Cuando el oído y todas las partes que lo forman no funcionan como deberían es una manera de avisarnosde que algo no está bien en nuestro sistema auditivo. Nuestra salud auditiva puede verse afectada por el paso del tiempo o por el contacto con agentes externos como el agua o la humedad. En esos casos se produce la llamada pérdida auditiva, una disfunción de nuestra capacidad auditiva.

Ante los casos de pérdida auditiva, es importante la exploración de un especialista. Tras valorar el estado de la audición del paciente, el audioprotesista será quien decida el tipo de solución necesaria para corregir esa pérdida auditiva.

En ese momento es imprescindible conocer la diferencia entre audífonos y amplificadores. Puede parecer que presentan características similares, pero la realidad es que debemos tener muy clara la diferencia porque los amplificadores no son audífonos y pueden perjudicar a nuestro oído.

Los audífonos son productos sanitarios creados para mejorar nuestra salud auditiva. Son los productos indicados para corregir la pérdida auditiva y para volver a oír bien. Un audífono se encarga de regular el sonido para que el sonido entre en el canal auditivo con la mayor calidad posible. Estos dispositivos ofrecen unas prestaciones que los amplificadores no ofrecen y funcionan muy bien para corregir los casos de pérdida auditiva.

Teniendo en cuenta el diagnóstico de cada paciente, las prótesis auditivas se encargan de mejorar la audición y de regular el sonido que llega a nuestros oídos. A través de un micrófono incorporado convierte las señales eléctricas en sonidos. Los audífonos son la herramienta perfecta que devuelve la audición a nuestros oídos.

Los audífonos baratos o falsos audífonos no son la solución para que vuelvas a escuchar correctamente. Son simples amplificadores que podrían causarte lesiones auditivas impidiendo que vuelvas a oír, tal y como advierte Sanidad. Son aparatos usados por personas con una audición normal que en momentos puntuales necesitan escuchar un sonido un poco mejor. Su uso se limita a un período corto de tiempo, ya que si se alargara en el tiempo podría llegar a causar daños auditivos.

Guiarte solo por el precio no es la solución. Los amplificadores suelen tener un precio muy bajo, pero has de tener en cuenta otras características como el tamaño, diseño y las propiedades técnicas a la hora de elegir el dispositivo. Los audífonos de última generación de Audifón son la mejor solución para la sordera.

Desde Audifón recomendamos la importancia de la prevención y las revisiones periódicas del oído. El  equipo de audioprotesistas y expertos en audiología de Audifón te aconsejará sobre el producto auditivo que mejor se adapta a tus necesidades auditivas. En todos los centros auditivos Audifón tendrás la solución perfecta para recuperar tu salud auditiva.