Los mayores no nos sentimos discriminados por la sociedad. Así lo corrobora el último Informe mayores UDP del mes de enero, realizado sobre la base de más de 400 encuestas a personas mayores de 65 años.

Según el Informe, siete de cada diez encuestados aseguran no sentirse en absoluto discriminados por su edad (68,4%). Una de cada diez personas mayores (11,2%) señala sentirse discriminada por su edad con puntuaciones de 5 o más en una escala de 0 a 10. Representan dos de cada diez (20,5%) las que lo valoran en menor medida, de 1 a 4.

No obstante, cabe señalar que las personas que viven solas se sienten claramente más discriminadas que quienes viven acompañadas y lo mismo que ocurre entre las personas que viven en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona.

mayores_udp_discriminacion 1

En general, no existe un sentimiento generalizado de discriminación por edad entre las Personas mayores, así se refleja en la media registrada de X=1,16 en la escala de 0 a 10.

Esta media es baja, no obstante hay que tener en cuenta la dispersión de las puntuaciones, ya que existe un claro contraste entre la valoración  mayoritaria -representada por el 68,4% de personas mayores que valora con un 0 la sensación de discriminación por edad- y otras valoraciones como las de personas mayores que atribuyen un mayor grado en el sentimiento de discriminación (11,2% que puntúan 5 o más en la escala) y las que manifiestan sentir esa discriminación pero le atribuyen una menor intensidad (20,5% que puntúan entre 1 y 4 en la escala).

mayores_udp_discriminacion 2

A tres de cada diez personas mayores, el médico, la médica el enfermero o la enfermera le justificó su malestar o dolencias como cosas de su edad (32,4%). Es esta la situación de discriminación que más personas mayores han vivido.  Le siguen otras como que alguien dé por hecho que no oyen bien por la edad (17,9%) o que no pueden entender las cosas que es dicen por la edad (16,2%).

Hemos querido medir objetivamente la incidencia de situaciones concretas de discriminación por edad entre las Personas mayores, para lo cual se ha consultado sobre una serie de 16 situaciones identificadas y validadas por Erdman Palmore del Duke Center for the Study of Aging [1] en Estados Unidos. Esto nos permite identificar cuáles son las situaciones de discriminación por la edad más habituales en España.

Toda dolencia o malestar físico tiene una causa. Sin embargo como vemos es muy habitual que a una personas mayor se le diga que lo que le pasa es por su edad, sin explicarle adecuadamente la razón de su malestar. No explicar la razón de una dolencia, que para personas de otras edades se considera una mala práctica es, como vemos algo bastante habitual frente las personas mayores (32,4%).

En un segundo orden, afectando a entre el 10 y el 20% de la población mayor de 65 años, han experimentado situaciones discriminatorias que muestran una clara falta de consideración, menosprecio o estigmatización en la ignorancia hacia la persona mayor.  Tiene una peso importante (17,9%) el que alguien de por qué no la persona mayor podía oír bien a causa de su edad o que no podía entender algo también por su edad (16,2%). El (13,6%) ha tenido que escuchar algún un chiste en el que se burlaban de las Personas mayores. Al   (12,0%) alguien le dijo que era demasiado viejo para algo. El (11,7%) fue ignorado o no tomado en serio debido a su edad o al (11,1%) se le dirigieron de forma despectiva con términos como “viejo”, “abuelo”.

mayores_udp_discriminacion 3

Por último, con respecto a las nueve situaciones restantes sobre las que se consultó a las personas mayores, se trata de las de menor incidencia entre la población, inferior al 10%, no obstante hay que señalar la gravedad de alguna de ellas por ser constitutivas de faltas o delitos desde el ámbito legal y/o penal.

La relación es la siguiente: el engaño o intento de engaño en un banco o comercio debido a su edad (8,6%), ser tratados de forma infantil (8,3%), negárseles un tratamiento médico por su edad sin tener en cuenta sus condiciones físicas (7,8%), trato irrespetuoso por su edad (6,4%), no permitirles hacerse responsables o a cargo de algo por su edad (5,7%), dificultades para obtener un préstamo por su edad (5,6%), allanamiento de su casa aprovechándose de su edad (4,2%), víctimas de delito o agresión debido a su edad (3,6%) y sufrir burlas por su físico y su edad (2,0%).

 

Quisiera por favor que me respondiese si en los últimos doce meses ha vivido en alguna o más de una ocasión alguna de estas situaciones: Me contaron un chiste en el que se burlaban de las personas mayores Me ignoraron o no fui tomado en serio debido a mi edad Se dirigieron a mí de forma despectiva con un término vinculado a mi edad, como “viejo”, “abuelo”… No me permitieron hacerme responsable o hacerme cargo de algo por mi edad Se burlaron de mi físico por mi edad Me trataron sin respeto debido a mi edad Un médico o enfermera justificaron mis dolencias (malestar) como cosas de la edad Alguien dio por hecho que no podía entender por mi edad Mi casa fue allanada a aprovechándose de mi edad
% Horizontales % % % % % % % % %
TOTAL 13,6 11,7 11,1 5,7 2,0 6,4 32,4 16,2 4,2
SEXO Hombre 8,4 7,5 7,9 6,6 1,9 5,3 35,8 13,4 2,6
Mujer 17,4 14,8 13,5 5,1 2,1 7,2 29,9 18,4 5,3
EDAD De 65 a 74 18,5 8,0 7,2 5,4 2,0 6,7 27,1 14,1 2,8
De 75 y más 9,0 15,2 14,8 6,1 2,1 6,1 37,3 18,2 5,4
CONVIVEN-CIA Viven solos 15,2 15,9 17,4 3,2 5,0 11,9 33,6 16,7 6,9
Viven acompañados 13,1 10,5 9,3 6,5 1,2 4,9 32,1 16,1 3,4
ESTUDIOS Hasta primarios 12,4 14,9 13,9 6,7 2,6 6,5 35,1 18,8 3,7
Secundarios 16,6 4,9 5,5 0,0 1,7 12,0 31,6 6,0 11,2
Universitarios 16,5 4,0 4,1 6,5 0,0 1,6 22,7 14,1 0,9
CAPACIDAD DE GASTO Insuficiente 13,2 26,6 14,8 4,7 0,0 2,9 36,0 25,7 5,4
Equilibrada 15,6 11,9 12,2 5,9 3,1 7,9 32,3 15,3 4,3
Alta 7,1 0,8 5,0 6,1 0,0 4,0 30,7 12,9 2,7
HÁBITAT Rural  (Hasta 10.000) 9,1 14,0 9,4 6,0 0,0 10,4 44,6 10,8 0,0
Pequeña ciudad  (Hasta 100.000) 14,7 7,6 7,0 3,3 2,9 4,8 26,3 15,9 4,8
Gran ciudad  (Más de 100.000) 15,7 12,0 14,6 5,2 3,5 4,3 26,0 20,4 7,5
Barcelona y Madrid 14,6 18,1 18,3 13,8 0,0 8,1 40,3 18,8 2,7

 

Si atendemos a las diferencias en el porcentaje de incidencia de cada situación testada entre los distintos segmentos de población, en 7 de ellas no se observan diferencias significativas, por lo que han sido incluidas en la tabla exclusivamente las nueve restantes, aquellas para las cuales sí se observan diferencias significativas entre segmentos.

El género se manifiesta claramente un factor diferenciados de discriminación. De las nueve las situaciones de discriminación más frecuentes porcentaje de mujeres es superior al de hombres en siete. Así el porcentaje entre las mujeres a quienes les contaron un chiste en el que se burlaban de las personas mayores (17,4%) es significativamente superior al registrado entre los hombres (8,4%). Las diferencias son más acusadas en todo aquello que tiene que ver con menosprecio o el sentirse ninguneadas: “ser ignoradas o no tomadas en serio debido a la edad”, “ser tratadas de forma despectiva con un término vinculado a la edad, como “vieja”, “abuela”…”

Mientras que entre los hombres se registra un 6,8% que afirman fueron víctimas de un delito o agresión debido  su edad, porcentaje que es significativamente superior al registrado entre las mujeres (1,2%) y entre el conjunto de los mayores (3,6%).

Atendiendo a la edad, el porcentaje de aquellos que les contaron un chiste en el que se burlaban de los mayores, entre quienes tienen de 65 a 74 años (18,5%) es significativamente superior al registrado entre los que tienen 75 y más (9,0%). Mientras que entre los más mayores, un 14,8% afirman que se dirigieron a ellas despectivamente con términos vinculados a su edad “viejo”, “abuelo”…, porcentaje que es significativamente superior al registrado entre quienes tienen menos de 75 años (7,2%).

Si atendemos al tipo de convivencia, entre quienes viven solos el 11,9% afirman que fueron tratados sin respeto debido a su edad y el 5,0% que se burlaron de su físico, porcentajes significativamente superiores a los registrados entre quienes viven acompañados (4,9% y 1,2% respectivamente) y también a los registrados entre el total (6,4% y 2,0% respectivamente).

En función del nivel de estudios, entre quienes tienen hasta estudios primarios, el porcentaje de quienes fueron ignorados o no tomados en serio debido a su edad (14,9%) y el de quienes alguien dio por hecho que no podían entenderles por su edad (18,8%) son significativamente superiores a los registrado entre quienes tienen estudios universitarios (4,0%) y secundarios (6,0% ) respectivamente. Mientras que entre quienes tienen estudios secundarios, el porcentaje de quienes sufrieron allanamiento de morada (11,2%) es significativamente superior al registrado entre los otros segmentos y el conjunto (≤4,2%), también destaca el porcentaje de quienes fueron tratados sin respeto (12,0%) con respecto al registrado entre los que tienen estudios universitarios (1,6%).

Si atendemos a la capacidad de gasto o situación económica, el porcentaje de quienes se sintieron en alguna ocasión ignorados o no tomados en serio debido a su edad, entre quienes tienen una capacidad de gasto insuficiente (26,6%) es significativamente superior al registrado entre el conjunto (11,7%) y entre los otros dos segmentos con mejor situación económica (≤11,9%).

Por último y en función del tamaño de hábitat de los municipios en los que las personas mayores residen, destaca significativamente el porcentaje registrado en las ciudades de Madrid y Barcelona de quienes no les permitieron hacerse responsables o a cargo de algo por su edad (13,8%) con respecto al total registrado (5,7%). En el ámbito rural destaca el porcentaje de quienes un médico o enfermera justificaron sus dolencias (44,6%) también con respecto al total (32,4%) y al registrado en ciudades intermedias (≤26,3%). Mientras que en las grandes ciudades un 7,5% declaran que su casa fue allanada aprovechándose de su edad, porcentaje significativamente superior al 0,0% registrado en el ámbito rural.

[1] Erdman Palmore, PhD, Duke Center for the Study of Aging, Box 3003, DUMC, Durham, NC 27710. (USA)