La salud es un derecho que se sostiene en la obligación personal e indelegable de que toda persona haga lo que de ella dependa para prevenir la enfermedad, mantener su salud y recuperar o rehabilitar las dolencias que le vayan apareciendo.

Esta obligación es indelegable, pues nadie nos puede mantener sanos, lo que hay que hacer para mantener la salud lo hemos de hacer nosotros mismos.

Por otra parte, cuando hablamos de longevidad, el principal objetivo identificado por las personas es el mantener la autonomía personal. Todos estamos interesados en aumentar nuestra longevidad sí, pero con la condición de mantener nuestra autonomía personal hasta el final.

Aunque existen muchas variables, contemplando estos cinco pilares que proponemos avanzaremos hacia la consecución de un envejecimiento saludable.

Pilar 1. Alimentación, Nutrición e Hidratación

Hoy se conoce cual es la dieta e hidratación adecuada para las personas, qué alimentos la conforman, cómo hay que combinarlos y cuál es la cantidad que deberíamos comer. La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria lo recoge en su conocida Pirámide de los Alimentos:

La alimentación saludable es la base principal para nuestra salud y en este Pilar 1 la describimos con criterios de alimentación colectiva. Siempre aconsejaremos que se haga consulta individualizada con un especialista en Dietética-Nutrición para adaptar los criterios colectivos a cada caso en particular.

Pilar 2. Respiración

Es el acto fisiológico más importante, pese a lo cual el ser humano no respira correctamente si no aprende y la mejor forma de aprender es que alguien te enseñe. Proponemos que diariamente se hagan más de 100 respiraciones completas (con sus 3 fases abdominal, costal y clavicular), profundas, lentas y conscientes. Idealmente repartidas a lo largo del día. Pero insisto en que lo mejor es acudir a un taller de aprender a respirar.

Pilar 3. Actividad física y ejercicio saludable

Hemos de aumentar nuestra actividad diaria. Nos hemos de mover más. Y además hay que hacer ejercicio saludable, que es una actividad física, programada y que tiene unos objetivos concretos. El ejercicio saludable en los mayores es la adecuada combinación de cuatro tipos de ejercicios: Actividades de resistencia, conocidas como aeróbicas;

ejercicios de fuerza. Siempre se hacen con peso o con bandas elásticas;

ejercicios de flexibilidad para aumenta la elasticidad de músculos, ligamentos y en consecuencia del movimiento articular; y ejercicios de equilibrio. En este mismo espacio veremos tablas descritas para ejercicios que se pueden hacer en la propia casa, aunque nuestro consejo es que idealmente se deben hacer con fisioterapeuta en su gimnasio o al menos con monitor deportivo también en gimnasio. Pero siempre mejor en casa que no hacer nada.

Pilar 4. Sueño, descanso y relajación

Los trastornos del sueño se incrementan con la edad y el más común es el insomnio. Para combatirlo adecuadamente hay que conocer la higiene del sueño y practicarla, los hábitos tóxicos que lo perjudican y dejar de tenerlos y conocer las técnicas de la relajación profunda que nos pueden ayudar a inducir el sueño cuando lo precisemos. Asistir a un taller de relajación y aprender las técnicas para después entrenarlas y perfeccionarlas es uno de los consejos que damos.

Pilar 5. Equilibrio psicofísico y salud emocional.

Hay evidencia científica de que las personas felices viven más años. La felicidad tiene mucha relación con la salud emocional y esta la tiene a su vez con la estructura de nuestra personalidad. Aquí les hablaremos de qué podemos hacer cuando tenemos una frágil salud emocional.

 

Doctor Miguel Angel Fernández Torán, especialista en medicina termal, y director del Balneario de Cofrentes.

www.balneario.com