Estrechamente ligado al Comedor Social de UDP en Cádiz, subvencionado con cargo al 0’7 de IRPF,  tiene lugar el programa de Voluntariado UDP, que supone un complemento perfecto ya que hace más accesible el recurso del comedor para aquellas personas mayores con problemas de movilidad temporal o permanente.

En Cádiz el Voluntariado UDP está formado por 12 personas que dan respuesta a las necesidades de unos 13 usuari@s.

En 2016 este grupo ha realizado un total de 925 horas de servicio, lo que hace una media de 77 horas/mes, correspondiendo la mayor parte de las horas de servicio a las relacionadas con el comedor social. Los voluntari@s además también realizan actividades relacionadas con el acompañamiento de los usuari@s y apoyo en sus gestiones etcétera.

De lunes a sábado las personas voluntarias se encargan de llevar la ración diaria de comida a aquell@s usuari@s que, por dificultad de desplazamiento, no pueden acudir al centro o necesitan ser acompañados.

En este sentido, uno de los usuarios del comedor empeoró drásticamente en su movilidad y comenzó a necesitar el uso de silla de ruedas. Al encontrarse al cuidado de sus familiares, también de avanzada edad y con dificultad para el manejo de la silla de ruedas, la familia optó en un primer momento por recoger la comida diariamente en el centro y llevársela al usuario a su domicilio. Sin embargo y previo estudio profesional, la trabajadora social del centro de UDP en Cádiz, le asignó una voluntaria que en la actualidad recoge al usuario en su domicilio y le lleva al centro a comer, evitándose así un detrimento en sus relaciones sociales y la reclusión en su domicilio.

Es por ello que ha de destacarse la importante labor que llevan a cabo las personas que forman parte del Voluntariado UDP, dentro del programa Acompañamiento Voluntario, subvencionado por el 0’7 de IRPF, no solo como recurso para cubrir las necesidades básicas, sino como instrumento de enlace para la detección de posibles situaciones de riesgo facilitando una intervención profesional inmediata que evite problemas de soledad, exclusión, aislamiento etc., en el colectivo de las personas mayores.