¿Cómo podemos medir la tensión de manera correcta?

Víctor López, responsable del área de salud de UDP nos acerca algunas consideraciones prácticas para medir correctamente la presión arterial.
Comparte esta noticia

La hipertensión arterial es una dolencia muy frecuente en las personas adultas y, sobre todo, en las personas mayores. 

La tensión arterial hay que mantenerla a raya durante toda la vida, pues se considera como un enemigo silencioso.

¿Sabes cómo medir la presión arterial ? Víctor López, responsable del área de salud de UDP nos acerca y nos explica aspectos y algunas consideraciones prácticas que hay que tener en cuenta  para medir correctamente la presión arterial.

Fotografía de Víctor López

Sobre el Autor. Víctor López García. Médico Gerontólogo. Médico Escritor. Responsable del área de salud en UDP. Autor del libro “Longevidad extrema: un desafío existencial”.

Consideraciones prácticas sobre la toma correcta de la presión arterial

1º La toma (medición) de la presión arterial (presión ejercida de la sangre sobre las paredes arteriales) no es un tema baladí (sin importancia) pues presenta ciertas dificultades técnicas y de ejecución que pueden dar cifras sesgadas o falseadas.

2º La hipertensión arterial es una dolencia muy frecuente en las personas adultas y, sobre todo, en las personas mayores.

En este sentido, una de cada 5 personas adultas en nuestro país padece de hipertensión arterial.

Más de la mitad de la población de las personas mayores padece de hipertensión arterial (60 a 70 % de las personas mayores).

Se considera hipertensión arterial en este colectivo los valores iguales o superiores a 140-90 mmHg, según la OMS. 

Existen dos tipos de tensiones: la máxima o sistólica y la mínima o diastólica.

La máxima es la onda expansiva del latido de la sístole ventricular del corazón, y la mínima cuando ha pasado dicha onda pulsátil y la arteria se encuentra relajada.

La tensión arterial se mide en milímetros de mercurio (mmHg).

En las personas mayores, sobre todo, abunda la hipertensión sistólica (valor elevado de la tensión máxima o sistólica).

3º La toma de la tensión arterial se puede realizar estando la persona sentada o echada en la cama

Se puede tomar en un brazo o mejor aún en los dos para establecer una comparación ente ellos.

Una diferencia tensional importante entre ambos brazos puede indicar alguna anomalía cardiovascular que la deber valorar /interpretar el médico.

Se puede tomar con un brazalete – equipado con insuflador de aire en forma de perilla con control de salida y entrada de aire- y un medidor de la tensión arterial en milímetros de mercurio.

Este procedimiento manual requiere la ayuda de fonendoscopio (estetoscopio).

También se puede realizar la toma mediante la utilización de diversos aparatos electrónicos (digitales) que permiten la automedición de la presión arterial por la propia persona.

Dichos aparatos deben ser fiables y homologados por la Comunidad Económica Europea.

4º En las tomas de la presión arterial se prefiere una segunda toma, con un intervalo de 1-2 minutos después de la primera para tranquilizar la mente y los nervios, ya que las primeras tomas suelen ser más elevadas.

Por otra, parte, las tensiones tomadas en casa (por la familia o automediciones) con un tensiómetro electrónico suelen ser más bajas que las tomadas en consulta o en el hospital, debido al “síndrome de la bata blanca”.

Otro caso que hay que tener en cuenta- aunque afortunadamente no es muy frecuente- es el de la hipertensión falsa.

Dicha situación se presenta cuando el paciente padece de arteriosclerosis (esclerosis y rigidez arterial) lo cual falsea el registro de la tensión en el brazo en que se toma la tensión, dando unas cifras tensionales más elevadas. 

Ello puede dar lugar a que se imponga un tratamiento hipotensor cuando en realidad no hace falta.

5º Más valorativo (fiable) que una toma aislada (que puede tener una cierta influencia emocional o ambiental) es conocer el perfil diurno de la tensión arterial (toma de la tensión arterial en diferentes momentos del día), o en caso de duda seria, mediante el uso de un aparato portátil que el paciente lleva consigo, registrador de la presión arterial durante 24 horas y que se conoce por “Holter”

6º La toma correcta de la presión arterial se practica con el sujeto en reposo físico y mental, ya lo he dicho.

Pero, a su vez, se han de tener en cuenta otras consideraciones:

  • Si fuese necesario, hay que evacuar las heces y vaciar la vejiga de la orina antes de la toma de la tensión arterial.
  • Adoptar una postura correcta y relajada del cuerpo.
  • La espalda apoyada sobre el respaldo del asiento.
  • No cruzar las piernas.
  • No tomar la presión con el sujeto de pie con el brazo colgando.
  • No haber comido, bebido alcohol, fumado…antes de la toma de la presión arterial. 
  • Evitar tomar café, bebidas de cola con cafeína… antes de la toma.
  • El ambiente ha de ser tranquilo, sin ruidos molestos, buena temperatura.
  • Evitar usar un brazalete demasiado pequeño o demasiado grande.
  •  No colocar el brazalete sobre la ropa del brazo.
  • Evitar ropas apretadas que compriman el brazo donde se toma la tensión.
  • Situación del brazalete a nivel del corazón.
  • La tensión arterial ha de medirse preferentemente por la mañana (antes de la toma de la medicación hipotensora y antes de desayunar).

7º En las personas mayores con edades avanzadas y muy avanzadas con ciertas pluripatologías (arteriosclerosis, dificultades o deficiencias circulatorias en determinados órganos…), hay que tener en cuenta las bajadas bruscas o pronunciadas de la tensión arterial por efecto de la medicación hipotensora, pues puede producir una deficiencia / falta de riego sanguíneo de los órganos vitales (cerebro, corazón, riñón…) con los trastornos y peligros que ello lleva consigo.

En otros casos, puede bajar la tensión al levantarse la persona (hipotensión ortostática), produciendo mareos, caídas, etcétera.

8º La tensión arterial hay que mantenerla a raya durante toda la vida, pues se considera como un enemigo silencioso.

A la larga va originando daños en las paredes arteriales (endureciéndolas y obstruyéndolas), con una afectación peligrosa de las arterias que irrigan el corazón (arterias coronarias), las arterias cerebrales, de la retina, de los riñones, de las piernas y de un montón de órganos más, produciendo angina de pecho, infarto de miocardio, ictus cerebral, insuficiencia renal, deterioro cognitivo progresivo, problemas visuales, gangrena de los pies, etcétera.

Dichos accidentes cardiovasculares temibles pueden cambiar radicalmente la situación vital de las personas y llevarlas, a la discapacidad permanente, a la vejez prematura y a la muerte precoz.

9º Hay distintos tipos de hipertensión, pero la más abundante es la hipertensión esencial (de causas hereditarias), que, en muchos casos, requiere una medicación de por vida.

10º En cuanto a las alteraciones tensionales detectadas con la toma de la tensión arterial me he referido a  la hipertensión arterial, pero también se pueden dar casos de hipotensión arterial (tensiones iguales o por debajo de 90-60 mmHg), que, en situaciones graves y pronunciadas, pueden originar cuadros de emergencias médicas.

Existe un tipo de hipotensión arterial de tipo constitucional que no revierte peligro, salvo producir algunas molestias como cansancio, mareos… y, que algunos autores lo consideran como un seguro de vida.

Resumen y conclusiones:

1º Tener en cuenta (valorar convenientemente) la presencia de la hipertensión arterial a lo largo de la vida, ya desde la infancia, juventud, etapa de adulto, madurez y vejez.

Conviene hacer revisiones y comprobaciones periódicas de la tensión arterial para diagnosticarla precozmente, frenarla lo antes posible para evitar daños cardiovasculares futuros que, a veces, pueden ser muy traicioneros y peligrosos, como hemos dicho.

La hipertensión arterial, junto a otros factores de riesgo conocidos como la diabetes, obesidad, colesterol elevado, vida sedentaria, estrés psicosocial…  originan las enfermedades cardiovasculares que se consideran como el “asesino número 1 de la humanidad”

2º Las mediciones de la tensión arterial han de ser correctas siguiendo los protocolos específicos de medición, ya lo hemos indicado.

Seguir las instrucciones de uso, que aparecen dentro de los envases  junto a  los tensiómetros electrónicos.

Como he dicho tener cuidado con el síndrome de la bata blanca que se da en algunas personas fóbicas, aprensivas e hipocondríacas, en las que se suelen dar cifras tensionales más elevadas.

Lo mejor en este tipo de pacientes- de acuerdo con el médico- es tomarse la tensión en casa, uno mismo, o con la ayuda de familiares, con aparatos electrónicos fiables y homologados. 

A algunas personas también les vienen bien la toma de la presión arterial en las oficinas de farmacia. Allí cuentan con el asesoramiento de un farmacéutico.

A veces, hay que calibrar los aparatos tomando como muestra o referencia las mediciones de otro aparato que sea fiable y que funcione bien.

3º Sea como sea la hipertensión arterial hay que procurar bajarla o normalizarla lo antes posible a lo largo de la vida, mediante la medicación correspondiente, que prescribirá el médico.

Siempre es mejor  prevenirla o tratarla con medidas higiénico -dietéticas adecuadas o intentar disminuir o suprimir la medicación  con el seguimiento de un estilo de vida saludable ( nutrición antitensional adecuada, ejercicio físico regular apropiado, sueño reparador, higiene mental y control mental antiestrés, suprimir factores  que aumentan la presión arterial como exceso de sal, alcohol, tabaco, exceso de café,  comidas copiosas recargadas de grasas animales y  azúcares refinados, bebidas de cola con cafeína…

Y recordar:

Las lecturas obtenidas a lo largo del tiempo, mediante una medición correcta de la presión arterial, anotadas en una libretita de seguimiento, acompañadas de una buena relación con el médico, constituye una base fundamental para un buen control de la presión arterial.

Víctor López García

Médico gerontólogo

Mayo, 2022

www.mayoresudp.org utiliza cookies que permitirán mejorar tu experiencia como usuario y, en cumplimiento de la LSSI (LEY 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, modificada por el RD 13/2012 en su artículo 22.2),    Más información
Privacidad