El primer punto de esta guía que debes recordar es que, para oír bien, no vale cualquier aparato. Solo los dispositivos de calidad te ayudarán a recuperar la audición con total garantía. Aprende a diferenciar los audífonos de los simples amplificadores  y ya habrás avanzado mucho en la búsqueda del aparato perfecto para tus oídos.

Una vez tengas claro este punto podrás pasar a la siguiente fase, es decir, a descubrir los tipos de audífonos que existen. Estos varían según sea el grado de pérdida auditiva de cada paciente y se diferencian principalmente en su diseño, en la manera de colocarlos en el oído y en la potencia que tienen.

Para las personas con pérdida de audición grave o profunda los expertos recomiendan el uso de los audífonos retroauriculares BTE. Como indica su propio nombre (Behind The Ear son sus siglas en inglés), estos se sitúan detrás de la oreja, donde queda la carcasa con todos sus componentes electrónicos, incluido el auricular. Los BTE funcionan gracias a un tubo de pequeño tamaño que conduce el sonido hasta un molde hecho a medida y adaptado al canal auditivo de cada persona.

Por otro lado, están los audífonos retroauriculares RIC (Receiver In The Canal), con un tamaño menor que los BTE. Esto se debe a que en este modelo el auricular se aloja dentro del canal del oído, mientras que el amplificador y el micrófono quedan recogidos en una pequeña carcasa tras la oreja.

Las personas con un grado de sordera leve o moderado encontrarán la solución perfecta a su problema de audición en los audífonos intracanales. Estos aparatos se diseñan siempre a medida del canal auditivo del paciente y tienen la ventaja de quedar casi invisibles a la vista, por lo que son la mejor opción para los pacientes más presumidos.

Los dispositivos intracanales se dividen a su vez en otras dos clases de audífonos: los ITC (In The Canal) y los CIC (Completely In The Canal). Los ITC son los más potentes debido al mayor tamaño tanto de sus pilas como de su auricular y se introducen fácilmente dentro del oído. Por su parte, los CIC son, con diferencia, los audífonos más pequeños, ya que están diseñados para alojarse completamente en el interior del canal auditivo.

Ahora que ya conoces un poco más sobre el mundo de los audífonos y todas las ventajas que tienen estos aparatos, es el momento de mejorar tu calidad de vida gracias a ellos. Si además tienes alguna duda sobre cómo cuidarlos, visita estos vídeotutoriales y descubre cómo limpiarlos correctamente, cómo poner y quitar su pila o cómo cambiar de un programa de audio a otro. Tan solo tendrás que seguir paso a paso las instrucciones que te dan sus expertos audioprotesistas.