La Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de la Comunidad de Madrid (FAMMA-Cocemfe Madrid) denuncia que circular por la red de Cercanías de la Comunidad de Madrid supone enfrentarse a situaciones de riesgo que ponen en peligro la integridad física de los viajeros con movilidad reducida, teniendo en cuenta que más del 75% de las estaciones de la red aún no cuentan con las debidas medidas de accesibilidad universal y presentan carencias importantes en esta materia, sin que Renfe ni ADIF, como responsables de esta situación, tomen medidas para paliar la situación.

Precisamente, los usuarios de silla de ruedas denuncian no solamente que no es posible circular de manera autónoma por la red de Cercanías, sino que deben hacer frente a situaciones que atentan contra su propia seguridad e integridad, al tener que enfrentarse a rampas con pendientes excesivas, andenes que no cuentan con las medidas de accesibilidad oportunas o a huecos peligrosos entre los andenes y los vagones que hacen imposible realizar la transferencia de la estación al tren de forma segura y cómoda.

En este sentido, los viajeros constatan con frecuencia que la separación que existe en las estaciones de cercanías entre los trenes CIVIA y la plataforma del andén hace imposible subirse y bajarse del vagón de forma segura y sin ayuda de otra persona. Asimismo, las pestañas escamoteables suponen, en ocasiones, un escalón insalvable para acceder al tren.

Por todo ello, la Federación reitera que de nada valen las inversiones en accesibilidad universal, si no se realizan de forma planificada y adecuada para que los usuarios con movilidad reducida puedan hacer uso de las instalaciones de la red de Cercanías y de este medio de transporte no solamente de forma autónoma, sino con total seguridad, confort y fiabilidad.

Estaciones de Cercanías como las de Atocha, Nuevos Ministerios, Ciempozuelos o Majadahonda son algunas de las que, entre muchas otras, presentan problemas de accesibilidad para los usuarios con movilidad reducida, tanto en lo relativo a la implementación de medidas de accesibilidad, como a la configuración de los andenes con respecto a los trenes.

También es importante reseñar que ninguna de las algo más de 100 estaciones de Renfe Cercanías de la Comunidad de Madrid cumplen al 100% con los requisitos de accesibilidad universal.

En el marco de la estrategia #accesibilidadobjetivo2017 de FAMMA, la organización ya denunció el lamentable estado de la estación de Cercanías de Majadahonda y también las deficiencias de accesibilidad de Atocha, y seguirá reclamando que se adopten todas las medidas de accesibilidad para garantizar que las Personas con Movilidad Reducida (PMR) puedan hacer uso de forma segura y autónoma de la red de Cercanías.