Mariano Rajoy comenzó el año 2016 sacando pecho con la entrada en vigor de lo que ha calificado como “una de las medidas más justas y necesarias”. Y es que desde el 1 de enero se aplica el llamado complemento de maternidad en las pensiones, que beneficia a las mujeres que hayan tenido hijos.

El complemento supone que las mujeres que se jubilan desde el 1 de enero de 2016 ven incrementadas sus pensiones entre un 5 y un 15% a partir del segundo hijo. En concreto, las nuevas pensionistas recibirán un 5% más si son madres de dos hijos, el incremento será de un 10% si han tenido tres hijos, y en caso de ser madres de cuatro o más vástagos, entonces cobrarán un 15% más de prestación. La subida repercute en las pensiones contributivas, de jubilación, de incapacidad permanente y las de viudedad.

El presidente del Gobierno en funciones ha difundido un vídeo que grabó hace unos días en La Moncloa y en el que presume de este complemento que, según él, acaba con la “discriminación salarial” que sufren las mujeres en el mundo laboral.

Rajoy afirma que la pensión media de las mujeres es un 26% inferior a la de los varones. Esta discriminación afecta principalmente a las mujeres de más edad.

El complemento de maternidad en las pensiones consiste en un plus en los subsidios para las madres que hayan tenido hijos: cuantos más descendientes mayor será esa cantidad a percibir. Rajoy reconoce que asíse apoya la natalidad y el papel de la familia en la sociedad.

El Gobierno aprobó después del verano la modificación de la Ley General de la Seguridad Social para reconocer “un complemento de pensión, por su aportación demográfica a la Seguridad Social, a las mujeres que hayan tenido hijos naturales o adoptados y sean beneficiarias en cualquier régimen de Seguridad Social de pensiones contributivas de jubilación, viudedad e incapacidad permanente”. La medida será “indefinida”.

El principal objetivo de la medida es igualar en parte la enorme brecha que aún separa las pensiones de mujeres y hombres, toda vez que son ellas las que en mayor medida abandonan las responsabilidades laborales para encarar las familiares. En la actualidad, la pensión medida de un varón asciende a 1.500 euros, mientras que la de la mujer, de 1.096 euros, es casi un 27% menor. Además, el 98% de las peticiones de excedencia para cuidado de niños proceden de mujeres.