El próximo 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión, una enfermedad que, según datos de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), afecta a más del 68 por ciento de los mayores de 60 años.

Decálogo para tomarse bien la tensión

  1. Antes de comenzar comprueba que el esfigmomanómetro (aparato que se usa para medir la tensión) sea del tamaño adecuado. Si es muy pequeño de manera proporcional al tamaño del brazo nos puede arrojar una cifra tensional falsamente elevada.
  2. No fumes, realices ejercicio físico o ingieras café antes de tomarte la tensión, ya que también puede condicionar cifras elevadas de tensión arterial temporalmente.
  3. Descansa al menos cinco minutos antes de realizarte la medición.
  4. Mide tu tensión siempre a la misma hora. El mejor momento es en las primeras horas de la mañana, en donde se suelen presentar los niveles más altos.
  5. Mide tu tensión siempre en una habitación con temperatura media (entre los 18-22 ºC)
  6. Toma la medición con el brazo siempre en posición horizontal a la altura del corazón, apoyándolo en una mesa o el brazo del sillón.
  7. Coloca el manguito alrededor del brazo desnudo, entre el hombro y el codo con la manga remangada (que no apriete el brazo) y con las piernas ligeramente abiertas.
  8. Mientras te tomas la tensión no hables ni te muevas.
  9. Mide siempre la tensión en ambos brazos, y quédate con la cifra más elevada. El diagnóstico definitivo de hipertensión se basa en al menos tres mediciones de tensión arterial tomadas en dos visitas diferentes.
  10. Realiza otra medición cinco minutos después de la primera.