El Banco de España y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones han elaborado esta Guía de acceso a la hipoteca inversa que trata de orientar a la clientela interesada en este producto, que no deja de ser una modalidad de préstamo hipotecario.

El objetivo de la Guía es aclarar posibles dudas e interpretaciones de aquellos consumidores que se planteen acudir a esta vía de financiación, probablemente menos conocida y popular —al menos, hasta la fecha— de lo que es el préstamo hipotecario ordinario, básicamente por estar dirigida a un sector limitado de población, basándose en criterios muy particulares, como, por ejemplo, la edad del solicitante.

Previamente a abordar la naturaleza, las modalidades y los aspectos que se deben tener en cuenta antes de suscribir este producto, conviene que el lector tenga presentes tres aspectos: En primer lugar, que la hipoteca inversa, como se verá, puede llegar a revestir cierta complejidad financiera, dependiendo de la modalidad por la que se opte.

En segundo lugar, que esa complejidad está inversamente relacionada con la edad del contratante, ya que, en último término, la duración del contrato se establece por el tiempo remanente de vida y este, aun siendo incierto, viene determinado por la edad. Esta circunstancia es especialmente significativa en el caso de las personas con discapacidad, que, normalmente, se podrán plantear esta alternativa financiera a una edad más temprana.

Y, finalmente, que extiende sus efectos más allá de la persona que decide contratarlo, en la medida en que puede afectar a herederos.

Guía de acceso a la hipoteca inversa