En España hay cerca de dos millones de personas de 65 o más años que viven solas. De ellas, casi el 80% son mujeres. Muchas de estas personas son mujeres viudas de edad avanzada que han perdido sus vínculos sociales y viven una soledad no deseada. Para la OMS la soledad no deseada en uno de los mayores riesgos para el deterioro de la salud, y un factor determinante que favorece la entrada de estas personas en situaciones de dependencia.

Para luchar contra este problema están surgiendo una serie de iniciativas que persiguen unos objetivos comunes. Esencialmente, se trata de crear grupos de relación que puedan organizar diferentes actividades con las personas afectadas que rompan con la soledad y permitan oportunidades de socialización.

El Ayuntamiento de Vitoria, en colaboración con asociaciones, parroquias, servicios sociales, centros de mayores y vecinos en general ha decidido tejer una red de apoyo a estas 1.240 personas mayores de 75 años que viven solas y que no se benefician de ninguna de las prestaciones que Ayuntamiento, Diputación o Gobierno Vasco ponen a su disposición. La campaña que ahora se inicia tiene como fin, por una parte, informar a todos los gasteiztarras mayores de 75 años que viven solos de todos los servicios a los que pueden acceder, y por otra, sensibilizar a la ciudadanía en general para que si conocen a personas en situación de riesgo puedan comunicarlo a las instituciones, para poder dar una respuesta adecuada.

El programa de “Mirada Activa” del Ayuntamiento de Bilbao surge de la necesidad expuesta de las personas mayores que viven solas y que tienen dificultades para cubrir sus necesidades básicas o que no cuentan con esas redes de apoyo. Tras la primera experiencia, que movilizó a más de cien personas mayores de forma voluntaria, se han desarrollado labores de “antena social” para detectar situaciones de soledad y aislamiento.

Además de las administraciones, las entidades no lucrativas también desarrollan distintos programas para luchar contra este problema. La Unión Democrática de Pensionistas, UDP, realiza desde 1999 el Voluntariado UDP, a través del cual mayores jubilados, formados y apoyados por profesionales, acompañan a personas mayores en situaciones de soledad. El programa atiende en la actualidad a cerca de 5.000 personas.

Grandes Vecinos es un proyecto puesto en marcha por Amigos de los Mayores con el fin de recrear la solidaridad vecinal y poner en contacto a personas mayores con sus vecinos en un espíritu de respeto y libertad. Este proyecto es una forma innovadora de tejer redes sociales y de posicionar a las personas mayores en el corazón del barrio.

Mediante el proyecto Grandes Vecinos, uno o varios vecinos son puestos en contacto con una persona mayor cercana a su domicilio. El objetivo es compartir momentos simples juntos: llamadas de teléfono, salir a tomar algo, llevar el pan, salidas culturales, envío de cartas postales, etc.

Grandes Vecinos favorece la reciprocidad de las relaciones y el clima de ayuda mutua, propio de un buen vecindario. Es otra forma de participación complementaria e innovadora que se adapta al ritmo de vida de nuestra sociedad actual y a las diferentes formas de compromiso.