Según los datos extraídos del último Barómetro del Mayor, que realiza el instituto de opinión Simple Lógica para Unión Democrática de Pensionistas, UDP, el 31,4% de las personas mayores de 65 años realizó en el 2014 algún viaje vacacional.

Lo que supuso un 3,4% menos que en 2013, año en el que se alcanzó el 34,8% rompiendo el techo del 30%, y en el que el aumento respecto al anterior fue de casi 10 puntos porcentuales. A pesar, de esta pequeña corrección, la tendencia en el aumento del número de viajeros mayores de 65 años se mantiene, pese a las circunstancias económicas.

grafico-numero-viajeros

Para el 2015, el número de personas mayores que prevén realizar un viaje es del 36%; frente al 31,1% de los encuestados en el 2013. Una perspectiva que como ya se vio en el 2013 se quedó corta, y que invita a pensar que este año el porcentaje de mayores que viajen aumentará significativamente.

Para Luis Martín Pindado, presidente de UDP, “estos datos ponen una vez más de manifiesto las ganas de mantenerse activo, de divertirse y de aprender que tienen las personas mayores, que no son menos que las que tiene el resto de la gente”.

“Pero además, tengo que resaltar e insistir en ello –añade Pindado- la aportación económica que hace este colectivo al sector turístico, no solo en el gasto directo, sino llenando plazas hoteleras en temporada media y baja, gastos en desplazamientos (autobuses, trenes…), contratación guías turísticos, de animadores turísticos, compra entradas en monumentos, etcétera; y por tanto al mantenimiento de puestos de trabajo en el sector turístico”.

El perfil del mayor viajero, es el de un hombre (38,3%), de 65 a 74 años (36,3%, que vive acompañado (34%) en Madrid o Barcelona (38,3%), con estudios universitarios (60%) y con alta capacidad de gasto (57,3%). Es significativo el porcentaje de mayores del ámbito rural que viajan y que alcanza sólo al 16%.

Aunque el colectivo de personas mayores cada vez viaja más, lo cierto es que mayoritariamente no lo hizo en 2014 (68,6%) y no prevé hacerlo en 2015 (58,4%).

Las razones económicas han pesado especialmente en el 2014 para no viajar: un 60,9% tiene ingresos insuficientes; un 6,6% prefirió destinar esos recursos al ahorro; un 4,5% alegó el encarecimiento de la vida; un 2,1% ha tenido imprevistos; y un 13,2% tuvo que prestar apoyo económico a la familia (bien directamente, o bien como fuente de ahorro haciéndose cargo de los nietos).

grafico-motivos-no-viajar

“Pensamos –añade el presidente de UDP- que a pesar de estas incertidumbres económicas esta tendencia va a ir a más por dos razones: por el aumento del número de pensionistas y por que las pensiones a las que acceden son más altas. También vamos a ver un cambio en los gustos de los mayores viajeros, cada vez más formados, con acceso a Internet, y con otras necesidades”.

“Pero, ante estos cambios, continúa, no debemos olvidar a los mayores con menos recursos, y seguir dándoles la posibilidad de viajar y divertirse, sobre todo entre aquellos que pueden vivir más aislados, como son los mayores del ámbito rural. En este sentido es destacable la labor que realiza el Imserso y su programa de viajes promocionando esta actividad en los ámbitos más desfavorecidos”.

Los problemas de salud propios, o de algún familiar fue la otra razón de peso para no viajar un 24,6%.

El porcentaje de personas mayores que no viajan por que no les gusta o no encuentra motivación en ello es solo del 4,2%.

Ver completo:Barómetro Viajes y Vacaciones