La Fundación Edad&Vida ha solicitado que se amplíe a las personas jubiladas la desgravación fiscal en el IRPF a los pagos asociados a mantenimiento de seguros de salud privados, además de poderse ampliar a otros colectivos vulnerables como personas con discapacidad o al resto de la población que tenga contratado un seguro privado.

La petición llega tras la reciente aprobación en el Congreso de los Diputados del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el próximo 2016, que ha incorporado en el trámite del Senado una enmieda presentada por PP y CiU que amplía de 500 a 1.500 euros la cuantía deducible en el IRPF por pagos efectuados a seguros privados de salud para trabajadores autónomos con discapacidad en régimen de estimación directa y para asalariados con discapacidad que sean beneficiarios de un seguro sanitario de empresa.

La Fundación Edad&Vida apoya esta medida, pero entiende que este incentivo fiscal podría ampliarse a otros colectivos vulnerables como los jubilados, o el conjunto de personas con discapacidad en general, ya que muchas de ellas están en situación de dependencia y tienen un alto gasto en atención sanitaria.

Además, la fundación opina que una mayor penetración del seguro privado de salud permitiría mejorar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, aliviando la presión y los costes sobre el mismo, y mejorando los servicios a la población.