Inicio > Salud y Bienestar > La sordera del cazador

La sordera del cazador

En ocasiones hay aficiones que pueden implicar algún problema de la salud si no se toman las precauciones necesarias. Ése es el caso de la caza.

Es posible que, si no tú, tengas algún conocido que sea aficionado a cazar que durante la temporada de caza sale cada fin de semana a practicar su hobbie. También es posible que a ese alguien que conoces tenga algún tipo de pérdida auditiva. Es más lógico de lo que crees. El hecho de no usar protectores auditivos puede hacer que la capacidad auditiva disminuya.

3M ha realizado un estudio en el que se revela que más del 67% de los cazadores no usan protección para los oídos. Las razones por las que no lo hacen son varias: la sensación de estar aislado del ambiente, el precio, o la excesiva sudoración… Según afirma la OMS, los disparos pueden llegar a alcanzar los 150 dB, un nivel excesivo de ruido si recordamos que el límite que mantiene al oído sano se sitúa en 65 dB.

Por otro lado, La American Speech-Language Hearing Association (ASHA, Asociación estadounidense del lenguaje de signos) es más rotunda al afirmar que solo con el impacto que el sonido de un disparo genera en nuestro oído se puede sufrir una sordera crónica. El oído interno termina por estar visiblemente dañado, y no solo se corre el riesgo de sufrir sordera, sino que también pueden producirse los famosos acúfenos, que es otra patología auditiva y una de las que más molestias ocasiona.

La pérdida auditiva sufrida por este colectivo se conoce como “la sordera del cazador”. Por el contrario, en el campo de tiro al blanco, los aficionados utilizan protectores auditivos, ya sea tapones o auriculares. Y los cazadores, estando expuestos a la misma intensidad de ruido, no suelen utilizar nada.

Como consecuencia de lo habitual que resultan este tipo de patologías en este sector, 3M PELTOR ha creado un documental llamado La Sordera del Cazador, con la intención de concienciar a este colectivo de lo importante que es cuidar los oídos y protegerlos de cualquier elemento que pueda ser dañino.

Si el daño ejercido en el oído es ya irreversible, la solución más acertada para continuar teniendo una óptima calidad de vida es el uso de audífonos, que restaurarán de alguna manera la capacidad auditiva perdida. Bastará con realizarse una audiometría para valorar el estado de la audición, que podrás realizarte en cualquier centro de Audifón.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*