Pueblos balleneros, bosques de laurisilva Patrimonio de la Humanidad, o piscinas naturales de lava; Madeira ofrece además de su capital Funchal, numerosos destinos para disfrutar de su exuberante naturaleza y su riqueza cultura.

Porto Moniz

Piscinas de lava.

Piscinas de lava.

Porto Moniz, es un pueblo situado al noroeste de Madeira. Aquí la erosión del mar sobre la lava volcánica bañada por las aguas del océano Atlántico ha formado las mejores piscinas de lava del mundo, alrededor de las que se han construido pasarelas y puentes para facilitar su acceso. Desde allí se puede observar la pequeña isla de roca conocida como Ilhéu Mole, en la cual hay un pequeño faro que ilumina las noches isleñas.

Antiguo puerto ballenero, Porto Moniz es hoy un pueblo eminentemente agrícola, especialmente dedicado a la viticultura, y al turismo.

Cabo Girão

mayores_udp_miradorcabogirao

El Cabo Girão, se encuentra situado a menos de dos kilómetros al oeste del centro de Câmara de Lobos, entre las parroquias de Quinta Grande y Câmara de Lobos.

Es famoso por su acantilado, el segundo más alto del mundo con 580 metros. En 21012 se instaló una plataforma de vidrio que permite asomarse más allá del borde y flotar sobre el abismo, aquí se encuentra tambié4 la capilla de Ntra. Sra. De Fátima, construida en 1931 y uno de los lugares de peregrinaje más importante de la isla.

Al  pie del acantilado existe una pequeña zona de cultivos llamada Fajãs do Cabo Girão, a la que hasta la construcción de un teleférico en 2003, sólo se podía acceder por mar.

Cãmara de Lobos

mayores_udp_camaradelobos

Aquí se ubicó en 1430, el primer asentamiento que hubo en toda la isla. Cuando sus descubridores, João GonÇalver Zarco y Tristão Vaz Teixeira, la encontraron se trataba de una bahía llena de lobos marinos, de ahí su nombre, y de los que hoy apenas quedan algunos ejemplares en la zona.

Câmara de Lobos conserva aún muchos edificios que datan de la época del asentamiento, entre los que se destaca el templo de Nossa Senhora do capilla Calhau, o Capilla de los Pescadores. Su celebración más importante es el 20 de marzo, festividad a de Sâo Sebastiâo, patrón de la parroquia, en torno al cual se reúnen todos los pobladores para pedirle al Santo protección.

Su clima suave, y la belleza del paisaje, invita a pasear por las calles del pueblo, y a sentarse en un café donde escuchar historias de balleneros y lobos marinos, mientras se degusta la bebida local a base de miel y limón, conocida como la Poncha de Câmara de Lobos.

CaniÇal

mayores_udp_caniÇal

Fue el último puerto ballenero del sur de Europa hasta 1981, cuando la caza y el comercio de la ballena fue prohibido por un tratado internacional, hoy es uno de los principales puertos especializados en la pesca de atún de todo Portugal.

Cerca del puerto, se encuentra el Museo de la Ballena (Museu da Baleia) instalado en las oficinas de la antigua compañía ballenera, donde podrás conocer más sobre la tradición ballenera de Madeira y su reconversión. Posee un barco ballenero, parte de un cachalote en fibra, vitrinas con huesos y dientes de ballena, así como fotografías y grabados alusivos a las ballenas.

A los pies del montículo donde se alza la Ermita de Nossa Senhora da Piedade se encuentra Prainha, una pequeña playa de arena negra de origen volcánico que ofrece un día de playa diferente al habitual.

Santana

mayores_udp_Santana

Situado en el noreste de la isla, Santana es famoso por sus originales y coloridas casas triangulares de piedra y cubiertas con un tejado de paja. Originarias del siglo XVI, hoy en día la mayoría se conservan como atracción turística.

Es un lugar estupendo para practicar senderismo entre levadas y bosques de laurisilva declarados Patrimonio de la Humanidad; o subir al Pico Ruivo, que con sus  1.861 metros es el más alto de Madeira, desde donde tendremos unas espectaculares vistas.

Aquí también se encuentra la Quinta do Furão, una casa solariega rodeada de viñedos y situada en la cumbre de un acantilado con fantásticas vistas al océano y a la costa, y donde cada año, como actividad turística, se puede participar en la vendimia y la fabricación del vino a la manera tradicional.

Otro atractivo de Santana, es la visita al Parque Temático da Madeira que a través de distintas exhibiciones nos permitirá conocer las tradiciones madeirenses, su historia, naturaleza y ciencia.

Grutas de São Vicente

mayores_udp_grutasanvicente

Hace 400.000 años la lava socavó las entrañas de la Tierra formando unos extensos tubos subterráneos que hoy conforman las Cuevas de São Vicente. Esos túneles se han mantenido a lo largo de los años intactos. En 1886 fueron descubiertos y desde entonces, se han convertido en un lugar de estudio para los científicos.

Las grutas fueron abiertas al público en 1996. Son alrededor de 700 metros de recorrido, con galerías y recovecos subterráneos deslumbrantes, con estalactitas volcánicas, acumulaciones de lava y otros residuos volcánicos, en un viaje hacia el centro mismo de la Tierra.

El Centro de Vulcanismo, recibe el nombre de Pavilion y consta de tres habitaciones donde se exponen obras provenientes de las grutas o que se encuentran inspiradas o relacionadas con ellas. Situado junto a las cuevas, desde aquí, y gracias a la colaboración de diversos especialistas en arqueología y apasionados del estudio de los volcanes, se organizan paseos al interior de las cuevas, acompañados de charlas y comentarios muy didácticos.

En el pueblo de São Vicente, podemos visitar, la iglesia parroquial del s. XVII, en la que destacan las pinturas de la bóveda. Además, en la zona baja del valle se encuentra una pequeña capillita (1694), en el lugar donde los creyentes aseguran que se apareció el santo que da nombre al pueblo.

Además, sus playas son muy famosas entre los surfistas de todo el mundo y los aficionados al kitesurfing.