Proyecciones de población 2016 2066, se avanza que el porcentaje de población de 65 años y más, que actualmente se sitúa en el 18,7%, alcanzaría el 25,6% en 2031 y el 34,6% en 2066. En los 15 próximos años España perdería 552.245 habitantes (un 1,2%), lo que situaría su población en 45,9 millones de personas en 2031. Dentro de 50 años, el descenso sería de más de 5,3 millones de habitantes (un 11,6%). De esta forma, la población se reduciría hasta 41,1 millones en 2066. Por otro lado, la esperanza de vida al nacimiento alcanzaría los 83,2 años en los varones y los 87,7 en las mujeres en 2031, lo que supone una ganancia respecto a los valores actuales de 3,3 y de 2,3 años, respectivamente. En 2065, de mantenerse la tendencia actual, la esperanza de vida de los hombres superaría los 88,5 años y la de las mujeres los 91,6 años. De la misma forma, una mujer que alcanzase la edad de 65 años en 2065 viviría en promedio otros 28,2 años más (25,1 en los hombres), frente a los 22,7 años de supervivencia actuales (18,8 para los hombres). La población se incrementaría en la mitad superior de la pirámide de población. De hecho, todos los grupos de edad a partir de los 70 años experimentarían un crecimiento de efectivos.

Las funerarias, negocio de futuro

A pesar de la pérdida de población y la mayor esperanza de vida, el número de defunciones seguiría creciendo como consecuencia del envejecimiento poblacional. Así, en el periodo 2016-2030 se llegarían a registrar casi seis millones y medio de defunciones, un 12,7% más que las observadas en los 15 años previos (2001-2015). En el año 2031 se producirían 452.026 fallecimientos entre los residentes en España y en 2065 se llegaría a 595.979 defunciones (frente a los 420.018 del año 2015). Ante el descenso de la natalidad y el envejecimiento poblacional, en España habría más defunciones que nacimientos (saldo vegetativo negativo) durante los 50 próximos años. La Proyección de hogares 2016 2031 nos muestra que los hogares en los que vive una sola persona mostrarían un mayor incremento en los 15 próximos años, tanto en valores absolutos como relativos. En 2031 se sobrepasarían los 5,5 millones de hogares unipersonales (el 28,6% del total de hogares), con un incremento del 19,8% respecto a principios de 2016. El número de personas que viven solas pasaría de representar el 9,9% de la población total en 2016, al 12,0% en 2031. La mayoría de estos hogares serían de personas mayores de 65 años. Todos estos datos invitan a la reflexión, y despiertan inquietudes ante las pocas iniciativas políticas de peso que se han puesto en marcha hasta ahora. El envejecimiento poblacional cambiará este país de arriba a abajo. En todos los ámbitos y desde cualquier perspectiva que se observe. Se trata de una cuestión de Estado que debe ser tenida en cuenta en cualquier planificación económica, educacional, cultural, laboral, sanitaria, de planificación de las ciudades y los pueblos… que se lleven a cabo en adelante.]]>