con más presencia, actividades y consejos para protegerte y que disfrutes sin riesgos en más de 250 playas y más de 600 servicios preventivos, como conciertos y fiestas populares.

El verano es una época del año en la que Cruz Roja incrementa notablemente su presencia en el territorio con la realización de numerosas actividades y servicios que velan por la seguridad y la protección de las personas. Para visibilizar estas actividades y servicios más destacados durante el verano, como los servicios de salvamento y socorrismo en más de 250 playas del litoral y la cobertura de más de 600 servicios preventivos de atención sociosanitaria y prevención de riesgos en grandes aglomeraciones, como conciertos y fiestas populares se ha creado un mapa que se puede consultar aquí.

Sólo en 2018, Cruz Roja atendió a más 265.500 personas desde todos los servicios de socorros y emergencias, que recogen actividades de Intervención en Emergencias, los Servicios Preventivos terrestres y acuáticos, la actuaciones de Salvamento Marítimo y el Transporte Sociosanitario, con la colaboración de más de 67.000 personas voluntarias.

Cruz Roja incrementa también durante el verano sus esfuerzos para prevenir y sensibilizar a la población general, especialmente a los grupos más vulnerables, sobre los riesgos para la salud con consejos y recomendaciones de varias temáticas (como los consejos ante el calor, para prevenir accidentes y ahogamientos en playas y el respeto al medio ambiente, entre otros).

 

Fuente: Cruz Roja