Una tesis doctoral elaborada por el periodista sevillano Román Martín aborda por primera vez la representación e influencia de las personas mayores en la prensa, así como la evolución de la imagen mediática de este colectivo social.
El trabajo tiene como finalidad demostrar que los medios de comunicación están empezando a reflejar en sus contenidos el nuevo perfil de las personas mayores y el concepto de envejecimiento activo: “La sociedad está pasando de tener consolidada una imagen negativa, homogénea y monótona de las personas de edad avanzada a una más heterogénea, de personas más activas, participativas, independientes y protagonistas de su propia trayectoria vital”, asegura Martín.
La investigación se llevó a cabo de 2007 a 2012. Durante este periodo, Martín analizó 1.147 noticias de ocho periódicos locales, uno por provincia, como Diario de Cádiz y Diario de Sevilla, ambos del Grupo Joly. De éste último, además, también analizó los artículos de ámbito regional, nacional e internacional. “Los escasos estudios que existen sobre este colectivo hablan de un trato discriminatorio por parte de la prensa. Cuando las personas mayores aparecían en prensa lo hacían en la sección de sucesos o por temas de abandono, maltrato o geriatría. Era una imagen muy estereotipada”, explica el autor de la investigación, que ha obtenido con esta tesis la máxima calificación, sobresaliente cum laude. “Pero, con el tiempo, aprecié que los medios comenzaban a interesarse por ese nuevo perfil y decidí analizarlo”.
El trabajo, titulado Evolución en el tratamiento informativo de noticias sobre personas mayores. La representación del envejecimiento activo en la prensa andaluza, concluye que en la actualidad hay una visión más normalizada del colectivo, prevaleciendo temáticas relacionadas con el envejecimiento activo, como talleres de informática y nuevas tecnologías. “No se ve a las personas mayores como un problema o una amenaza, como se veía anteriormente, sobre todo relacionado con los gastos derivados de las pensiones o los cuidados que reciben en salud. Ahora se considera a este colectivo como una oportunidad que genera riqueza y empleo”, apunta. El estudio pone de manifiesto que la prensa se encuentra en un periodo de transición, donde aún queda huella de esa imagen negativa de las personas mayores y el uso político de este colectivo.
Los mayores cuentan actualmente con una mayor capacidad económica, ingresos estables, mayor formación académica, mayor esperanza de vida y un envejecimiento más saludable. A raíz de la crisis, estos han sustentado en muchos casos la economía familiar. “Se le ve como un colectivo que produce, no como un gasto”.
En este sentido, la investigación destaca que, en el caso de Diario de Sevilla, prevalen los temas de sucesos violentos donde las personas mayores son los protagonistas, pero también aquellos relacionados con las residencias, aunque con un perfil positivo. “No se ven las residencias bajo una visión de geriátrico, sino como un espacio moderno que genera empleo”, apunta el periodista. Le siguen, en cuanto a las temáticas más destacadas, el envejecimiento activo, la dependencia, la incorporación de este colectivo a la universidad, el ocio, el envejecimiento saludable y los centros de día.
Diario de Sevilla también era uno de los pocos medios que tenía una sección dedicada a salud, donde aparecían consejos saludables, además de temas relacionados con el turismo y el ocio”, aclara el autor del estudio. “En la sección Vivir en Sevilla, en la que se habla de cultura y ocio, muchos de sus noticias están protagonizadas por personas mayores que disfrutan de la vida en la ciudad”.
Román Martín destaca que durante los seis años analizados no se aprecia un cambio significativo en cuanto a la cantidad de artículos, pero sí en su calidad. “A medida que avanzan los años, se aprecia un mayor interés por estos temas. Así, una noticia que antes se publicaba en un breve, hoy aparece en media página o, incluso, en una página completa”, anota.
El periodista destaca tres motivos como principal causa de este cambio. Por un lado, el envejecimiento de la población y la evolución cuantitativa y cualitativa del colectivo. En segundo lugar, el incremento de las políticas institucionales que se han desarrollado en los últimos años. Y, por último, el perfil de los lectores de los medios, cada vez de mayor edad. “Se trata de personas activas con más capacidades económicas. Compran productos infantiles porque se encargan de los nietos o son los encargados de hacer la compra en el hogar, por lo que los anuncios publicitarios van dirigidos a ellos y, por tanto, ganan protagonismo en los mismos”.
Román también destaca la presencia de las personas mayores en las fotografías publicadas en prensa: “En el 70% de las fotos de los artículos sobre las personas mayores, ellos son los protagonistas”.
Otra piedra angular de la tesis ha sido recabar la opinión sobre expertos en la materia, como periodistas y profesionales del ámbito de la sociología, la filosofía, la psicología, la geriatría o la antropología. Como novedad, la tesis presenta un decálogo de buenas prácticas para periodistas y plantea el fomento de una visibilización más normalizada del colectivo, poniendo el foco en la mujer mayor, víctima de “una doble discriminación”.