Cambio climático

¡ÚNETE A JUVENTUD POR EL CLIMA!

«Nos encontramos en un momento clave de nuestra historia. Hemos de escoger entre políticas que no respetan los derechos fundamentales de las personas y que agreden nuestro entorno o bien elegir dar un paso al frente y exigir medidas que mejoren la calidad de vida de la ciudadanía, que respete nuestro medioambiente y que no pongan en peligro nuestro futuro». Así comienza el llamamiento lanzado en nuestro país por Juventud por el clima (JxC) en el que convocan a la huelga climática del viernes 15 de marzo.

Una llamada internacional a movilizarse contra el cambio climático secundada también por la juventud española. A la huelga están convocadas todas las universidades e institutos. El Sindicato de Estudiantes también se ha sumado e incluso algunas asociaciones de padres.

 

«Necesitamos ponernos en marcha desde ya, pues las consecuencias del cambio climático en nuestro país son claramente visibles, la posibilidad de que el nivel global del mar suba tres metros de aquí al año 2100 es real, el 74 por ciento del suelo español está en proceso de desertificación y se prevé que un 20% de lo que hoy está a salvo se verá en riesgo dentro de 50 años. A su vez la acidificación del océano y el cambio que están experimentando las corrientes marinas está modificando la distribución de las especies, y el impacto del aumento de la temperatura y de las emisiones de CO2 está desencadenando alteraciones en el régimen de vientos, afloramientos o evaporación del agua con resultados preocupantes. La entrada de especies invasoras está destruyendo la biodiversidad de nuestro país debido a las nuevas condiciones climatológicas, incluidos nosotros con la entrada de nuevos microorganismos que debido al cambio climático vienen del norte de África y nos provocan nuevas enfermedades para las que no estamos preparados.

Sin duda, la juventud lo tiene claro: «Nos jugamos mucho, nos jugamos nuestro futuro. Si los políticos no hacen nada, haremos que nos oigan. La situación es extrema: la crisis ecológica se ha agudizado en los últimos años, y ya no hay rincón del Planeta que sea ajena a esta urgencia. El coste de la pasividad es enorme. Hace falta cambios profundos en un modelo económico cuya principal víctima somos nosotros mismos. Y para ello la movilización es imprescindible, pero también lo es que se tomen las medidas para frenar el deterioro ecológico». En  su manifiesto también citan  a Naomi Klein, periodista y autora de autora de «No Logo» , «La doctrina del shock» o «Esto lo cambia todo. El capitalismo contra el clima»: “No se trata solo de cambiar las bombillas, sino el modelo económico”.

Para Alianza por el Clima, el movimiento ecologista y de cooperación al desarrollo, ciencia e investigación y consumidores hay que recordar que la evidencia científica señala al cambio climático como la principal amenaza para el planeta Tierra y nuestros medios de vida, y que disponemos de un plazo tan limitado para frenarlo que todas las acciones cuentan.

Accede al mapa de las movilizaciones mundiales

¿Cómo comenzó las huelgas estudiantiles por el clima?

El pasado agosto, Greta Thunberg, una adolescente sueca de 16 años, cansada de la inacción de los gobiernos, comenzó su propia huelga escolar en las puertas del Parlamento sueco pidiendo a los partidos políticos que actuaran con urgencia para frenar el cambio climático. Después, en la 24ª conferencia sobre cambio climático organizada por la ONU en Katowice (Polonia), propagó un discurso increíblemente inspirador que  con el paso de los meses,  ha ido multiplicando por todo el mundo.

«En el año 2078 celebraré mi 75 cumpleaños. Si tengo hijos(as) quizá pasen ese día conmigo, quizá me pregunten sobre vosotros(as), quizá me pregunten por qué no hicisteis nada mientras aún había tiempo de actuar. Decís que amáis a vuestros(as) hijos(as) sobre todas las cosas, y sin embargo les robáis su futuro en frente de sus propios ojos».

De esa manera, Greta Thunberg ha inspirado a miles de estudiantes que desde agosto de 2018, han estado en huelga frente a 300 parlamentos y ayuntamientos en más de 30 países en todo el mundo, para la concienciación no sólo de la ciudadanía, sino también de los responsables políticos.. Su generación se ha contagiado de justicia climática. Cada viernes, estudiantes se han ido sumando a lo que llaman las huelgas por el clima o los viernes por el futuro, #FridaysForFuture.

 

Es inspirador ver conformarse un movimiento global con una capacidad extraordinariamente rápida para visibilizar demandas para su futuro. Compartiendo los argumentos de Juventud por el Clima, desde la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España, animamos a todas personas asociadas a UDP y a la ciudadanía en general a sumarse a las movilizaciones convocadas en nuestro país y que pueden ser consultadas en este enlace. La lucha contra el cambio climático no puede esperar.

Apostamos por su futuro.

 

 Fridays for Future.