Miles de pensionistas hacen cola desde primeras horas ante el millar de sucursales bancarias que abren sus puertas de este miércoles para abonar parte de las pensiones a aquellos jubilados que, al no disponer de tarjetas para utilizar los cajeros automáticos, no han podido sacar efectivo desde que cerraron los bancos el lunes pasado por la imposición del control de capitales, el llamado corralito. Los bancos han abierto sólo para los jubilados y estarán cerrados para el resto del público hasta el próximo martes.

Este miércoles, Grecia se ha despertado en mora con el FMI al no haber desembolsado en plazo los 1.500 millones de euros que debía devolver en junio al organismo internacional. Aparte, también expiró la pasada medianoche la prórroga del segundo rescate del país, con lo que, por primera vez en cinco años, Grecia solo cuenta con sus propios medios para afrontar todos sus pagos, desde las pensiones y salarios hasta los intereses de la deuda.

Al combinarse el impago al Fondo y el final del rescate, el país queda al borde del abismo de la quiebra y podría verse abocado a su salida del euro, un paso que Atenas se niega a aceptar y que podría intentar bloquear mediante su recurso al Tribunal de Justicia de la UE.

Un máximo de 120 euros en efectivo para los pensionistas

Los pensionistas tienen derecho a retirar un máximo de 120 euros para toda esta semana.

Esa limitación afecta sólo al desembolso de efectivo y no corresponde a problemas en el pago de las pensiones, que en la mayoría de los casos han sido abonadas con puntualidad en las cuentas. Sólo la caja de los autónomos anunció el martes que este miércoles transferirá la mitad de las pensiones a sus 370.000 asegurados y el resto lo abonará en los próximos días.

Los bancos se han comprometido a extender lo antes posible tarjetas de crédito o débito a todos los pensionistas, para que puedan retirar en cajeros los 60 euros diarios que rigen para el resto de la población, así como hacer todo tipo de pagos en comercios, gasolineras o establecimientos que acepten tarjetas.

La decisión anunciada a última hora del martes por el Ministerio de Finanzas de repartir esos pagos en tres días, por orden alfabético, ha sorprendido a muchos jubilados, que no habían escuchado esas instrucciones.

Según esa organización, este miércoles sólo podrán retirar efectivos los pensionistas cuyos apellidos empiezan por las letras comprendidas entre A e I, el jueves lo harán los que están entre K y M y el viernes, el resto. El Pireaus Bank es una excepción y atiende a todos por igual durante los tres días.

El ‘no’ ganaría en el referéndum, según los sondeos

Respecto a cuál puede ser el resultado del referéndum, por el momento, una mayoría de griegos se inclinaría por votar ‘no’ a las propuestas de los acreedores, aunque el margen entre el ‘sí’ y el ‘no’ se habría reducido después de la imposición del corralito, según un sondeo publicado este miércoles.

La encuesta -realizada por el ProRata institute y publicada por el periódico Efimerida ton Syntakton– muestra que un 46% de los ciudadanos piensa votar en contra de la propuesta de los acreedores, mientras que un 37% planea hacerlo a favor. El 17% restante aún estaría indeciso.

Este resultado refleja una distancia menor a la que había antes del cierre bancario que se inició el lunes pasado, ya que entonces un 57% pensaba votar ‘no’ y sólo un 30% se inclinaba por el ‘sí’, mientras que había menos indecisos (un 13%).

Según el sondeo, el apoyo al ‘no’ es más fuerte entre los votantes de Syriza (un 77% de ellos apoyan el rechazo de la oferta), del partido nazi Amanecer Dorado (80%) y de los comunistas del KKE (57%).

Por contra, la opción del ‘sí’ cuenta con más apoyos entre los partidarios del conservador Nueva Democracia (65%), el centrista To Potami (68%) y el socialdemócrata Pasok (65%).

Además, según la encuesta, del 86% de griegos que están dispuestos a votar en la consulta del domingo, el 50% respaldan la convocatoria del referéndum y el 38% están en contra de la iniciativa.