El uso correcto de los medicamentos en las personas mayores

Infórmate sobre el uso correcto de los medicamentos, con la Charla Taller de UDP Madrid, impartida por Víctor López.
Comparte esta noticia

El miércoles 23 de marzo de 2022, el grupo de trabajo «Nos Cuidamos» de la  Asociación Provincial de Mayores y Pensionistas -UDP Madrid, celebró una Charla-Taller impartida por  Víctor López García, sobre «el uso correcto de los medicamentos».

La Charla – Taller sobre «el uso correcto de los medicamentos» se encuentra  disponible en diferido para que cualquier persona interesada pueda escuchar y ver  la charla impartida por Víctor López García.

 

Vamos a dividir el contenido de este taller en dos partes  diferenciadas: 

1ª Hablaremos sobre los conceptos y denominaciones más  importantes que se emplean en el mundo del medicamento y de la  industria farmacéutica. 

2ª Estableceremos recomendaciones y pautas a seguir para el uso  correcto de los medicamentos. 

PRIMERA PARTE (PARTE CONCEPTUAL): 

Conceptos, denominaciones, definiciones a tener en cuenta para la  comprensión de los contenidos de este taller

-Relación beneficio- riesgo: concepto de evaluar y sopesar el  beneficio potencial que puede obtenerse de un medicamento frente  al riesgo de causar daño o perjuicio al individuo y todo ello, en el  contexto de su utilización. 

-Caducidad: tiempo durante el cual el medicamento puede  conservarse, almacenarse, etcétera, sin que sufra deterioro o pierda  eficacia. 

Comprimido: formulación sólida, elaborada mediante ingredientes  granulares (en polvo) mediante un proceso de compresión. 

Hay otras formas farmacéuticas de los medicamentos, como  grageas, tabletas, cápsulas, jarabes, inyectables, supositorios,  etcétera que tendríais que mirar en un diccionario apropiado o en Internet. 

-Contraindicación: no se pude dar o administrar en una situación o  condición determinada, por ejemplo: en los diabéticos, en las  embarazadas, etcétera. 

-Eficacia: capacidad de un medicamento para producir el resultado  previsto o deseado. 

-Excipiente: sustancia habitualmente inerte, que se añade a un  medicamento, para darle una forma o consistencia más adecuada  para su administración. 

-Fármaco: cualquier sustancia ya preparada por la industria farmacéutica que produce una acción/ reacción en un sistema biológico determinado. No hay que confundir este término con el de droga (estupefaciente). 

Por lo general, los términos fármaco y medicamento son sinónimos o  equivalentes. 

Hipersensibilidad: una manera exagerada de reaccionar u otra no  prevista. También comprende el concepto de alergia. 

– Intolerancia: respuesta no alérgica, pero anormal. 

– Medicamento: sustancia o mezcla de sustancias utilizadas para  restaurar o conservar la salud. 

Medicamento de marca: es un medicamento que ha sido  investigado y que ha demostrado su eficacia y seguridad en estudios  con pacientes. Es, por tanto, el medicamento original (patente de  marca). 

Medicamento genérico: medicamento que ha demostrado su  equivalencia al medicamento de marca en análisis de laboratorio. 

Principio activo: molécula o componente de un medicamento al  que se le atribuye la eficacia y seguridad del mismo. 

Prescripción y receta: orden escrita por el médico con  instrucciones adecuadas sobre lo que debe administrarse (medicamento o recurso sanitario en sí), a quién (receptor del  medicamento), cuanto (dosis), con qué frecuencia (régimen posológico, posología, ejemplos: 1 cada 12 horas, cada 8 horas,  cada 6 horas, etcétera). En residencias de mayores se suele indicar  de esta manera: desayuno 1, comida 1, merienda ½, cena 0); por  qué vía (vía de administración: oral, intramuscular, endovenosa, subcutánea, rectal, vaginal, tópica, etcétera), durante cuánto tiempo (tratamiento breve, de larga duración, de por vida, etcétera), y  quién lo ha ordenado o prescrito (el médico). 

Hay que saber que hay distintos tipos de recetas: privada, de  sanidad pública (Sistema Nacional de Salud), de pensionistas,  ordinaria de usuarios activos, de estupefacientes, etcétera. 

-Polifarmacia geriátrica: abuso y mal uso de los medicamentos  por parte de las personas mayores. A veces, toman demasiados  medicamentos, provenientes del médico del Centro de salud, del  especialista, de la auto-medicación, etcétera.

– Comodidad posológica: es hacer que, sobre todo los ancianos,  tomen los medicamentos de la manera más cómoda, comprensible y  segura posible. 

– Reacción adversa a un fármaco: efecto peligroso, negativo,  muy desagradable, que se presenta a dosis adecuada, para lograr  un efecto terapéutico, preventivo o diagnóstico. 

– Riesgo: probabilidad de consecuencias negativas, de reacciones  adversas, en la toma de medicamentos. 

Ejemplos: fotosensibilidad (aumento de la sensibilidad al sol),  perturbación en la capacidad de conducir, etcétera. 

– Efecto secundario: el efecto sobreañadido, generalmente  negativo, al efecto propio del fármaco. 

-Efecto colateral: un efecto sobreañadido al efecto propio del  fármaco, que a veces puede resultar beneficioso para otras  enfermedades no indicadas. 

Efecto paradójico: se considera como una extensión de la acción del  medicamento; y, que precisamente, como no puede ser explicado  por su mecanismo de acción, recibe el nombre de paradójico. 

– Fármacovigilancia: observación continua y atenta de los efectos  dañinos y perjudiciales de los fármacos. 

-Taquifilaxia: pérdida progresiva del efecto de un medicamento, por la administración repetida del mismo (acostumbramiento). 

– Anafilaxia: es una hipersensibilidad muy acentuada ante una  substancia (alérgeno). Se puede manifestar en forma de choque  anafiláctico que es una reacción alérgica aparatosa que se  manifiesta por urticaria, picor, edema de glotis, etcétera y requiere  un tratamiento de urgencia. 

Normas y pautas para el uso correcto de los medicamentos

PARTE PRÁCTICA:

Las personas en general, pero sobre todo las personas mayores, deben prestar la máxima atención a la toma de los medicamentos,  pues, éstos son sustancias activas que producen a la vez efectos  beneficiosos y efectos perjudiciales, como hemos dicho. 

Por ello, la relación beneficio/ riesgo es muy importante en la  valoración de la farmacoterapia en niños, adultos y ancianos.

Por la crisis sanitaria actual también hoy en día, es muy importante valorar la relación coste/ beneficio. 

Tenemos que tener en cuenta unas consideraciones prácticas, en la toma de los medicamentos

1º La toma de los medicamentos requiere un diagnóstico previo,  sobre la enfermedad a tratar, que sólo lo puede hacer el médico. 

2º Antes de automedicarse hay que informarse bien y pedir la  opinión del médico o farmacéutico. También hay que evitar la  medicación de complacencia (típica en los ancianos). 

3º Seguir fielmente las instrucciones de uso de cada fármaco, que  aparecen en el prospecto (tipo de medicamento, indicaciones,  posología, etcétera). Conocer también, el envase dónde se indica el  nombre comercial del medicamento, de la sustancia activa, de los  excipientes, condiciones de conservación, advertencias y fecha de  caducidad. También observar si es un medicamento genérico o de  una firma comercial registrada (patentada). 

También considerar si se toma bajo prescripción (con receta  médica), o si es de libre dispensación. 

4º Tomar una dosis superior a la prescrita por el médico no supone  mayor eficacia, sino más bien un aumento de los efectos  secundarios. 

5º No mezcle medicamentos; tomar varios medicamentos a la vez  puede suponer problemas, bien porque se potencien su acción entre  ellos o esté contraindicada su asociación (toma simultánea).  Siempre que se tome más de un medicamento a la vez, hay que hacerlo por indicación médica. 

Hay que atender también a si el medicamento se debe tomar antes  de las comidas, durante o después. 

6º Un medicamento no es mejor porque sea más caro o porque lo  fabrique una compañía farmacéutica más conocida o reconocida. 

No obstante, los medicamentos genéricos, que son más baratos tienen una eficacia equivalente. 

7º No medicar, ni recomendar medicamentos, a los demás. Lo que a  una persona le ha ido bien, puede irle mal a otra persona. 

8º Los fármacos y el alcohol pueden ser incompatibles. A veces, también se puede dar incompatibilidad con algunos alimentos.

9º El botiquín en casa tiene que estar en buen estado, bien  protegido (de la humedad, del polvo, de los rayos solares, etcétera);  y tener lo necesario. Nunca debe contener medicamentos  caducados, frascos abiertos demasiado tiempo como jarabes,  colirios, etcétera. Siempre, hay que conservar los envases y los  prospectos, y cada medicamento hay que conservarlo dentro del  envase que corresponda con su prospecto incluido. 

De vez en cuando, hay que hacer una revisión y limpieza del  botiquín. 

10º Hay que decirle al médico todas las medicinas que tomas, así como si estas consumiendo plantas medicinales, vitaminas,  productos de herbolario, parafarmacia, productos dietéticos,  etcétera; pues, puede haber incompatibilidades, potenciación de  efectos negativos, etcétera. Esto es de particular importancia  cuando una persona va a ser sometida a la acción de la anestesia o  a una intervención quirúrgica. 

11º Con el paso del tiempo – unos cuatro o cinco años- los  medicamentos van perdiendo efecto, por lo que conviene hacer una  revisión. Esto ocurre, por ejemplo, con los antihipertensivos,  antidiabéticos, entre otros… 

12º Hay que entender bien el prospecto y tener en cuenta todas sus instrucciones y datos técnicos ¡No hay que alarmarse!, pues, el  prospecto contiene los datos que exige Sanidad. 

13º Si tienes alguna aprensión o miedo sobre algún medicamento;  hable con el médico o con el farmacéutico; ellos, te darán una  explicación, y encontrarán, si se requiere, algún sustituto. 

14º Cuidado con los olvidos en las tomas. No tomar doble dosis si se  ha olvidado una toma. Utilizar pastilleros. 

Recordar también, que hay que lavarse las manos, antes de la toma  de medicamentos. 

15º En caso de una toma excesiva (intoxicación aguda) de  medicamento hay que llamar a urgencias 112 (o al número de  teléfono del Instituto Nacional de Toxicología que suele venir en el  prospecto). 

16º Recordar siempre que los medicamentos hay que conservarlos (guardarlos) fuera del alcance de los niños, y de las personas  dementes.

17º Los medicamentos no se pueden triturar o pulverizar para  facilitar su deglución. Cuando se haga, tiene que ser con el  consentimiento del médico o farmacéutico. 

18º Algunos medicamentos no se pueden eliminar (dejar de  administrar) de golpe, como, por ejemplo: los corticoides o los  antidepresivos. 

19º Los colirios una vez abiertos, hay que aplicarlos lo antes que se  pueda-pues, tienen un periodo de caducidad determinado. 

20º Los supositorios han de ser endurecidos (si existe calor  ambiental) con el frio, antes de ser introducidos en el ano. 

21º Cuanto más medicamentos toma una persona mayor, más  efectos secundarios puede tener. Por ello, de vez de en cuando -se  recomienda- simplificar la medicación (ello es competencia del  médico). 

22º Cuando se va de viaje, hay que evitar los envases que ocupen  mucho espacio y sean vulnerables, como los jarabes, soluciones… y  usar más bien medicamentos con blíster… 

23º Hay que advertir al dentista que se está tomando  anticoagulantes, dosis continuadas de aspirina… porque predisponen  a las hemorragias. 

RESUMIENDO 

Los medicamentos sólo han de tomarse bajo consejo/  prescripción facultativa 

Hay que seguir siempre la regla de los seis correctos: el  medicamento correcto, paciente correcto, dosis correcta, vía  correcta, frecuencia correcta, y tiempo (duración) correcto. 

Recordar siempre, que, junto a la toma de medicamentos, hay  que seguir un estilo de vida saludable (nutrición, actividad  física, relajación, sueño reparador, higiene mental, actividades  lúdicas y de esparcimiento adecuadas…). 

Fotografía de Víctor López

Víctor López García
Médico Gerontólogo. Médico Escritor. Responsable del área de salud en UDP. Autor del libro “Longevidad extrema: un desafío existencial”. Colaborador grupo de trabajo Nos Cuidamos en UDP Madrid. Miembro de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

www.mayoresudp.org utiliza cookies que permitirán mejorar tu experiencia como usuario y, en cumplimiento de la LSSI (LEY 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, modificada por el RD 13/2012 en su artículo 22.2),    Más información
Privacidad