Descubriendo al Filósofo chino LIN YUTANG

Víctor López, médico gerontólogo nos descubre a Lin Yutang (1895- 1976), escritor, filólogo y filósofo chino.
Comparte esta noticia

Fotografía de Víctor López

Sobre el Autor. Víctor López García. Médico Gerontólogo. Médico Escritor. Responsable del área de salud en UDP. Autor del libro “Longevidad extrema: un desafío existencial”.

En este nuevo artículo, Víctor López, nos descubre a Lin Yutang (1895- 1976), escritor, filólogo y filósofo chino. Al igual que su padre Lin Yutang fue cristiano. Filósofo pragmático y sonriente. Autor del libro “La importancia de vivir” cuya lectura se recomienda. 

Así, nos invita a reflexionar sobre el mensaje del filósofo chino, el cuál, en palabras del Víctor López: «toca algunas de las principales cuestiones vitales y existenciales que nos afectan a los humanos, y lo hace como una mariposa que se posa de flor de flor, aunque hay que reconocer que sus pensamientos están impregnados de realismo y sabiduría».

Mensaje filosófico de Lin Yutang a los ciudadanos del mundo:

Tu ya no tienes muchos años para vivir y además, no podrás llevarte nada cuando te vayas, por lo cual debes ser ahorrativo, pero sin sacrificar tu bienestar».

Gasta el dinero que debe ser gastado, disfruta de lo que debe ser disfrutado, y dona lo que sea posible.»

No te preocupes por lo que pasará cuando te hayas ido, porque cuando te vuelvas polvo no sentirás si te alaban o te critican, si te visitan al cementerio o te olvidan».

El tiempo es para disfrutar, la vida es cada momento, y los bienes que tan difícilmente ganaste debes gozarlos».

No te preocupes mucho por tus hijos, porque ellos tendrán su propio destino, y encontrarán su propio camino».

Cuida en especial a tus nietos, ámalos, consiéntelos, y también trata de disfrutarlos mientras puedas».

La vida debe tener más cosas que trabajar desde la cuna hasta la tumba».

Despiértate diariamente para disfrutar un día más de vida sin peleas con nadie ni rencores».

No me espero mucho de los hijos».

Los hijos, aunque se preocupen por sus padres, también estarán continuamente ocupados con sus trabajos, con sus compromisos, y con su propia vida».

Muchos hijos que no se preocupan de sus padres pelearán por sus bienes, aun cuando estén vivos y desearán dejen esta vida para poder heredar sus propiedades y riquezas».

Si ya tiene 65 años no intercambie tu salud por riqueza, trabajando en exceso, ya que estarás cavando tu temprana sepultura».

Crea tu propio bienestar y encuentra tu propia felicidad, haciendo cosas que te diviertan y alegren diariamente».

Un día sin felicidad es un día que pierdes».

Teniendo buen ánimo la enfermedad se curará, pero teniendo un espíritu alegre, la enfermedad se curará más rápido o nunca se acercará».

Con buen carácter, ejercicio adecuado, alimentos sanos y un consumo razonable de vitaminas y minerales tendrás vida saludable y placentera.»

Pero, sobre todo, aprende a apreciar la bondad en todo, en la familia y amigos, pues te hará sentirte joven, reviviendo los buenos momentos y los pasajes interesantes de tu vida».

Dicen que en la vida quien pierde un techo gana las estrellas, y así es».

El tiempo y las oportunidades son como el agua de un rio, que nunca podrás tocarla dos veces, porque ya pasó y nunca pasará de nuevo».

Aprovecha cada minuto de tu vida y no rechaces las oportunidades de conocer el mundo y disfrutar las cosas buenas de la vida, pues es posible que nunca se vuelvan a presentar».

No te fijes en la apariencia porque ésta cambia con el tiempo».

No busques a la persona perfecta porque ésta no existe.

Busca, si lo deseas, a alguien que te valore como persona y si no lo encuentras, disfruta de tu soledad, que es mucho mejor que una mala compañía.

Cree en Dios, cualquiera que sea el concepto que tengas de Él, y trata de gozar la vida que es muy corta, disfrutando de la familia, y los amigos, pues te iras tarde o temprano de este mundo y nadie te dará las gracias.

Que la salud y el bienestar te acompañen siempre.

Comentarios de Víctor López García, médico escritor:

El filósofo Lin Yutang toca algunas de las principales cuestiones vitales y existenciales que nos afectan a los humanos, y lo hace como una mariposa que se posa de flor de flor, aunque hay que reconocer que sus pensamientos están impregnados de realismo y sabiduría.

Voy a hacer unos comentarios sobre el texto del mensaje del filósofo chino Lin Yutang, no sin antes dejar aclarado, que el texto proviene de un filósofo   chino, y que requiere una cierta mentalización a la cultura occidental.

El filósofo Lin Yutang toca algunas de las principales cuestiones vitales y existenciales que nos afectan a los humanos, y lo hace como una mariposa que se posa de flor de flor, aunque hay que reconocer que sus pensamientos están impregnados de realismo y sabiduría.

En ellos se percibe también una cierta brisa cristiana

Habla de la brevedad de la vida. 

Debemos utilizar el tiempo de una manera sensata, tanto para el cumplimiento del deber como para gozar y divertirse.

El tiempo es muy valioso, pues tiempo que se va ya no se puede recuperar.

Alguien ha dicho que la vida es tan corta que sólo da tiempo para ser un amateur (aficionado) en cualquier asunto, tema o proyecto, en el que se pretenda profundizar o dominar.

Debemos administrar bien nuestros bienes, y el dinero, pero siendo siempre generosos con los demás y con uno mismo.

Especialmente hay que ser muy generosos con las personas que menos tienen.

No te preocupes por lo que pasará cuando te hayas ido, pues, en polvo nos convertiremos y no sentiremos si nos alaban o nos critican, o si nos visitan al cementerio o nos olvidan.

La vorágine de la vida, la absorción de los múltiples problemas que nos atan y nos agobian van haciendo que nos olvidemos poco a poco de las personas que nos dejaron o precedieron.

Solo aquellas personas que fueron trascendentes e importantes para el progreso de la humanidad (en el campo científico y en las humanidades) como científicos eminentes, inventores, descubridores, escritores, pintores, músicos, filósofos, maestros espirituales… dejarán una huella para siempre.

Hay que disfrutar de la vida en cada momento- como lo hacen los niños- porque el pasado ya fue y el futuro no sabemos si llegará.

Recuerdo aquella frase al respecto: el pasado ha huido, el futuro esta ausente, pero el presente es tuyo.

No hay que preocuparse tanto por los hijos, porque ellos tendrán su propio destino y encontrarán su propio camino.

En eso precisamente estriba el arte de educar a los hijos en que encuentren su propio camino.

Hay que educarles y enseñarles bien a ser ellos mismos.

El amor y cariño hacia los nietos es muy loable, valioso, y, un motivo importante para los abuelos para disfrutar de sus nietos.

Además de trabajar con ahínco, de ganar dinero, de poseer riquezas y mansiones… la vida debe tener otros alicientes, que no son nada despreciables como el disfrute del ocio creativo y provechoso, el disfrute de las humanidades, de la pintura, de la literatura, música, y del sentir romántico.

A veces, el disfrutar de las cosas sencillas y pequeñas de la vida cotidiana, son las que nos producen mayor goce y satisfacción.

Despiértate diariamente para gozar un día nuevo de vida, sin peleas con nadie, ni rencores.

La paz y la armonía, la empatía y la solidaridad de unos con otros, son bienes muy apreciables y son el fermento de la alegría y bienestar entre los humanos.

El mundo se esta desbordando en el ámbito del aumento de la violencia, de la agresividad y del odio…todo ello se atribuye posiblemente a una falta de equilibrio y salud mental, de ética y de amor entre los humanos. Y, posiblemente también a un malestar interno, que por innumerables dificultades vitales algunos seres humanos padecen, y que les resulta muy difícil soportar.

En cuanto al amor alguien ha dicho que cuando impere (prevalezca) el poder del amor frente al amor al poder, el mundo tendrá paz.

Esta situación amenazante de odio, violencia, venganza y agresividad en todos los órdenes sociales (violencia de género, violencia racista, acoso laboral, escolar, ajuste de cuentas…) se esta percibiendo por doquier y ha aumentado muchísimo desde la aparición de la terrible pandemia del coronavirus, que parece haber hecho temblar los cimientos de la estabilidad humana.

Hay que cuidar mucho a los hijos pues, es nuestra obligación por haberlos traídos al mundo (vía sin retorno) (sin su consentimiento), pero como todo en la vida, hay distintos tipos de hijos: algunos tienen desatendidos u olvidados a sus padres, por diversos motivos: porque no los quieren, o por estar muy ocupados con sus propias cosas o profesiones.

Algunos hijos que no se preocupan de sus padres pelearán por sus bienes (herencia), aun estando vivos y desearán que pronto dejen esta vida para heredar sus propiedades, riquezas y pertenecías.

¡Pero afortunadamente hay muchos hijos buenos que cumplen con su deber y con sus atenciones hacia sus padres!

Si ya tienes una edad respetable, no intercambies el gran valor de la salud por riquezas, propiedades, exceso de trabajo, de fama, poder o protagonismo… que desgastan enormemente, ya que estarás cavando tu temprana sepultura.

Crea tu propio bienestar y encuentra tu propia felicidad, haciendo cosas que te diviertan, te alegren y que hagan desarrollarte óptimamente como persona.

Este es un principio sagrado que debemos mantener a lo largo de nuestras vidas.

Un día sin felicidad es un día que se pierde.

Teniendo buen ánimo y esperanza la enfermedad se curará antes, pero teniendo un espíritu alegre- como elemento constitutivo del carácter- la enfermedad se curará más rápido aún o nunca se acercará.

Recuérdese que el espíritu alegre aumenta las endorfinas (hormonas del bienestar), mejora las defensas contra las infecciones y prolonga la vida.

Esto es de gran importancia en las personas mayores, considerando que muchas de ellas suelen vivir bajo un tinte depresivo y melancólico.

Con un carácter adecuado (optimista y equilibrado), ejercicio físico diario, y la toma de alimentos saludables con un suplemento racional (consentido por el médico) de vitaminas y minerales, la salud puede estar más asegurada.

La nutrición adecuada, el ejercicio físico regular con un cierto estímulo aeróbico y la higiene y control mental (unido, finalmente, a la práctica de actividades lúdicas y recreativas) son la base de la vida sana y del envejecimiento activo y saludable.

Esto constituye la guía sagrada de la longevidad, que todos deberíamos seguir.

Pero, sobre todo, aprende a valorar la bondad, la bondad de corazón…porque vale más que la inteligencia y la destreza (al menos, desde un punto de vista humanista, ético y espiritual).

Dice un proverbio, que, en la vida, quien pierde un techo gana las estrellas. Y, en realidad, así es.

Siempre hay un lado bueno en las cosas, incluso en las tragedias más disparatadas e inesperadas.

Pero hay que mirar, observar, valorar los acontecimientos negativos que nos depara la vida o los que vivimos en cada momento, con un talante (actitud) optimista y trascendente.

El tiempo y las oportunidades que nos presenta la vida son como el agua de un rio, que nunca podrás tocarla dos veces, porque ya pasó y nunca pasará de nuevo.

Recuerda aquellas golondrinas del poeta Jorge Manrique.

¡Ésas no volverán!

No desaproveches o rechaces las grandes oportunidades que te ofrece la vida, entre ellas la de viajar y conocer el mundo y otras gentes, pues, posiblemente no se volverán a presentar.

Educarse a sí mismo para mantener una mente abierta: a todos los acontecimientos, a todas las ideas y a todo lo que sucede a nuestro alrededor, es muy importante.

No te fijes o te apoyes en las apariencias y en las cosas efímeras y superficiales, porque éstas cambian o desaparecen con el paso del tiempo.

Es un error lamentable guiarse por las apariencias; ello alude al trato humano y al conocimiento y valoración de las personas, con inclusión de las personas mayores.

La sociedad actual esta llena de personas ficticias que cuidan muchísimo su imagen o apariencias externas.  Se da, sobre todo, entre los actores, cantantes, presentadores de ciertos programas de televisión de la prensa rosa o del corazón.

También se observa en las redes sociedades (influencers), y en el mundo de la moda.

¡Pero, cuidado, no conviene generalizar!

No busque a la persona perfecta (ni en tu familia, ni en el trabajo, ni en la asociación de mayores…) porque no existe.

El que busca un modelo de perfección en una persona se equivoca y el no alcanzar ese modelo de perfección puede producir malestar y frustración.

Según algunos autores la perfección es un objetivo móvil y, por tanto, inalcanzable.

Buscas, si lo deseas, a alguien que te valore como persona, no que te valore por tu autoridad, prestigio, riqueza, fama, poder… ya que, para apreciar bien a la persona, hay que intimar o penetrar afectivamente en su interior.

Si no la encuentras trata de disfrutar de tu propia soledad haciendo una autogestión mental y emocional positiva “más vale solo que mal acompañado”

Cree en Dios, independientemente del concepto que tengas de Él y trata de gozar de la vida y encontrar tu felicidad en todo momento.

Dios es omnipresente: esta en todo, en la esencia de la vida, en la naturaleza, en los seres queridos y en la propia felicidad humana…

La existencia de Dios es una necesidad – lo digo con mi mayor respeto a los no creyentes- ya que el hombre en este mundo se siente imperfecto, limitado, incompleto, angustiado, frágil y, a veces, perdido… y destinado más tarde o temprano a la muerte.

Alguien ha dicho: si Dios no existiera habría que crearlo. 

¡Que la salud y el bienestar te acompañen siempre!

Víctor López.

Redimensionar fuente
Modo contraste
www.mayoresudp.org utiliza cookies que permitirán mejorar tu experiencia como usuario y, en cumplimiento de la LSSI (LEY 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, modificada por el RD 13/2012 en su artículo 22.2),    Más información
Privacidad
Abrir chat