La población mundial está envejeciendo rápidamente. En España, el grupo de edad más numeroso es el de mayores de 60 años, y las previsiones futuras indican que el incremento de este grupo alcanzará los 17,5 millones de personas en 2050.

Lo que tradicionalmente ha sido concebido como una amenaza es en realidad una oportunidad para estimular la actividad empresarial y el desarrollo económico. Para ello, se requiere conocer las características y hábitos de comportamiento de esta población que inciden directamente en su impacto económico.

El Estudio sobre Economía del Envejecimiento tiene como objetivo aportar una panorámica actualizada y estadísticamente rigurosa, analizando este perfil en base a 6 ejes clave:

Nuevas tecnologías Las nuevas tecnologías de la información se han abierto camino en la totalidad de las actividades que realizamos a diario, lo que ha provocado un cambio muy importante en la forma de relación con los demás, la disponibilidad de información, nuestra toma de decisiones sobre qué bienes o servicios a adquirir y la forma de hacerlo.  Los mayores ¿se han incorporado a este cambio? Es importante analizar el grado de adopción de las tecnologías de  la información por parte de este colectivo, el uso que hacen y las diferencias que se aprecian en relación al estrato joven y maduro de la población.

Hábitos de compra Conocer y entender los hábitos de compra de los consumidores es una cuestión clave para disponer de un tejido empresarial competitivo. Pese a que el segmento de personas mayores representa un mercado importante y en crecimiento, aún no recibe la atención precisa por parte de las empresas. Es interesante analizar su comportamiento y sus costumbres a la hora de adquirir productos, como en qué formatos comerciales lo hacen, cuánto tiempo dedican o, en general, a qué aspectos del producto le dan una mayor importancia.

Viajes y ocio El segmento de personas mayores tiene un interés cada vez más importante para la industria de viajes y ocio, tanto por el volumen de negocio que representa como por la facilidad para hacer contrataciones más regulares a lo largo del año al disponer de un tiempo no condicionado a periodos laborales y de vacaciones. La comprensión del segmento requiere conocer sus preferencias y criterios que utilizan para tomar sus decisiones sobre destino turístico y alojamiento contratado.

Emprendimiento Las personas mayores cuentan con una experiencia laboral muy valiosa y, en muchos casos, una predisposición a participar activamente en organizaciones sociales y apoyando también las iniciativas empresariales, lo que puede redundar tanto en un mayor bienestar social como personal del mayor.

Calidad de vida Evidentemente la calidad de vida está asociada a la salud y a la situación económica de la persona, pero existen otros aspectos a tener en cuenta, como puede ser el tiempo libre del que se dispone, las relaciones sociales o, incluso, el apoyo familiar. En este sentido, es interesante analizar comparativamente la calidad de vida que disponen nuestros mayores teniendo en cuenta no solo su capacidad adquisitiva sino también su autonomía y sus relaciones personales.

Satisfacción La satisfacción de una persona está ligada a aspectos como la salud, la economía, etc. Pero también existen otros aspectos que deben ser valorados como la consecución de los logros u objetivos vitales, lo que influye de forma directa a la hora de sentirse feliz o no. En este sentido, es preciso analizar  el grado de satisfacción y de felicidad que tiene el segmento de personas mayores para tratar de conocer de qué aspectos depende y cómo se puede incrementar.

Descarga completo el Estudio sobre Economía del Envejecimiento Descargar