Las personas mayores son más felices Un estudio de la universidad Stony Brook de Nueva York concluye que a partir de los 50 los adultos experimentan menos estrés, por lo que, generalmente, son más felices. La experiencia acumulada hace también que las personas mayores controlen mejor su ira y tengan más capacidad para gestionar sus emociones. Esto significa que su capacidad de divertirse aumenta. No obstante, nuestras preocupaciones no desaparecen totalmente cuando llegamos a la edad longeva, ya que los achaques de salud son una constante durante esta etapa. Lo que sí parece evolucionar es la actitud frente a la vida. Es este el motivo por el que se afirma que las personas mayores son más felices, incluso, que cuando tenían 20 años. Los prejuicios en contra de la edad han ido desapareciendo. Ahora las personas maduras aprovechan sus años de sabiduría para disfrutar más sus días. Satisfacen sus deseos de aprender cosas nuevas, están mejor adaptadas físicamente para el cuidado de sus nietos, etc. No cabe duda de que las personas mayores tienen la ventaja de contar con la experiencia y el aprendizaje de toda una vida. Esto les permite aprovechar cada minuto al máximo y ser más felices que las personas más jóvenes. Y es que, al fin y al cabo, la felicidad parece más una cuestión de actitud que de números. Más información en el blog www.movimientoencasa.es]]>