Desde su nacimiento en 1976, UDP se ha consolidado como referente del movimiento asociativo de personas mayores en España, y amplía sus ámbitos de actuación estrechando lazos con las organizaciones europeas y latinoamericanas.

Por antigüedad y por número de asociaciones adheridas, UDP es la primera organización de personas mayores del país, con más de 3.000 asociaciones adheridas y 1.500.000 asociados. Se trata de una estructura piramidal, que permite agrupar a las asociaciones locales, provinciales y territoriales, que trabajan de manera autónoma. El modelo permite conjugar el dinamismo de la gestión independiente con la fortaleza de la unión de intenciones y objetivos.

Delegados de diferentes organizaciones en la Asamblea General de 2016

Delegados de diferentes organizaciones en la Asamblea General de 2016

Campañas de expansión

Se trata de una de las actividades más importantes de las realizadas por la organización. Los directivos de las asociaciones provinciales, así como los de la junta directiva nacional, programan visitas a los centros de mayores y asociaciones de diferentes localidades, con el fin de informar de las ventajas de pertenecer a una confederación internacional, y sobre todo, para informar de las actividades y servicios que se realizan desde UDP en todos los ámbitos de actuación.

Las campañas se realizan anualmente, se financian a través del Imserso y buscan fomentar hábitos de vida saludables y prevenir la dependencia

La existencia y mantenimiento de redes asociativas de personas mayores permite la puesta en marcha de multitud de programas e iniciativas dirigidas al colectivo. Si no existiese esta red, sería mucho más difícil para las administraciones responsables implementar programas dirigidos a la mejora de su calidad de vida.

Las actividades de animación social que realizan las diferentes organizaciones de UDP, movilizan a miles de personas mayores todos los años: jornadas lúdico deportivas, visitas culturales, encuentros gastronómicos, viajes, participación y organización de fiestas populares, bailes, comidas de hermandad, talleres de teatro, de música, de pintura, de manualidades, de cine, conferencias… todas las asociaciones constituyen una oportunidad de crear y poner en marcha actividades que redundan en beneficio de toda la comunidad. Las iniciativas puestas en marcha generan actividad económica y social, y mejoran la vida de las localidades y de sus habitantes.

En los últimos 4 años estas campañas han conseguido la adhesión de 73 nuevas asociaciones locales y 13.939 nuevos socios