Help Age Internacional ha difundido un informe en el que alerta sobre la desigualdad de género que se acentúa con la edad.

para la organización existe un claro reconocimiento sobre la importancia de alcanzar la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, que también incluyen las políticas de la UE y de cooperación al desarrollo a nivel global. Sin embargo, los derechos de las personas mayores son muchas veces olvidados; a pesar de que actualmente el mundo está envejeciendo muy rápido y el número de personas mayores de 60 años pueda llegar a alcanzar los 1.400 millones para 2030, representando el 16,5% de la población mundial. Las mujeres de 50 años en adelante suelen ser ignoradas a la hora de recoger datos, aunque representen el 24% de las mujeres a nivel global. Las mujeres mayores superan en número a los hombres mayores y, sin embargo, tienen más posibilidades de vivir solas y en la pobreza.

En el actual contexto de cambio demográfico y desde la perspectiva de los derechos humanos, entender la desigualdad de género de la población mayor es decisivo para cumplir eficientemente con las intervenciones para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Este Informe explica diferentes cuestiones sobre la desigualdad de género en las personas mayores y analiza cómo está trabajando y actuando la política externa y de desarrollo de la UE con respecto a la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Proporciona recomendaciones sobre cómo estas políticas se pueden implementar de forma que beneficien a todas las personas mayores.

Conclusiones y recomendaciones

La red europea de HelpAge insta a la UE a tener en cuenta el envejecimiento global y a enfocar de manera urgente la atención sobre la discriminación hacia la población mayor en su trabajo sobre la igualdad de género y en el empoderamiento de la mujer.

Los objetivos ambiciosos del Plan de Acción para la Igualdad de Género ofrecen oportunidades para que la UE incluya aún más a los mayores en su cooperación al desarrollo y traten las discriminaciones de género en todas las etapas de la vida.

  • Instamos la Comisión Europea y al Servicio Europeo de Acción Exterior a que asegure la competencia y los recursos suficientes para habilitar el Plan de Acción para la Igualdad de Género, teniendo en cuenta los compromisos que hacen particularmente las personas mayores o que afectan especialmente a los mayores.
  • Instamos al Parlamento Europeo a examinar detenidamente la implementación del Plan de Acción y garantizar su plena atención en todas las etapas de la vida. Nuevo enfoque para fortalecer la ayuda humanitaria

La DG ECHO ha sido pionera en su propuesta de ayudar a través de ayuda humanitaria a los sectores más vulnerables en relación al género y la edad.

Se reconoce que el impacto de las crisis no es neutral con respecto al género o la edad, y para asegurarse que la ayuda sea eficaz, la asistencia humanitaria debe abordar las necesidades de las niñas, los niños, las mujeres y los hombres de todas edades

La DG ECHO pide que este enfoque se tenga en cuenta en todas las operaciones humanitarias que se lleven a cabo y se realice de manera transversal y através de acciones concretas y bien orientadas.

Para apoyar esta propuesta, en 2014, la DG ECHO introdujo el Marcador de Género-Edad como una herramienta para evaluar e investigar las intervenciones humanitarias y analizar cómo se estaba trabajando en cuanto al género y la edad. Este hecho es un paso muy importante dentro de la política exterior de la UE, ya que reconoce que el factor de la edad no puede desvincularse del género a la hora de realizar la evaluación, la implementación y el control de las intervenciones.

  • Instamos a la Comisión Europea y a los Estados Miembros de la UE a indagar cómo mejorar la aplicación de los marcadores de género, garantizando una integración completa de la edad de acuerdo con la propuesta hecha desde la DG ECHO siguiendo el marcador de Género-Edad.

La UE ha reafirmado los compromisos en una serie de marcos internacionales clave relacionados con los derechos de la mujer y se posiciona como un defensor poderoso a nivel global con respecto a estas cuestiones.

  • Instamos a la UE y a sus Estados Miembros a desempeñar un papel activo a la hora de fomentar una mayor acción global para abordar el fracaso en la implementación de marcos internacionales en cuanto a los derechos de las mujeres mayores.

El fracaso continuo en la recogida de información sobre la tercera edad y la falta de evidencia en cuanto a temas de género representan una barrera importante a la hora de aplicar estos marcos de la UE y del mundo eficientemente.

Instamos a la UE y a sus Estados Miembros a:

  • que sea imprescindible la recopilación y el análisis de información desagregada por sexo y por edad en todos los contextos, e invertir, donde sea necesario, en el aumento de datos para garantizar que sean fiables en todas las etapas de la vida.
  • tener en cuenta la discriminación interseccional y acumulativa en los análisis contextuales sobre género.
  • eliminar el límite superior en los indicadores de edad, incluyendo indicadores específicos sobre violencia contra las mujeres.