Gracias a la solidaridad de las personas contribuyentes que marcan  la casilla de Actividades  de Interés General consideradas de Interés Social en su declaración de la Renta, este año más de 6 millones de personas en riesgo de exclusión social en nuestro país se beneficiarán de 1.236 proyectos que serán realizados por 469 entidades sociales.

Como es de suponer, estos programas que todos los años ponen en marcha las ONG de acción social no representan ni una tercera parte de lo solicitado por las entidades sociales para cubrir las necesidades ciudadanas por lo que más de 1.000 proyectos, presentados a esta convocatoria pública de subvenciones, se quedan sin cubrir anualmente por falta de fondos.

Según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, en 2014, prácticamente 150.000 personas más marcaron esta casilla que coloquialmente llamamos la “X Solidaria” alcanzando casi la cifra de los 10.200.000 millones de personas solidarias, más del 50% del total de personas contribuyentes de nuestro país.

Como consecuencia, quizás por desconocimiento de una parte muy importante de la ciudadanía,  todavía hay un gran número de personas contribuyentes que no marca la “X Solidaria”, en concreto, un 47% de personas en el último año, bien porque dejó en blanco su asignación, un (29%), o porque marcó exclusivamente la casilla de la Iglesia Católica,(18%), seguramente porque no conocía que podía simultanear ambas opciones y duplicar su asignación  (0,7% + 0,7% = 1,4%).

En los difíciles momentos que atraviesa nuestra sociedad hay millones de personas que sin la ayuda de las ONG no podrían salir adelante. Personas mayores, con discapacidad, personas enfermas de cáncer,  mujeres y jóvenes… son quienes se benefician de esta solidaridad ciudadana que queda expresa cuando se marca la casilla de Actividades de Interés General consideradas de Interés Social.

Los proyectos desarrollados en este marco atienden realidades concretas: teleasistencia; residencias; centros de día; ayuda a domicilio para personas con discapacidad física; apoyo a las personas con discapacidad intelectual y a sus familias; atención a personas sordas en su entorno sociofamilar; a personas sin hogar; transporte en vehículos adaptados; educación para la salud; atención a mujeres en dificultad social; erradicación violencia de género e integración laboral de la mujer; centros de atención integral para las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama; de atención psicosocial a niños diagnosticados de cáncer; atención a la población rural desfavorecida y programas de voluntariado, entre otros muchos.

Nuestro objetivo es que esos 1.000 proyectos que se quedaron sin financiación el año pasado, puedan realizarse gracias a la generosidad de una sociedad moderna y solidaria para con sus conciudadanos.

La justicia social y la lucha contra la exclusión nos concierne a todas y todos. Por eso debemos marcar la “X Solidaria” en nuestra declaración de la Renta: es un pequeño gesto pero una gran oportunidad para mejorar la vida de las personas.