Del 12 al 15 de agosto la Gran Plaza de Bruselas expondrá una de las alfombras florales más espectaculares del mundo. Se trata de 1.800 m2 de begonias cultivadas en Gante, más de 300 flores por metro cuadrado colocadas por 100 voluntarios en 4 horas. la alfombra sólo estará expuesta únicamente durante estos tres días. El tema de 2016 son los 150 años de amistad belgo-japonesa.

Durante estos tres días, además, se celebrarán espectáculos de luz y sonido tanto de día como de noche que pueden ser contemplados desde el balcón del Ayuntamiento, un enclave de lujo.

En cuanto a la elaboración de la Alfombra de Flores, se crea en menos de 4 horas, aunque ya un año antes se decide el tema que va a llevar  y se calcula la cantidad de flores que va a llevar y la variedad cromática que va a necesitar. Son más de cien los jardineros que participan en la elaboración de esta alfombra, que van colocando las flores muy juntas para que no se vuelen.

La Alfombra de Flores se comenzó a realizar en 1971 de la mano del arquitecto gantés Stautemanscon motivo de la finalización de una serie de alfombras creadas en otras ciudades flamencas como Gantes o Brujas. Este arquitecto, que adoraba las begonias, también creó otras alfombras en París, Londres, Buenos Aires, Ohio o Valencia pero siempre aseguró que “en ningún otro lugar la alfombra luce de manera tan bella y distinguida como en la Grand Place”.

La Grand-Place es un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Es el corazón histórico de Bruselas y está considerada como “la plaza central más bella del mundo”.  Su construcción se inició en el siglo XV, con salones, casas de gremios y un ayuntamiento. Fue prácticamente arrasada después de tres días completos de bombardeo por el ejército francés en 1695, pero fue reconstruida en menos de cinco años, sobre todo por los diferentes gremios. La torre del ayuntamiento es de 96 metros de altura.