Los turistas españoles mayores de 65 años prefieren quedarse en España en sus vacaciones y, por lo tanto, gastan bastante menos que el promedio de sus vecinos comunitarios. Así se desprende del estudio publicado este lunes por Eurostat, con motivo del Día Internacional del Turismo que se celebra este martes 27 de septiembre.

El 94% de los viajeros españoles de la tercera edad optaron por un destino vacacional dentro del territorio nacional en 2014, lo que les sitúa a la cabeza de los países cuyos residentes prefieren los destinos domésticos en el conjunto de la UE, por los que optan el 66% de media, según la agencia estadística comunitaria. Solo el 6% de nuestros mayores optó por un destino en el extranjero. Junto con los españoles, los que más se decantan por el turismo nacional son ‘los mayores’ de Grecia (92%), República Checa y Rumanía (89% cada uno) e Italia y Portugal (88% cada uno), así como Francia y Hungría (85% cada uno). Por el contrario, los turistas de edad que menos apuestan por el turismo doméstico son los luxemburgueses, donde el 99% se decanta por pasar vacaciones fuera del país, seguidos de los belgas (91%) y malteses (82%).

mayores_udp_viajes_europa

En lo se refiere al gasto, los turistas mayores se gastaron 65.623 millones de euros, el 16% del gasto total en el sector, aunque su gasto diario se situó en los 52,6 euros por día, es decir, 12,7 euros menos que el gasto medio de todos los turistas, con independencia de la edad. Los ‘mayores’ en España se gastaron 3.808 millones en 2014, que representan el 16% del gasto turístico total, aunque se sitúan entre los que menos gastan por día (29,7 euros, es decir, 9,4 euros menos del gasto medio). Los que gastaron menos fueron los que viven en República Checa (13,7 euros) y Rumanía (13,8 euros), mientras que los que más gastaron fueron los que viven en Luxemburgo (120,8 euros) y Austria (106,9 euros). Para el cálculo del gasto se añaden todo lo abonado durante la estancia del viaje, incluyendo el gasto de transporte, alojamiento, comida y bebida en locales de restauración. Esto ayudaría a explicar, entre otros motivos, el menor gasto de los mayores españoles en comparación con otros países, puesto que los desplazamientos (un 94% a destinos nacionales) son más cortos y el coste del transporte, menor.

Según los datos de Eurostat, el 41,5% de los viajeros comunitarios eligieron en 2014 como su destino a algún país de la UE. Y España fue el que recibió más turistas residentes en la UE, de todas las edades. Hasta un 5,4% del turismo comunitario se dirigió aquel año a nuestro país, seguido por Francia (3,2%) e Italia (3,1%). Nuestros principales visitantes —después de los españoles, que somos nuestro principal mercado emisor con el 35,7% de las visitas— fueron los británicos (17,8%), alemanes (14,5%) y franceses (5,4%). El gasto realizado en España fue de 82 euros diarios, por detrás de Italia (95 euros) y por delante de Francia (75 euros). La estancia media, por otro lado, fue de 9,3 días, por delante de la duración en Francia (7,8 días) e Italia (7,7). Los españoles, por su parte, viajaron preferentemente a destinos nacionales (84,9%) y se gastaron de media 33 euros en una estancia habitual de 4,5 noches. Aquellos que decidieron viajar al extranjero, eligieron como destino preferente a Francia (1,7%), por delante de Marruecos (1,5%) e Italia (1,3%).