Viajar con perros es una actividad habitual y perfectamente regulada en muchos países europeos, y cada vez más en España. Los alojamientos y los sistemas de transporte también se están adaptando a esta necesidad, dado progresivo aumento de familias españolas que han sumado un animal a su vida diaria y, por lo tanto, también a sus planes de ocio.

Pero en la planificación de sus vacaciones con animales es importante tener en cuanta una serie de recomendaciones para evitar sorpresas desagradables.

Antes de que emprenda cualquier viaje  identifique a su mascota con un microchip, porque es obligatorio en la Unión Europea, y que lleve en todo momento la cartilla de vacunaciones puesta al día y el pasaporte internacional que le gestionará su veterinario por un pequeño coste. La mayoría de las compañías aéreas exigen la presentación del pasaporte internacional actualizado antes del embarque. Estos documentos son imprescindibles, pero antes de viajar al extranjero infórmese en la web de la embajada del país al que viajará de su política sobre la entrada de mascotas porque no en todos los países de la Unión Europea es igual.

HOTELES

Cada vez más hoteles españoles admiten la presencia de mascotas en sus habitaciones, aunque eso, en muchas ocasiones y de forma creciente, tiene un coste en forma de suplemento (de 5 a 60 euros por noche). Aunque España se ha unido tarde al club de países europeos en los que es raro encontrar problemas para encontrar habitación para nuestros amigos de cuatro patas (Alemania, Suiza, Francia, Italia…), nuestros hosteleros le están encontrando el sentido comercial a la presencia de mascotas. Pero hay quien se resiste, como es el caso de Paradores, que pese a haber estudiado el tema, no permite la presencia de animales de compañía en sus instalaciones con la honrosa excepción del de Ciudad Rodrigo.

Las páginas de reservasbooking.com o Trivago son buenos instrumentos para seleccionar hoteles, no solo en España sino en todo el mundo, que admitan mascotas.

Además en los últimos años han proliferado las web de búsqueda de alojamientos que admiten animales, como son viajarconperros.es, hotdogholidays.com, viajacontumascota.com, conmiperro.es y todoperro.es.

Hay cadenas que los permiten en buena parte de sus establecimientos, aunque no en todos, por lo que conviene confirmarlo directamente con el seleccionado. Las principales cadenas que los admiten son Sercotel, NovotelBest WesternThe WestinGargalloHigh Tech Hotels o Derby, entre otros. En ocasiones hay sorpresas, como en el caso de los Hoteles NH, que están comenzando a permitir mascotas en sus establecimientos de España y en otros hoteles, puntualmente, que operan bajo su marca en otros países. Lo mejor, en el caso de esta cadena, es consultar con el establecimiento antes de reservar

Tampoco desespere si ha encontrado el hotel de sus sueños y ve como en su web o en la de algún buscador especializado afirman no admitir mascotas. Llame directamente y consulte. Muchos hosteleros, sobre todo empresas familiares, no quieren publicitar que aceptan perros u otros animales por miedo a tener, a la vez, muchas habitaciones ocupadas con animales y que pueda acabar en una sinfonía de ladridos nada apreciable para el resto de clientes. Y no es broma. Varios hoteles del Pirineo, en lugares idílicos, han acabado retirando de su publicidad su amor por los animales porque, por ejemplo, uno vio cómo de sus 30 habitaciones, 18 estaban ocupadas el mismo fin de semana por clientes con compañía perruna, lo que desencadenó un concierto nocturno desenfrenado de ladridos durante dos jornadas que no gustó nada al resto de clientes.

CASAS DE TURISMO RURAL

Como en el caso de los hoteles, cada vez es más frecuente encontrar estancias que no ponen problemas a la presencia de mascotas y que incluso lo publicitan como una de sus marcas esenciales. Hay lugares muy perrunos, por ejemplo la Comunidad de Navarra, dotada, además, de excelentes páginas web donde es muy fácil encontrar alojamientos favorables sin necesidad de bucear en todos los rincones de la información para saber si permiten mascotas o no, como casasruralesnavarra o EcoturismoNavarra o casasruralesennavarra. En esta comunidad, por existir existen hasta casas rurales dotadas con perreras perfectamente valladas y techadas, ideales para partidas de caza. Lo mismo ocurre en La Rioja, donde buscadores como el oficial de Lariojaturismo o casasruraleslarioja ofrecen de un rápido vistazo sí permiten o no animales de compañía. También buscadores generalistas como Toprural ofrecen la información con claridad y para toda España y buena parte de Europa.

APARTAMENTOS

Una magnífica opción para las grandes ciudades, tanto en España como en Europa. Su tamaño facilita dejar a las mascotas dentro, mientras uno se dedica a actividades donde la presencia de mascotas es imposible, como los museos. Los apartamentos tampoco tienen las cortapisas que imponen muchos hoteles a la hora de no poder dejar solas a las mascotas en ningún momento. Funcionan muy bien buscadores como Interhome o Niumba, que oferta 95.000 alojamientos en toda Europa que admiten perros.

BALNEARIOS

Son raros los casos que los admiten, pero haberlos haylos. Obviamente, las mascotas no podrán acceder a zonas comunes (piscinas, zonas de spa, áreas de baños termales…) pero sí podrán permanecer en las habitaciones. Es el caso de, por ejemplo, el histórico Termas Pallarés (Alhama de Aragón, Zaragoza), que admite a nuestros amigos en su hotel más modesto (Hotel Parque). E incluso les permite pasear (atados) por su jardín romántico, aunque no pueden entrar en el área del lago termal. En la misma zona de la provincia de Zaragoza, el Balneario de Paracuellos del Jiloca también los admite, al igual que el de Manzanera, ya en la Sierra de Javalambre (Teruel). Como en el caso de los hoteles es conveniente que pregunte porque existen balnearios, como el paradisiaco Pozo de la Salud en El Hierro, que aunque no permiten su acceso a las habitaciones sí tienen lugares acotados y protegidos en su garaje para dejarlos mientras usted disfruta de sus instalaciones y masajes. En un lugar monumental en su más amplio sentido, en el límite del parque nacional de Aigüestortes (Lérida), el balneario de Caldes de Boi ofrece sus dos hoteles (de dos y cuatro estrellas) donde los perros son bienvenidos. También acepta mascotas el Balneario de Cofrentes, en plena montaña valenciana.

CAMPINGS

Alrededor de la mitad de los campings españoles admiten en sus instalaciones animales de compañía, siempre que no permanezcan en lugares de uso público como restaurantes o piscinas. El precio oscila entre los 5 y los 10 euros, según la categoría del establecimiento. Normalmente sólo permiten su estancia, y siempre atados, en tiendas y caravanas y casi nunca en las casas de madera que muchos de ellos disponen. Como en el caso de los hoteles es mejor informarse previamente cuando ya tenga elegido el camping en el que pasará sus vacaciones.

TRENES

A diferencia de la mayoría de los países europeos, donde no es necesario abonar cantidad alguna para que las mascotas viajen, en Renfe se permiten pero limitándose a un peso máximo de diez kilos. En trenes AVE, larga y media distancia es necesario sacar un billete específico para ellas, con un coste del 25 por ciento de la tarifa ordinaria válida en ese trayecto. De la medida sólo se escapan aquellos pasajeros que lleven su mascota en Clase Club o Preferente, y también aquellos que en Larga Distancia (los antiguos nocturnos) viaje en compartimentos individuales. Cercanías es la única excepción, puesto que permiten que viajen gratis. En todos los casos, la mascota tiene que ir en un bolso o contenedor adaptado y sujeto a unas medidas máximas.

AVIONES

Para los perrunos ha sido un duro golpe la desaparición de Spanair, una de las primeras compañías en ser sensibles a los pequeños animales. De las grandes compañías destaca el comportamiento de Iberia, que permite que las pequeñas mascotas puedan viajar, además de en bodega, en cabina, aunque solo admite dos por avión y eso, cada día más, es un inconveniente. El único problema es que la confirmación de que la mascota puede viajar con nosotros en cabina se realiza después de haber reservado el billete, puesto que sólo después se puede confirmar telefónicamente que existe plaza para él. Para que viaje en cabina la suma de su peso con la del contenedor o bolsa donde se transporte no debe superar los ocho kilos. Cuesta 25 euros por trayecto en el caso de vuelos interiores, 50 si el destino es Europa y 150 si es América.

Olvídese de viajar a Gran Bretaña e Irlanda con sus mascotas, se trata casi de una misión imposible porque aunque tenga todos los papeles en regla (pasaporte internacional y certificado anual de anticuerpos de la rabia) no encontrará compañía aérea alguna que le permita transportarlos. Estudie que regulación existe en cada país europeo referida a mascotas antes de emprender el viaje.

Air Europa y Vueling también admiten perros en cabina, en condiciones muy similares a Iberia. La principal compañía de bajo coste Ryanair no admite mascotas, amparándose en las dificultades logísticas que supone que vuelos que finalmente llegan a Irlanda y Gran Bretaña (los países europeos con más restricciones a la entrada de animales vivos en su territorio) puedan llevarlas en alguno de los trayectos que comparten. Sí los permiten, con diferentes condiciones, las siguientes compañías de bajo coste, todas con trayectos hacia/desde España: AirBerlín,TransaviaOrbestGermanWinsCondorMeridianaSmartwins,Volotea y Tuifly. La mayor parte de las grandes compañías europeas (AlitaliaAirFranceLufthansa…) permiten, al igual que Iberia, que las mascotas puedan viajar en cabina siempre que tengan un tamaño pequeño y vayan en un trasportín

BARCOS

Podrá viajar con su mascota, pero no la tendrá a su lado durante el trayecto. Así se resume la política de las principales navieras españolas, a excepción de pequeñas líneas domésticas. Trasmediterránea permite su transporte en espacios habilitados al efecto, con diferentes tarifas en función de la línea. Algo similar ocurre con Balearia: sus barcos están dotados de jaulas acondicionadas y transportines en lugares concretos, donde también puede usted dejar a su perro. Una vez en el barco tiene que dirigirse a su personal, que le indicará el lugar donde dejar a su mascota y en que momento puede acercarse usted a visitarla o darle de comer y beber. No está permitido llevar mascotas en el interior de los vehículos estacionados en las bodegas.

AUTOBUSES

Desde hace pocos años, compañías tan importantes como Avanza y Alsa permiten que viajen perros y gatos, pero siempre en sus maleteros y nunca en cabina. En el caso de Avanza su transporte es gratuito pero debe de ser notificado antes de comprar el billete. El animal tiene que viajar obligatoriamente en el maletero y dentro de un trasportín. En el caso de Alsa, buena parte de su flota ha preparado habitáculos especiales para su transporte. Sólo aceptan un animal por recorrido, pagando la mitad de lo que cuesta el billete ordinario del pasajero, y en ningún caso se permiten dentro de la cabina a excepción de los perros lazarillo. Otras empresas más pequeñas, como PLM, también los dejan con similares condiciones a Alsa.