Las proteínas, un elemento clave para mejorar nuestra calidad de vida

Las personas mayores en Europa no consumen suficiente proteína – las
recomendaciones del proyecto PROMISS pueden ayudar
Comparte esta noticia

Consumir suficiente proteína es importante para preservar la masa muscular y ósea.

Con el envejecimiento de la población europea, el reto es envejecer de forma saludable y activa.

Sin embargo, en Europa, de todas las personas mayores que viven en casa, entre el 20% y el 50% están malnutridas o corren el riesgo de sufrir desnutrición proteico-energética.

El Proyecto PROMISS (Prevención de la Malnutrición en Personas Mayores, por sus siglas en inglés) presentó recientemente sus resultados, concluyendo que las personas mayores en Europa no consumen suficiente proteína.

En base a los resultados de este proyecto de investigación financiado con fondos europeos, se concluyó que para un funcionamiento físico óptimo, las personas mayores deberían consumir al menos 1,0 gramos de proteína/kg de peso corporal/día.

Sin embargo, más de la mitad de las personas mayores no cumple este requisito.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra ingesta de proteínas?

Ingesta de proteínas recomendada

Los adultos mayores en Europa no consumen suficiente proteína – las recomendaciones del proyecto PROMISS pueden ayudar

Consumir suficiente proteína es importante para preservar la masa muscular y ósea. A partir de los 50 años vamos perdiendo masa muscular gradualmente. Esta pérdida se puede reducir consumiendo suficientes proteínas con nuestros alimentos y realizando una actividad física regular.

Basándose en estos y otros resultados, el PROMISS elaboró recomendaciones dietéticas y de actividad física optimizadas, sostenibles y basadas en la evidencia para prevenir la malnutrición y apoyar el envejecimiento activo y saludable:

Ingesta de proteínas

En primer lugar, PROMISS recomienda consumir más de 1,0 g de proteína por kg de peso corporal al día, ya que beneficia la función física. Así como el consumo al menos 30 g de proteína en una comida al día y, si es posible, en dos comidas al día.

En segundo lugar, la utilización de productos alimenticios enriquecidos con proteínas para aumentar la ingesta de proteínas cuando el apetito es bajo o con una dieta vegetariana.

En tercer lugar, sugieren aumentar gradualmente la ingesta de proteínas y utilizar productos con una alta densidad proteica, y especialmente bebidas con alto contenido en proteínas, para evitar la sensación de saciedad y de hinchazón.

Y en cuarto lugar, proponen a las personas mayores, sus dietistas o los profesionales de la salud  evaluar la ingesta de proteínas con la aplicación Escáner de Proteínas (Protein Screener) en www.proteinscreener.nl. 

imagen formulario escáner de proteínas

El Escáner de Proteínas nos guía a través de un cuestionario (disponible en Español) que consta de 13 preguntas para saber si nuestra ingesta de proteínas es baja.

Al completar este cuestionario, obtendrá una estimación de si su ingesta proteica actual puede ser demasiado baja.

Este cuestionario está desarrollado para personas de 55 años o más. No es adecuado para adultos que recibieron asesoramiento dietético con respecto a la ingesta de proteínas de un profesional de la salud.

Después de completar este breve cuestionario que consta de 13 preguntas, verá inmediatamente: Una estimación de si su ingesta actual de proteínas puede ser demasiado baja; Cuántos gramos de proteína se le recomienda consumir por día, según su edad, altura corporal y peso, así como consejos sobre dónde encontrar más información sobre la ingesta de proteínas.

Una dieta más sostenible

  • Comer más proteína de origen vegetal como legumbres, cereales, frutos secos y semillas;
  • No es necesario ser completamente vegano o vegetariano;
  • Comer menos proteínas de origen animal (como la carne de vacuno, de cordero y las carnes procesadas) y elegir el pollo y el cerdo, en caso de que se consuma carne;
  • No se debe comer pescado más de una vez a la semana;
  • Si se consume pescado, hay que tener en cuenta las etiquetas ecológicas de los productos pesqueros certificados, como el logotipo azul del Marine Stewardship Council (MSC) y el del Aquaculture Stewardship Council (ASC).

Actividad física

Además de comer de forma saludable, es importante mantenerse activo y móvil a nivel físico. Por ello, PROMISS  recomienda:

Realizar actividad física durante al menos 30 minutos al día, ya que beneficia la función física y la calidad de vida, y ayuda a prevenir la fragilidad y la malnutrición proteico-energética.

Cuanto más tiempo, más frecuente y/o más intensa sea la actividad física de las personas mayores, más se beneficiará su salud.

Asimismo, aconsejan participar en actividades que fortalezcan los músculos y los huesos, por ejemplo, el entrenamiento de resistencia (andar, ir en bicicleta o nadar, entre otras actividades).

Por último, recuerdan que el comportamiento sedentario debe reducirse en la medida de lo posible, ya que esto reduce el riesgo de deterioro funcional y fragilidad.

Documento completo en pdf. Abre nueva ventanaAccede, lee y descarga el folleto informativo

Sobre PROMISS

PROMISS (Prevención de la desnutrición en sujetos mayores) es un consorcio internacional multidisciplinario que realizó investigaciones sobre la prevención de la desnutrición en personas mayores que viven en el hogar. El proyecto ha recibido financiación del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea, subvención n ° 678732.

Puede encontrar más información sobre el proyecto, publicaciones científicas, herramientas prácticas y videos explicativos sobre proteínas en el sitio web de PROMISS: www.promiss-vu.eu

Fuente: PROMISS: www.promiss-vu.eu

Redimensionar fuente
Modo contraste
www.mayoresudp.org utiliza cookies que permitirán mejorar tu experiencia como usuario y, en cumplimiento de la LSSI (LEY 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, modificada por el RD 13/2012 en su artículo 22.2),    Más información
Privacidad
Abrir chat