La Organización de Consumidores apunta que los hogares con tarifa PVPC han pagado durante los últimos 12 meses un 2% más que en los 12 meses anteriores (15.58€).

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que la subida del precio de la electricidad continúa y que los consumidores con la tarifa PVPC verán incrementada su factura del mes de junio un 1.6% (1,08 € más que el pasado mes de mayo).  Esta subida está motivada por un aumento del precio en el mercado mayorista, que este mes ha sido del 6,4%.

OCU advierte que el PVP acumula una subida del 2% durante los últimos doce meses, lo que supone un aumento de 15.58€ en la factura anual con respecto a los 12 meses anteriores.

A pesar de que su precio es indexado al mercado mayorista y por lo tanto no se conoce de antemano, OCU recuerda que el comportamiento histórico de la tarifa PVPC demuestra que es una tarifa competitiva frente al mercado libre, en la que se suelen aplicar tarifas muy elevadas.

Tanto en el ahorro de luz, como en el de calefacción, las mujeres son las que se llevan la peor parte. Frente al 62,7% de las mujeres que se han visto obligadas a reducir de alguna forma su consumo energético, 10 puntos menos, el 53,6% de los hombres, se han visto en idéntica situación.

Mujer, sola y en el ámbito rural, quien más “Recorta” en energía

El informe sobre personas mayores y pobreza energética que publicamos en MayoresUDP en 2016 concluye que el 6% de las personas mayores dedican un tercio de sus ingresos al gasto energético en el hogar.

Considerando todos los servicios en su conjunto, el 61,1% de la población mayor española indica que ha tenido que reducir en alguna medida el uso de la calefacción, frigorífico, lavadora, iluminación, cocina, agua caliente o refrigeración para poder pagar la factura energética.

Las personas con menores niveles de renta son el grupo que más ha tenido que ahorrar en energía. Así, una de cada seis personas mayores con menor renta (59,2%) tienen que restringir el uso de la calefacción; y el 73,6% de quienes tienen menor capacidad de gasto han reducido la luz de sus hogares.

Tanto en el ahorro de luz, como en el de calefacción, las mujeres son las que se llevan la peor parte. Frente al 62,7% de las mujeres que se  han visto obligadas a reducir de alguna forma su consumo energético, 10 puntos menos, el 53,6% de los hombres, se han visto en idéntica situación.