Gregorio Izquierdo, presidente del Instituto Nacional de Estadística, ha comparecido ante la Comisión del Pacto de Toledo para exponer los datos y estudios estadísticos oficiales que maneja el organismo para la toma de decisiones ante los retos del sistema de pensiones.

El Presidente, citando como base el Plan estadístico nacional 2017/2020, ha explicado la evolución de los últimos años de la población, situada actualmente en 46,4 millones de personas residentes en España, la cual sufrió en los últimos 15 años un moderado crecimiento hasta el año 2008, para después decrecer ligeramente hasta la actualidad.

Entre los datos más interesantes, el INE pronostica una pérdida de población joven y de mediana edad, subiendo fuertemente por encima de los cincuenta y especialmente de los setenta años. Recalca que el grupo entre 55 y 59 años será el más numeroso. Se espera la entrada en la población pasiva del fenómeno “baby-boom” a finales de la próxima década.

Otro dato importante es que la tasa de dependencia se elevaría notablemente, en caso de mantenerse las tendencias actuales. En cifras globales y a un horizonte de 50 años, el INE pronostica una fuerte pérdida de habitantes, con una reducción global de casi 5 millones de personas, reduciéndose hasta los 41 millones de personas, a pesar del saldo positivo migratorio.

En proyecciones de las tasas de actividad y de la población activa. El INE pronostica un acercamiento de las tasas masculina y femenina y un descenso en los más jóvenes. En las Proyecciones de población activa, la tasa global disminuiría significativamente, con un envejecimiento de la población. En los mayores de 50 años hay un incremento de activos que compensa la reducción en las tasas más jóvenes. La población activa española bajaría con 1,7 millones menos a 15 años vista.

Por último, en relación al Gasto en los últimos años de pensiones contributivas, excluidas las no contributivas el INE cifra el aumento en los últimos 15 años de prácticamente el doble, con un aumento en el gasto del 215% según el Instituto, con una repercusión de dos puntos sobre el PIB nacional, si se mide en términos del Producto interior bruto.

Ha destacado el Presidente del INE actualmente la tasa de natalidad es la más baja de los últimos años, con un número medio de hijos por mujer situado a la cola de los países europeos, agravado por el ascenso de la edad media de maternidad, que por contra es de las más altas del ámbito europeo. Por otro lado, la esperanza de vida en 2015 se elevó hasta 82 años, siendo más alta en mujeres que en hombres, estableciéndose entre los más elevados de Europa, estableciendo en España un elevado porcentaje de población mayor de 65 años (en torno a los 8 millones y medio).

Escenario 2016-2066

Ante el escenario 2016-2066 la hipótesis de la evolución en la fecundidad proyecta a grandes rasgos la tendencia de los últimos 4 años. Se mantiene el número medio de hijos por mujer y los datos pronostican una reducción ligera del número de nacimientos, con variaciones según nacionalidad.

La edad media de fecundidad crecerá. Destaca que “el descenso en el número medio de nacimientos vendrá dado por la reducción de las mujeres entre las franjas de 15 a 49 años”. Añade que el número de nacimientos en los siguientes 30 años va a depender de los nacimientos femeninos que ocurran en la actualidad.

En la mortalidad las defunciones serán ligeramente superiores a los nacimientos. Indica que continuará la tendencia de los diez últimos años, pronosticando el progresivo aumento de la esperanza de vida, pudiendo llegar hasta los 88 los hombres y a los 91 las mujeres a 50 años vista, a pesar de la pérdida de población y el aumento de esperanza

Por otro lado, a pesar del aumento de esa esperanza de vida, habría más defunciones por el envejecimiento de la población, consolidándose el mayor número de defunciones que de nacimientos

Respecto de la inmigración hay una mayor incertidumbre en los movimientos migratorios debido a factores socio-económicos o políticos aunque vaticina que se mantendrá constante los flujos de inmigración y emigración de los últimos años, con una ganancia neta moderada de población por las migraciones.