El responsable de Economía del PSOE, Jordi Sevilla, ha declarado al diario ABC que en su programa de cara a las próximas elecciones generales se propone un impuesto que ayude a financiar el sistema de pensiones, y aparca su idea de bajar cotizaciones sociales. «Discutiremos la creación de un impuesto para financiar la Seguridad Social en el Pacto de Toledo. En Francia existe, se trata de la contribución social generalizada, es el modelo que más me gusta porque te permite actuar sobre una cesta de impuestos. El problema es que en esta legislatura el Gobierno se ha “comido” la mitad del Fondo de Reserva y el déficit de la Seguridad Scoal ha pasado de más de 1.000 millones a 10.000 millones. Hace dos años eso no se contemplaba, cuando yo defendía bajar las cotizaciones», explica.

Su intención es que este impuesto desvíe la carga fiscal de empresas y trabajadores hacia otros colectivos o actividades. Sin embargo, el desafío es que cada vez habrá más pensionistas en el sistema. El exministro no es partidario de que el sistema asegure una subida mínima del 0,25% de las pensiones como ahora ocurre, pero afirma que el compromiso que lleva en el programa es que se mantendrá el poder adquisitivo de los jubilados con el PSOE. «Es necesario vincular más la financiación de las pensiones al nivel general de riqueza del país», apunta.

Tras ser asesor en la consultora PricewaterhouseCoopers, Sevilla ha vuelto para diseñar el programa económico del PSOE. «Crecer y repartir» es el lema que marca. ¿Cuáles serán las medidas que aprobará el PSOE? En conjunto, conseguirán que en 2019 se recauden 25.000 millones más que en 2015: 10.000 millones por la lucha contra el fraude y los otros 15.000 millones en subidas de impuestos. A ello se le sumarán los ingresos adicionales por lamejora del ciclo económico, que el PSOE calcula que ascenderá a un alza del 2,5% del PIB anual en los próximos ejercicios.