Hasta el 22 de enero, el museo Thyssen de Madrid exhibe Renoir. Intimidad, una retrospectiva que recorre la obra del artista francés a través de 75 obras procedentes de museos y colecciones de todo el mundo como el Art Institute de Chicago, el Museo Pushkin de Moscú, el J. Paul Getty de Los Ángeles, la National Gallery de Londres o el Metropolitan de Nueva York. La muestra se divide en seis apartados que abarcan las distintas etapas de su obra. Esta exposición destaca el papel central que ocupan las sensaciones táctiles en los lienzos de Pierre-Auguste Renoir, y que pueden percibirse en las distintas etapas de su trayectoria y en una amplia variedad de géneros, tanto en escenas de grupo, retratos y desnudos como en naturalezas muertas y paisajes. La muestra del Thyssen ha sido duramente criticada por la prensa especializada, que la ha calificado de “banal”, “frívola” e insuficiente, dado el poco número de obras que presenta.

Mención aparte merece la soberbia muestra que también dedica la Fundación Mapfre de Barcelona al mismo artista. Se trata de Renoir entre mujeres. Del ideal moderno al ideal clásico, una exposición que despliega 40 obras del artista de las 70 que aportan los museos parisinos de Orsay y de la Orangerie. Se exhiben además 30 lienzos de Van Gogh, Cézanne, Degàs o Picasso, junto a trabajos de los catalanes Ramón Casas, Santiago Rusiñol o Carles Casagemas, que pintaron los mismos escenarios de Montmartre que Renoir. Por la calidad de las piezas exhibidas, la antológica, comisariada por Paul Perrin, conservador de pintura del Museo de Orsay, es claramente superior a la que organiza el Thyssen. Tan sólo la posibilidad de poder contemplar el  Bal du Moulin de la Galette (1876) una pintura que ha salido sólo en cinco ocasiones del Musée d ́Orsay, en París: a Nueva York, Sant Petersburg y Tokioy dos veces a Barcelona, una en 1917, y la segunda ahora.

Clara Peeters, la primera mujer a la que el Museo del Prado dedica una individual.  Es muy poco lo que se sabe ella. Que vivió en Amberes. Que nació hacia 1594 y que comenzó a pintar muy tempranamente. Su primera obra conocida, Bodegón de galletas, está fechada en 1607; entonces ella tenía catorce años de edad. Se trata de Clara Peeters, la primera mujer a la que el Museo del Prado dedica una exposición individual. La exhibición que llega a Madrid proviene del Museum Rockoxhuis de Amberes, donde se expuso la obra de esta pintora flamenca especializada en bodegones y una de las pocas mujeres artistas activas en Europa durante la primera mitad del siglo XVII. Su estilo, minucioso y detallista, se ha hecho característico para los estudiosos, acaso por una singularidad: la presencia de pequeños autorretratos en miniatura hechos por Peeters en los reflejos de las copas de algunos de sus bodegones. En sus composiciones abundan los objetos de metal o cerámica, casi siempre junto a manjares y flores, sin apenas superponerse. Y es justamente en esos objetos es donde ella se autorretrata. Ahí -en el filo de esas formas- está el lugar que Peeters elige para atestiguar su paso por ese momento y por esa pintura. Ella es, al mismo tiempo, objeto y sujeto de la pintura.

Joaquín Torres García en el Museo Picasso de Málaga. Tras ser exhibida en el MoMa y la Fundación Telefónica, el Museo Picasso de Málaga presenta la muestra Joaquín Torres-García: Un moderno en la Arcadia, la cual permanecerá abierta al público hasta el 5 de febrero de 2017. La exposición está organizada por el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), en colaboración con la Fundación Telefónica. Su diseño y coordinación está a cargo de Luis Enrique Pérez-Oramas, comisario de arte latinoamericano del MoMA y responsable de la muestra original que se exhibió en el museo neoyorquino en otoño del año pasado. Aquella fue la primera retrospectiva que se dedicaba al uruguayo enEstados Unidos después de 45 años. La que se exhibe ahora en España es la primera que se organiza en España desde la década de los años noventa. La exposición recorre toda la obra de Joaquín Torres-García (Uruguay, 1874-1949) a través de una selección de más 170 piezas procedentes de hasta 70 coleccionistas públicos y privados. La exposición en el Museo Picasso Málaga incluye una correspondencia inédita que mantuvieron Torres-García y Picasso.

Francis Bacon: de Picasso a Velázquez . El Museo Guggenheim Bilbao ha organizado una exposición en la que confronta al pintor británico Francis Bacon con los grandes maestros de la pintura española y francesa que inspiraron su obra. La muestra, comisariada por el historiador Martin Harrison, autor del Catálogo Razonado sobre Francis Bacon, exhibe sus obras desde sus inicios en 1929 hasta las últimos que creó antes de su fallecimiento en abril de 1992 en Madrid. Francis Bacon: de Picasso a Velázquez, ofrece al espectador medio centenar de obras del artista británico, muchas de ellas que no se han visto nunca en España hasta ahora, junto a otras 25 de maestros clásicos y recientes de la pintura:

Miralda en el MACBA. Hasta el 9 de abril de 2017, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) exhibe la muestra Miralda Madeinusa, una muestra que reúne por primera vez la totalidad de los 14 proyectos que el artista conceptual catalán desarrolló en EEUU. La exposición abarca los trabajos realizados por Miralda desde 1972 hasta finales de los 90 y se extiende a lo largo de seis salas del edificio Meier, además de la Capella del MACBA, donde se expone su instalación Santa Comida (1984-1989). La exposición en el MACBA incluye Honeymoon Project (1986-1992), un extenso trabajo artístico basado en la boda metafórica de la Estatua de la Libertad en Nueva York y el monumento a Cristóbal Colón en el puerto de Barcelona. Además, la muestra recrea, por primera vez, algunos espacios del mítico y emblemático “El Internacional Tapas Bar & Restaurant”, que en los años 80 Miralda convirtió, junto a Montse Guillén, en el primer restaurante auténtico de tapas en Estados Unidos, como parte de un experimento integrado de cocina y arte al que asistieron comensales como Andy Warhol y Robert de Niro.

Marcel Broodthaers  en el Reina Sofía. El Museum of Modern Art de Nueva York y el Museo Reina Sofía han organizado una de las retrospectivas más completas dedicadas al artista belga Marcel Broodthaers (1924-1976). La producción artística de Broodthaers durante las décadas de los años sesenta y setenta del siglo XX, lo situó como uno de los artistas más importantes del panorama internacional, La exposición, que plantea un recorrido por las múltiples facetas de este artista mediante la selección de un conjunto de aproximadamente 300 obras representativas de su práctica artística. Tras un trabajo inicial dedicado a la poesía, la crítica periodística y la fotografía, Marcel Broodthaers decide en 1964 convertirse en artista visual. A partir de entonces, se percibe en toda su obra una preocupación por dar respuesta a las preguntas básicas de las artes plásticas, cuestionándose la idea de representación y la producción de significado a través del uso de sistemas de conocimiento existentes.

Hitchcock en La Gran Vía madrileña. La Fundación Espacio Telefónica acoge Hitchcock, más allá del suspense, una muestra comisariada por Pablo Lorca que aborda los aspectos más relevantes de la vida y obra del cineasta, desde sus iconos cinematográficos hasta el juego visual de los trampantojos o cómo rompía los códigos de la censura y promocionaba sus filmes. A lo largo de cinco secciones, la exhibición presenta su proceso de creación y lenguaje cinematográficos con fotogramas ampliados y secuencias de sus largometrajes, storyboards, bocetos de decorados, vestuario y peluquería, carteles, fotografías, revistas y vestidos. El director, que se trasladó a Hollywood en 1939, reflejó una conciencia de su época y la atmósfera artística y cultural que rodeaban a sus filmes que recoge la sección Hitchcock y su tiempo, el arte y la arquitectura. Los secretos y las formas de engañar al espectador que tenía el creador de Psicosis  o Los pájaros se revelan en El revés de la trama: Hitchcock, las apariencias y los trucos.La exposición, abierta hasta febrero, subraya “su dimensión como autor”, según el comisario, quien procura destacar los muchos ángulos y posibilidades del personaje y la potencia de sus imágenes, que influyeron en cineastas posteriores como David Lynch o Brian de Palma.

]]>