¡Mayores y Diversas!’, un encuentro para visibilizar a las personas mayores LGTBI

Existen muchas personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales que, por ser mayores, han perdido injustamente el derecho a vivir su identidad y su sexualidad con dignidad.

Para visibilizar, dar voz al colectivo LGTBI y reivindicar los derechos de las Personas Mayores LGTBI, la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España junto con la colaboración de la Fundación 26D, celebramos el 10 de abril en Madrid el encuentro sobre diversidad, ¡Mayores y diversas!

El Salón de actos del Centro Dotacional Integrado Arganzuela acogió el encuentro ¡Mayores y diversas! Moderado por la periodista de 65YMás, Pepa Montero, conversó junto a personas mayores representantes  del colectivo de mayores, así como de la diversidad psicosexual y psicoafectiva, con el objetivo de visibilizar y normalizar la diversidad dentro del colectivo de mayores y de la sociedad en general.

De esa manera, el encuentro contó con la participación de Federico Armenteros, presidente de la Fundación 26 de Diciembre;  Mariqueta Vázquez, presidenta de la Asociación Mujeres por un Envejecimiento Saludable (AMES); Joaquín Pérez, coordinador del grupo de Mayores de COGAMAntonio Merchán, miembro del Consejo Sectorial del Ayuntamiento de MadridArancha Gimeno, miembro del Grupo de Mujeres de la Fundación 26D; y José Manuel Moreira, vocal de la Junta Directiva del Centro de Mayores Casa del Reloj de Madrid.

 «Estábamos ocultos, había que hacer algo»

La conversación de Paca Tricio, presidenta de UDP y Federico Armenteros, presidente de la Fundación 26 de Diciembre en el capítulo de «Sin su permiso» sobre personas mayores LGTBI, abrió el encuentro ¡Mayores  y Diversas!

Una conversación que dejó paso a los testimonios, experiencias e historias de nuestros participantes,  sobre la situación del colectivo LGTBI desde la dictadura de Franco y la Transición, hasta el momento actual, en un ejercicio de recuerdo y reflexión de cómo hemos caminado del odio y la persecución, a través de la Ley de vagos y maleantes y la de peligrosidad social,  leyes que no reconocía su orientación y se les excluía de los ámbitos social, educativo, laboral…Hacia el respeto.

Una realidad que confirma Federico Armenteros (Fundación 26D), recordando que durante el Franquismo «nos metían una homofobia social, tanto a los heteros, como a nosotros, el ser una persona distinta a lo heterosexual, a lo que se te determinaba en esta sociedad era malo”.

Como representantes de asociaciones de mayores, Antonio Merchán (Consejo Sectorial del Ayuntamiento de Madrid) y José Manuel Moreira (Junta Municipal Distrito de Arganzuela) han compartido con el público asistente al encuentro sus experiencias sobre cómo veían ellos, y su entorno, a las personas LGTBI en las épocas pasadas y ahora mismo.

Ambos han constatado lo mucho que se ha avanzado, pero también reconocen que «hace falta mucho trabajo para que cambien algunas mentalidades», dice José Manuel Moreira, vocal de la Junta Directiva del Centro de Mayores de Casa del Reloj.

Por su parte, Antonio Merchán, que a sus 85 años está muy preocupado por «el retroceso en derechos y libertades en España, asegura que «lo que no admito es que nos quiten los derechos que hemos conseguido».

Micromachismos y michohomofobias

Algunas conclusiones del encuentro han resaltado la incomprensión, soledad, discriminación y marginación que sufren todavía muchas de las personas mayores LGTBI, en las residencias, en sus propias familias, y en la sociedad en general.

«Además de micromachismos hay microhomofobias. Hemos avanzado mucho en derechos, pero aún faltan cambios de actitudes. Por ejemplo, de la generación actual de mayores LGTBI, hay muchos que no tienen relación con sus hijos/as porque no les aceptan. Otros no han tenido descendencia, pero hay que exigir el derecho al cuidado para todas estas personas, que no dependa de sus familias», afirmó Mariqueta Vázquez (AMES) quién no dudó en afirmar que «en las residencias existe rechazo a las personas mayores, cuando se enteran de que son LGTB no quieren compartir habitación».

Con el paso de los años y la pérdida de autonomía muchas personas mayores LGTBI deciden recurrir a estos centros  y residencias de mayores, dónde en muchos casos no existen protocolos de actuación para las necesidades propias del colectivo, por lo que se ven abocadas a «volver al armario» en la vejez y se convierten de nuevo, en vulnerables a situaciones discriminatorias debido a su orientación sexual, identidad o expresión de género.

Federico Armenteros (Fundación 26D) también ha explicado la realidad que sufren muchas personas LGTBI de más edad que, tras años de represión, hoy en día, al envejecer se vuelven a sentir aisladas, en soledad y sin ayudas. “Están encerrados porque a los servicios sociales tampoco van porque tienen miedo todavía”, asegura Armenteros.

Por su parte, para Joaquín Pérez, en España «necesitamos más profesionales formados en temas LGTBI en las residencias de mayores».

Participantes del encuentro sobre diversidad ¡Mayores y Diversas!

Edadismo en el colectivo LGTBI

Asimismo,  Joaquín Pérez (COGAM), explicó que dentro del colectivo LGTB, al que representa, «también existe discriminación a las personas mayores. Sin duda, envejecer sigue siendo un desafío, pero todavía mayor para nosotros. En muchas ocasiones sufrimos una doble discriminación: por edad y género. Y es cierto que son muchas las personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales que al envejecer ven refrenado socialmente el derecho a vivir su identidad y su sexualidad».

Envejecer sigue siendo un desafío para todos y todas, pero todavía sigue siendo un desafío mayor para el colectivo LGBTI. En muchas ocasiones no sólo se ven discriminados por la edad, sino que es un colectivo que sufre una doble discriminación: por edad y género.

Mujeres mayores lesbianas y Mayores Transexuales: Invisibles en 2019

Para Arancha Gimeno (Fundación 26D), que según confiesa ella misma «salió del armario» a sus 50 años y «aún no he sido capaz de confesárselo a mi madre», la presión social puede hacer que las personas mayores no se atrevan a vivir libremente su identidad sexual.

Para Arancha, «las mujeres mayores homosexuales están más invisibilizadas en nuestra sociedad, y por eso desde asociaciones como la nuestra trabajamos para normalizar la diversidad y generar espacios para nosotras».

Otra de las conclusiones del encuentro es la discriminación que han sufrido, y sufren, las persona  mayores transexuales, cuya problemática ha puesto de relieve una de las asistentes al acto.

«Son personas muy dañadas, han sido las más combativas en las épocas duras del franquismo, con su ley de vagos y maleantes, han padecido persecución, y tenemos una deuda con ellas», han coincidido en reconocer Federico Armenteros y Joaquín Pérez, que trabajan con el colectivo transexual en sus respectivas organizaciones.

El encuentro finalizó pasadas las 20:00 horas de la tarde con las reflexiones que las personas asistentes lanzarón a nuestros/as participantes: «La diversidad nos enriquece».

 Mayores sin Armarios

Con este encuentro, la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados nos sumamos a la reivindicación de 2019 como el año de Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria, declarado y promovido por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), para dedicar todo el año a las personas Mayores LGTBI y a la memoria histórica.

2019 es un año importante para el movimiento LGTBI ya que se conmemoran sucesos, con nombre propio, que sirvieron de impulso para la conquista de los derechos de las personas LGTBI.

Así, se celebran 40 años de la despenalización de la homosexualidad como delito, en España, y se cumplen asimismo 50 años de las protestas que estallaron en el bar Stonewall (28 de junio de 1969), el sitio icónico donde estalló la chispa que impulsó el movimiento LGTBI.

“Mayores y diversas” forma parte de las actividades informativas, formativas y de difusión de UDP, dentro del programa “Promoción de la participación de las Personas Mayores en acciones de prevención, sensibilización y difusión, mediante la Formación”.

Un programa subvencionado con cargo a la convocatoria 2018 de subvención con cargo al 0,7%  del IRPF: Otros Fines de Interés Social por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y que consiste en la realización de actividades formativas e informativas dirigidas a la sociedad en general y a las Personas Mayores, incluyendo a personas  voluntarias, para su formación y capacitación, mediante cursos e intercambios formativos, para promover su participación como grupo activo en acciones solidarias, de prevención, sensibilización, difusión y aprendizaje y apoyo, facilitando y promoviendo la creación de redes,  y la cooperación entre entidades, persiguiendo así su empoderamiento, y poniendo en valor su participación activa en la sociedad, y capacitar a las personas mayores voluntarias para la prestación de servicios, y acciones voluntarias.