El Imserso y la ONCE han firmado un convenio de colaboración que contempla la integración de las personas mayores con ceguera o discapacidad visual grave de la ONCE en los Programas de Turismo y Termalismo en igualdad de condiciones que el resto de participantes, para garantizar su plena integración, según ha informado la ONCE.

El acuerdo ha sido suscrito por el director general del Instituto de Mayores, César Antón Beltrán, y el director general de la ONCE, Ángel Sánchez.

De este modo, en los diferentes turnos de los Programas de Turismo y Termalismo se reservarán plazas para la participación de los mayores ciegos de la ONCE y los acompañantes que cumplan los requisitos exigidos. Cada grupo que se integre en los diferentes turnos, tendrá un mínimo de 15 personas y un máximo de 25, y tendrá derecho a beneficiarse de todos los servicios que se incluyan en el programa. Dichos grupos irán acompañados por monitores de apoyo especializados, formados y coordinados por la ONCE.

Será la ONCE la encargada de difundir y publicar la oferta que cada temporada acuerde con el Imserso, gestionar las solicitudes, organizar y determinar los grupos de cada turno, así como de la asignación y contratación de los monitores especializados. Por su parte, el Imserso se compromete a posibilitar el agrupamiento de los componentes del grupo de la ONCE en desplazamientos, establecimientos hoteleros y comedor, entre otros, con el fin de facilitar al monitor el apoyo necesario que ha de prestar al grupo.

Con el presente convenio, Imserso y ONCE pretenden establecer el marco de colaboración que garantice la plena integración de las personas mayores ciegas o con discapacidad visual en la realización de este tipo de actividades de ocio y tiempo libre tan beneficiosas para el desarrollo humano y social.