La Consejería de Familia junto a LARES y ACALERTE, asociaciones mayoritarias en la atención a las personas mayores en Castilla y León, han firmado un protocolo para impulsar el desarrollo de acciones informativas y de un plan de formación específico para 5.200 profesionales implicados en este sector.

Con esta firma se pone hoy en marcha una iniciativa de colaboración público-privada basada en un programa de acciones dirigidas a informar y formar a los profesionales para la implantación del nuevo modelo de atención de los decretos aprobados la pasada semana de funcionamiento y acreditación de centros sociales para personas mayores.

La titular de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, ha firmado este documento de colaboración con Jorge Sainz, presidente de LARES, y con Diego Juez, presidente de ACALERTE, las dos entidades que agrupan de forma mayoritaria a los titulares de los centros para personas mayores de Castilla y León.

Según se ha dado a conocer en rueda de prensa “el nuevo modelo de atención ‘En mi casa’ implicará cambios en la organización de la atención en los centros residenciales y en aquellos centros de día con unidades de estancia diurna.

En este sentido, Alicia García ha valorado “el consenso, el apoyo y el compromiso del sector de la atención a las personas mayores en Castilla y León, que estuvo muy implicado en el desarrollo de la nueva normativa y ahora vuelve a implicarse en la implantación del nuevo modelo”

“Castilla y León es una referencia en la atención de las personas mayores y con este protocolo tan ambicioso se formará a más de cinco mil profesionales”, ha asegurado García.

Se trata de un modelo que busca mejorar la calidad de vida de las personas mayores en general, tanto de aquellas que están en centros residenciales como de las que viven en sus domicilios y necesitan apoyos para su vida independiente.

Según ha informado la consejera “habrá una fase de información, difusión y explicación durante los próximos seis meses, que se organizará de forma pormenorizada para los colectivos implicados”.

La segunda fase será la de formación intensiva, con más de sesenta acciones formativas, y se desarrollará durante los dos años siguientes a la entrada en vigor de los decretos.

La tercera consistirá en una implantación a través de formación complementaria y en un proceso de tutorización para aquellos centros que necesiten apoyos en la implantación del modelo.

Este plan formativo desarrollará también un programa de formación de profesionales expertos en el modelo, con la finalidad de que estos puedan posteriormente asesorar en la implantación del modelo ‘En mi casa’ a los centros que soliciten su ayuda.

El protocolo tendrá una vigencia de cuatro años y, en los dos primeros, está previsto que se desarrolle un plan de formación que llegará a más de 5.000 profesionales implicados en la implantación de este modelo “En mi casa”.

Castilla y León cuenta actualmente con 45.783 plazas para mayores en 687 centros residenciales y 5.261 plazas, en 222 centros de día con estancias diurnas.