Riesgos para la salud

La mayoría de personas son conscientes de los riesgos para la salud que supone fumar. Algunos de los riesgos son: enfermedades del corazón; diversos tipos de cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica; y enfermedades cardiovasculares. Fumar puede provocar, también, enfermedades en las encías, debilitar el sistema inmunológico y un envejecimiento prematuro de la piel.

Sin embargo, fumar es un hábito muy adictivo, y los fumadores posponen continuamente el dejarlo por la dificultad que supone.
Superar un duro día de trabajo en la oficina, o socializar con otros fumadores pueden ser situaciones inimaginables sin un cigarrillo en la boca. Como resultado, muchos fumadores piensan en dejarlo en un futuro, pero no a corto plazo.

Pero como hemos hablado anteriormente, cuanto antes se deje de fumar mejor para nuestra salud. Dejar de fumar reducirá el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como las descritas con anterioridad, y mejorará la calidad de vida en general, además de ahorrarnos mucho dinero.

¿Cuánto tiempo tarda el cuerpo en superar los efectos del tabaco?

Los síntomas del síndrome de la abstinencia, como el deseo intenso por fumar, estrés e irritabilidad, se perciben en conjunto como la mayor dificultad para dejarlo. En muchos casos son estos síntomas los que hacen que una persona vuelva a caer. A medida que los niveles de nicotina en el cuerpo comienzan a caer, las tareas y situaciones cotidianas pueden percibirse como más estresantes de lo habitual.

Sin embargo, estos síntomas son solo temporales, y aquellos que superan los primeros días comenzarán a notar cambios positivos en la salud.

Por supuesto, el tiempo y la frecuencia con la que hayas fumado pueden tener un impacto directo en el tiempo que el cuerpo tarda en recuperarse: pero para muchos ex fumadores, la tensión arterial y los niveles de oxígeno en sangre comenzarán a mejorar en unas pocas horas; y en cuestión de días comenzarán a materializarse los beneficios físicos de dejar fumar.

Cronología de una persona que deja de fumar

Después de 20 minutos

Fumar acelera tu ritmo cardíaco. Después de 20 minutos sin fumar, el ritmo cardíaco comienza a reducirse hasta volver a la normalidad.

Después de 2 horas

Tu ritmo cardíaco se acercará a niveles normales y la tensión arterial mejorará. Los síntomas de la abstinencia pueden comenzar a aparecer, pueden incluir: necesidad de nicotina, dificultad para dormir, frustración, aumento del apetito, apatía y somnolencia.

Después de 8 – 12 horas

En este punto, los niveles de monóxido de carbono del cuerpo comienzan a caer. Como resultado, los niveles de oxígeno en la sangre comienzan a incrementarse, lo que significa que más oxígeno puede fluir por el cuerpo.

Después de 1 día

El riesgo de experimentar una enfermedad cardíaca, el cual es un 70% mayor entre los fumadores, comienza a disminuir.

Después de 2 días

Las terminaciones nerviosas comienzan a repararse, lo que significa que los sentidos del gusto y el olfato mejoran. Las sensaciones en las extremidades (dedos de las manos y los pies) deberían mejorar también. Los pulmones comenzarán con la tarea de expulsar el moco y las placas que se han formado con la inhalación del tabaco.

Después de 2 – 3 días

Los niveles de nicotina están tocando fondo en este punto, lo que significa que los síntomas del síndrome de abstinencia pueden alcanzar su peor momento. En un principio estos pueden incluir: dolor de cabeza, aumento de la sudoración, sentirse enfermo, ansiedad o irritabilidad. Los tubos bronquiales de las vías respiratorias pierden tensión y se relajan, facilitando la respiración.

Desde los 14 días en adelante

La circulación en el cuerpo comienza a mejorar. Esto facilita la práctica de ejercicio y mejora el sistema inmunológico, lo que permite acabar con las infecciones de manera más rápida. Se reducen los dolores de cabeza al tener más oxígeno en el cuerpo.

Desde 1 mes en adelante

Los tejidos protectores de los pulmones, llamados cilios, comienzan a sanar y a segregar moco con mayor facilidad. Esto contribuye a una mejora en el funcionamiento de los pulmones. Los síntomas del síndrome de la abstinencia desaparecen por completo en los primero 1-9 meses, dependiendo de por cuánto tiempo se haya fumado.

Desde 3 meses en adelante

A medida que el funcionamiento de tus pulmones mejora, los síntomas respiratorios como la tos y las sibilancias se eliminarán por completo.

Después de 1 año

En este punto, el riesgo de una enfermedad cardiovascular es la mitad que el de un fumador.

Después de 5 años

El riesgo de parálisis cerebral comienza a reducirse.

Después de 10 años

El riesgo de cáncer de pulmón es un 5% más bajo que el de un fumador y el riesgo de otros cánceres comienza a disminuir también.

Después de 15 años

En este punto, el riesgo de sufrir un infarto es el mismo que el de una persona que nunca ha fumado.

Mientras tanto:

  • Aumento del líbido (y en las erecciones en los hombres)
  • Dientes y encías más sanos
  • Reducción de los niveles de estrés
  • Piel más sana y con aspecto más joven
  • Aumento de la fertilidad

Se cree que las personas que no fuman viven, de media, 10 años más que los fumadores.

Un paquete cuesta, en la actualidad, alrededor de … Se cree que su precio incrementará en un 50% en los próximos 5 años.

Si una persona fuma 5 paquetes a la semana (unos 15 -15 al día) dejarlo, le supondría un ahorro de 23,75 € a la semana (lo que supone 1.235 € a lo largo del año)

Existe ayuda disponible

Dejar de fumar es una tarea difícil, pero existen muchas asociaciones y servicio que te pueden prestar ayuda. Puedes leer más información en la página para dejar de fumar de la Asociación Española Contra el Cáncer.

Más información en el blog de treated.com