El Defensor del PuebloFrancisco Fernández Marugán, ha intervenido este martes 19 de junio en el Pleno del Senado para presentar el Informe Anual de la Institución correspondiente a 2017.

Fernández Marugán ha expuesto el trabajo realizado por el Defensor y ha reclamado “un avance en la protección social de los colectivos más vulnerables y la adopción por parte de los poderes públicos de medidas integrales, como el Ministerio de la Soledad británico, para hacer frente al problema de la Soledad no deseada”, un problema que en palabras de Fernández Marugán “afecta a cientos de miles de personas en España”. En este sentido ha recalcado que “es imprescindible abrir un debate político y social” sobre este asunto.

En este sentido, el Defensor del Pueblo considera urgente adaptar el sistema social “para dar una respuesta adecuada a los retos que plantea una sociedad cada vez más envejecida”. Según ha explicado, “hay que revisar las pautas de actuación en la atención social para ofrecer las ayudas que precisan las personas mayores y sus familias e intentar un modelo en el que las personas de la tercera edad puedan permanecer el mayor tiempo posible en su entorno”.

Desde el punto de vista de la problemática de las personas mayores quiso hablar sobre la dificultad que tiene el colectivo para acceder al servicio asistencial recogido en la Ley de Dependencia. ” El sistema actual no tiene capacidad para incorporar en un plazo razonable a las casi 300 000 personas a las que les han reconocido como dependientes pero no les han aprobado ningún tipo de prestación”.

En este sentido habló sobre otra de las problemáticas a las que se enfrenta el colectivo para acceder al servicio asistencial: “cuando te valoran la condición de dependiente pero no recibes la prestación reconocida, bien porque no hay recursos o bien por insuficiencia crediticia”.

Como bien reflejó el Defensor del Pueblo, esa problemática se traduce en un fenómeno muy complicado pero fácil de entender: “hay listas de espera que indican que difícilmente algunas de estas personas podrán acceder a una plaza en un tiempo razonable”. “Hay un problema de financiación que deberíamos ser capaces de resolver mediante la colaboración entre la Administración General del Estado y las comunidades autónomas”.

Por otra parte, Fernández Marugán  insistió en la necesidad de revisar el actual modelo de copago farmacéutico para ampliar la protección de los colectivos vulnerables y garantizar que estas personas puedan acceder a los medicamentos que precisan. “Hoy, los porcentajes de aportación para los pensionistas de la Seguridad Social y sus beneficiarios son excesivos y perjudican a muchos pacientes en situación de vulnerabilidad”, ha aseverado.

Asimismo, también habló sobre  otra de las problemáticas a las que se enfrentan las Personas Mayores: El funcionamiento de las residencias y la calidad del servicio ya que “afecta a la a la condición de vida de los mayores”. “Nos llegan quejas de los usuarios, es decir, de las personas mayores, de sus familiares y de los trabajadores de los centros, y todas ellas tienen un leitmotiv: la escasez de personal y de medios para prestar una adecuada atención a los mayores”.

Asimismo, ha alertado sobre la situación de soledad no deseada en la que viven muchos mayores y ha señalado que “falta una radiografía precisa del alcance de este problema” que algunas fuentes sitúan en el millón y medio de personas afectadas. Por ello, ha recalcado, “es imprescindible abrir un debate político y social” sobre este asunto.

Durante su intervención ha querido recordar las palabras de Jo Cox, diputada laborista británica asesinada en un acto terrorista en el año 2016: “No viviré en un país en el que miles de
personas tengan vidas solitarias olvidadas por el resto de nosotros”, para añadir a título personal “yo no quiero tampoco vivir en un país que olvida a los mayores que están solos”.